¿Qué nos está pasando?

Artículo en abierto de Juanjo en la Nueva España de lunes 11 de diciembre de 2017

Juan José Menéndez Fernández

¿Qué nos está pasando?

La responsabilidad de los políticos y la necesidad de dar explicaciones ante la escasa eficacia de los fondos mineros

Hace 39 años (marzo de 1978), la coordinadora ciudadana de Mieres dio la señal de alarma ante el futuro incierto de la ciudad. El periódico “El País”, de tirada nacional, se hacía eco de la noticia con el siguiente titular; “Inquietud en Mieres por la creciente reducción de la actividad industrial”. La noticia la redactaba José Manuel Vaquero y estaba fechada en Oviedo a 23 marzo de 1978.

Nuestro concejo es uno de los territorios más afectado de llamada “crisis industrial” que parece que nunca nos abandona. De los 58.200 habitantes de Mieres en 1978, nos encontramos con los 39.505 habitantes a 1 de enero de 2016 (datos oficiales), y bajando. De la industria, en aquellos momentos solamente la empresa estatal Hunosa tenía trabajando 23.389 trabajadores (empleos directos), la misma empresa después de 38 años, tenía 1.353 trabajadores a 1 de febrero de 2016. Han desaparecido 22.036 puestos de trabajo de empleo directo y por lógica muchos más empleos indirectos. La empresa Hunosa, buque “insignia” de las comarcas mineras, está a punto de desaparecer como no se tomen importantes y urgentes medidas y sin ánimo de ser pesimista, no parece que se vayan a tomar a corto o medio plazo.

¿No les parece que alguien debería preguntar e investigar qué es lo que ha pasado y está pasando desde la noticia alarmante del año 1978 sin que nadie haya encontrado un airosa salida a esta situación ya histórica? Ya llovió desde entonces y los problemas fueron crecieron. Decían nuestros mayores “quien siembra vientos recoge tempestades” y parece, que como siempre, tenían razón.

Las mayores inversiones de los fondos mineros recibidos en Asturias fueron repartidas y distribuidas de la siguiente manera: Autovía Minera, 281 millones (año 1999); Autovía de la Espina, 236 millones; “Y” de Bimenes, 175 millones (tardó 9 años en entrar en servicio); Campus de Mieres, 135 millones (con muchos menos alumnos de los previstos y el 85% de plazas de la residencia vacías); Autovía de los túneles de Riaño, 108 millones (el gobierno mantenía suspendidos los 66 millones que faltan); Corredor de Aller, 70,2 millones totales (el tramo entre Corigos y Cabañaquinta costó 27,5 millones y fue cofinanciado con Fondos FEDER con el 80%); Soterramiento de Feve en Langreo, 54 millones (finalizaba la primera fase a finales septiembre del año 2017, el proyecto con sobrecostes asciende a casi el doble de lo previsto); Nudo de Mudarri, 53,2 millones (enlace de Mudarri en Siero); Polígono de Olloniego, 44 millones; Carretera de Infiesto a Campo Caso, 33,7 millones ; Residencia del Montepío de la Minería, 31 millones (abrió en el año 2012); Polígono de Villallana en Lena, 25 millones (para esta obra solo se recibieron 2,5 millones, el estado alega que el convenio está caducado).

Los cursos de formación se han llevado 250 millones (en 14 años). Por poner un claro ejemplo, solamente en el año 2010 (en plena crisis), los sindicatos y la patronal gastaron 172,6 millones de euros, de los cuales, 85 se los llevó UGT, 83 se los llevó CCOO y 4 millones otras centrales. La CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) y CEPYME (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa), manejaron en conjunto 21,4 millones para formación.

Asturias levantó museos, sirvan de ejemplo los siguientes del urogallo, de la trucha, del queso, centro de interpretación lavianés de Coto Musel, etc?, con cargo a las partidas de reactivación de las comarcas mineras. Siete de los grandes proyectos de las Cuencas mineras, en conjunto, “sin actividad y/o con muy poco contenido. La interminable crisis que estamos sufriendo no permite gastar más dinero a fondo perdido porque no lo tenemos. Es hora de que nuestros gobernantes nos ofrezcan soluciones y no habladurías baratas o promesa vacías.

Tienen la obligación moral de explicarnos que es lo que ha pasado para que casi todas las alternativas fueran fallidas y que los cientos de millones de euros se malgastaran: esto no fue lo que se nos había prometido. “Que nos está pasando”, quizá a nuestros gobernantes les vendría bien pasar a ver las “colas” de los bancos de alimentos de nuestras ciudades, o también les sería recomendable darse un paseo cualquier día por los comedores sociales, Por cierto, en Mieres tenemos uno muy bueno y cada día más lleno. Esta situación no es nueva, y ustedes lo saben. Lleva arrastrándose desde hace mucho tiempo y ya deberían sus señorías haber buscado soluciones, tiempo han tenido, teóricamente deberían estar parcialmente solucionados muchos problemas y no lo están. Desde hace ya mucho tiempo el sistema de gestión de capital público nos han puesto a merced de inversores especuladores que pueden tomar el control con muy poco dinero (tienen el claro ejemplo de muchas empresas que se pusieron en nuestros polígonos industriales y ya hace tiempo que no existen).

El sistema de gestión del capital público merece mayor limpieza y transparencia. Merecemos la ciudadanía saber qué ha pasado y qué está pasando. Merecemos que se afronte una depuración de las responsabilidades políticas, civiles y penales de los gestores profesionales, de los políticos, de los supervisores que, desde las auditorías y el propio Gobierno de Asturias, produjeron este desastre mayúsculo sin que nos pudiéramos enterar y obligándonos a pagar muy cara esa gestión.

Mientras no lo hagan así su credibilidad será cada vez menor y sin gobiernos creíbles y gestores fiables “no hay salida”.

FUENTE: JUAN JOSÉ MENÉNDEZ FERNÁNDEZ