Saltos de Agua de Somiedo: cien años de sociedad

“Somiedo un poema escrito por el agua”

El biólogo y miembro de Tertulia 17 de Mieres Victor M. Vázquez

Artículo en abierto de nuestro tertuliano Víctor M. Vázquez  en La Nueva España del 22 de septiembre de 2017

Perdóneme el lector la licencia de repetirme al iniciar este artículo que intenta rememorar la entrada en funcionamiento de la primera central hidroeléctrica asturiana y germen de la gran empresa regional Hidroeléctrica del Cantábrico, antes Saltos de Agua de Somiedo y hoy en día integrada en la compañía multinacional Energías de Portugal (EDP).

Y digo repetirme, porque el 17 de septiembre de 2011, en la Tercera Romería de la Trashumancia celebrada junto al lago de La Cueva, tuve el honor de pronunciar el pregón y lo inicié con las palabras que reproduzco a continuación: “Somiedo es un poema escrito por el agua, una balada caótica de versos labrados piedra a piedra; pero es poesía armónica y hermosa, arropada por la vida que aflora en todas partes. Poema vivo, arcaico pero eterno, imperecedero aunque vetusto, primitivo pero inmortal, como si hubiera sido concebido para perdurar y ello pese a que tantas y tantas veces, los seres humanos vengamos contribuyendo a su composición con renglones retorcidos”.

Pues bien, este poema imaginario -un soneto, por supuesto- contiene un gran verso endecasílabo que no es otro que el que se refiere a la mano del hombre dominando el agua para dar vida a la Central Hidroeléctrica de La Malva, cuyo centenario de entrada en funcionamiento estamos celebrando en estos días.

la central hidroeléctrica de La Malva vista desde el aire. (LNE)

Es difícil imaginar cómo en aquellos lejanos inicios del siglo XX, con el retraso cultural y social de Asturias, las dificultades en las comunicaciones, la precariedad en el trabajo manual, la escasa industrialización y un sinfín de impedimentos sobrevenidos, se hubiera llevado a cabo lo que entonces fue una obra de titanes.

Para entender cómo se obró el milagro, cómo se desarrolló la aventura de la electricidad en Somiedo, hay que rememorar la figura de los aventureros, de los hombres intrépidos que superando riesgos de todo tipo fueron capaces de dominar un territorio inhóspito por lo quebrado y salvaje. Por aquel entonces por estas altas tierras ya se dejaba ver la figura de D. Narciso Hernández Vaquero, verdadero emprendedor y artífice de la audaz aventura de generar energía con las aguas de los lagos de Somiedo, primero con las del lago del Valle y posteriormente con las de los de Saliencia. Los conocimientos técnicos y los proyectos redactados por Hernández Vaquero unidos a dos grandes empresarios afincados en Asturias, D. Policarpo Herrero y Vázquez y D. José Tartiere y Lenegre, constituyeron el germen de la sociedad civil privada Saltos de Agua de Somiedo, establecida en Oviedo el día 15 de marzo de 1913 junto con otros cinco socios, los marqueses de Aledo y de la Vega de Anzo, y D. José González Herrero, D. Celestino García López y D. Benito Collera Duyos. Con posterioridad, en 1920, la entidad se transformaría en una sociedad anónima que tomaría el nombre de Saltos de Agua de Somiedo-Hidroeléctrica del Cantábrico.

Central Hidroeléctrica de La Malva (2016). Imagen de Beatriz Pérez Fernández.

En la necrológica que publica en “ABC” el periodista asturiano Eugenio de Rioja, el 30 de octubre de 1964, comenta que “si la fe mueve montañas, en el caso de D. Narciso Hernández Vaquero, por su fe extraordinaria en Asturias y en los proyectos que patrocinaba, las ha movido literalmente”.

La imagen de Hernández Vaquero ha sido inmortalizada por su nieto, el arquitecto, escultor y pintor Joaquín Vaquero Turcios en el gran mural sobre la historia de la electricidad en Asturias que pintó en la central hidroeléctrica de Grandas de Salime, diseñada por su padre, el también arquitecto y artista Joaquín Vaquero Palacios. En él representa a D. Narciso sobre un corcel blanco recorriendo las montañas somedanas e ideando su primera central. Desgraciadamente estas tres generaciones de hombres admirables, que vieron y vivieron estas tierras somedanas, se nos han ido sin desvelarnos todas sus vivencias.

Sobre la Central de La Malva también escribe el teósofo extremeño Mario Roso de Luna, en su libro “El tesoro de los lagos de Somiedo” que vio la luz en 1916, pues tuvo la oportunidad de visitarla en obras antes de su finalización. Roso de Luna, el “fraterno amigo de Asturias” en palabras de Alfonso Camín, llega a sugerir que tal vez el verdadero tesoro de aquellas tierras estuviera en aprovechar la fuerza de las aguas descargadas desde las laderas del Pico del Mundo. Este topónimo está casi perdido en beneficio del que se utiliza actualmente, Monte Gurugú, y sería un cambio materializado con seguridad por somedanos que habían regresado de la guerra de Marruecos, que habían combatido en dicho lugar y que trabajaron en la construcción de la Central de La Malva combatiendo contra las fuerzas de la naturaleza en aquellas enormes laderas calcáreas.

La central hidráulica de La Malva. (El Comercio)

El libro de Roso de Luna, conocido en su tierra como el “Mago de Logrosán”, al que yo he calificado como realidad fantaseada o ficción legitimada, así como la primera guía mágico turística de Asturias, es con seguridad el texto que hizo que los nombres de Somiedo y de la Central de La Malva recorrieran gran parte del mundo, al menos el de los hispanohablantes.

La historia de esta célula madre de la generación de energía hidráulica en Asturias, concebida hace ya más de un siglo, sigue viva en uno de los rincones más bellos de Somiedo y a su vez en uno de los puntos calientes de la biodiversidad de nuestro primer Parque Natural. Perfectamente integrada en el maravilloso desfiladero de La Malva se ubica nuestra central más vetusta. Es posible que hoy en día, por simples motivos de rentabilidad, por escasa producción, por preservar la integridad de los parajes por los que discurren los canales, por mantener los lagos en su estado natural y por otras tantas razones que se me ocurren no se hubiera construido, como pasaría con otros muchos monumentos histórico artísticos e industriales. Pero este pequeño tesoro obra del hombre está ahí, en su sitio, celebrando su centenario. Si algún lector no ha estado nunca en él yo simplemente le recomiendo que visite el lugar, no le defraudará. Feliz primer centenario.

FUENTE: Víctor M. Vázquez 

JULIO CÉSAR HERRERO EN MIERES EL DÍA 29 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Charla Coloquio –

¿Pero qué me estás contando? Políticos, periodistas y tertulias

El Doctor en Ciencias de la Información y mierense Julio César Herrero ofrecerá una charla en La Casa de la Cultura de Mieres con el título:

¿Pero qué me estás contando? Políticos, periodistas y tertulias

CHARLA MUY INTERESANTE ORGANIZADA POR TERTULIA 17 DE MIERES
El próximo viernes día 29 de septiembre a las 19:30 horas, en la “charla coloquio” de Tertulia 17 de Mieres, tendremos con nosotros EN LA CASA DE LA CULTURA DE MIERES al prestigioso mierense Julio César Herrero, “NO OS LO PODÉIS PERDER”. LÍTICA

Biografía DE JULIO CÉSAR HERRERO

http://www.juliocesarherrero.com

     Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Comunicación y Marketing Político, Julio César Herrero fue Decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Camilo José Cela (entre Julio de 2009 y Septiembre de 2015), donde impartió Habilidades de Comunicación y Pensamiento Crítico. Anteriormente, ejerció la docencia en la Universidad CEU-San Pablo- donde inició la titulación bilingüe- y en la Universidad Complutense.

       Acreditado en las cuatro figuras docentes por la ANECA, tiene reconocido un sexenio de investigación por la CNEAI y el segundo vivo.

      Actualmente dirige el CESCOMPOL (Centro de Estudios Superiores en Comunicación y Marketing Político), formado por expertos en comunicación y marketing político, campañas electorales, lobby, geoestrategia, discurso político, seguridad, defensa y comunicación política. El Centro gestiona la formación a distancia de los títulos de postgrado en comunicación y marketing político y electoral del Instituto de Investigación en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Alcalá.

     Entre sus publicaciones, además de diferentes artículos en revistas indexadas y con índice de impacto (relacionados con los debates y la propaganda política) y capítulos en libros colectivos, Julio César Herrero es autor de los textos ‘Pero ¿qué me estás contando? Tertulianos, Políticos y Pensamiento Crítico’, ‘Una forma de hablar’, La comunicación en el protocolo. El tratamiento de los medios en la organización de actos’ y ‘El Candidato: manual de relaciones con los medios’. Es editor del ‘Manual de Teoría de la Información y de la Comunicación’, primer manual publicado en España adaptado a Bolonia, de Materiales para la innovación en Estructura de la Comunicación, y de ‘La Comunicación, en campaña. Dirección de campañas electorales y marketing político’. Próximamente, se publicará su último libro: ‘Elementos del Pensamiento Crítico’.

     Julio César Herrero es asesor político en ‘discurso público’, ‘relaciones con los medios de comunicación’ y ‘estrategias de argumentación y de debate’. Ha trabajado como asesor en comunicación política con el National Democratic Institute y con la Fundación Pablo Iglesias en América Latina durante diez años.

Ha dirigido diversos Gabinetes de Comunicación y es Fellow del Real Colegio Complutense en la Universidad de Harvard, Miembro del Consejo Editorial de la Journal of E-Government (Haworth Press) y del consejo editorial de la revista Doxa. Ha sido investigador en el John Fitzerald Kennedy School of Government (Harvard University) y en la University of California San Diego.

     Colaborador y presentador en diferentes programas de televisión, ha sido director de Onda Cero en el sureste de Madrid y presentador del magazine ‘Gente de Aranjuez’. Ha dirigido y presentado el magazine nacional ‘Queremos hablar’ en ABC Punto Radio. Actualmente es analista político en el programa ‘La noche en 24 horas’ de TVE (y del Canal Internacional), y en La Tarde, de Angel Exposito (Cadena Cope).

Campomanes: ¡Áteme usted esa mosca!

Artículo en abierto de La Nueva España del día 30-08-2017 de nuestro tertuliano José Fernández (Pepe)

José Fernández

Las consecuencias de las obras para traer la Alta Velocidad a Asturias y las compensaciones a los vecinos

José Fernández 30.08.2017 | 03:30

Las obras de la variante de Pajares. FERNANDO GEIJO

Lo dice la escritora Hope Jahren cuando escribe que “todo comienzo es el final de una espera”. Efectivamente. Pero para evitar las rencillas que son la madre de los rencores, manifestar, en primer lugar una actitud: “no me interesa escribir en ratos de ocio para que se me lea en ratos de ocio. Lo que me interesa es la vida y los asuntos humanos, con todos sus sinsabores y dificultades”. En segundo lugar, sobre la esperanza, decir que es hija de la memoria del pasado y de las promesas para el futuro. Ese pasado y ese futuro, como es normal, tienen un vértice común que es la justicia; por eso hacemos este artículo. Porque sin justicia el pasado ofende y el futuro es incierto.

Y un ejemplo de lo que decimos lo encontramos en nuestro concejo, en tiempos recientes, y que introduce más que dudas sobre la ponderación que debe regir las decisiones de nuestra Corporación municipal. Nos referimos a la decisión aquella que tomaron sobre el uno por ciento cultural del presupuesto de la Variante; y no sé si pensar que no son conscientes de lo que hicieron o piensan ellos que el silencio correría un tupido velo sobre una decisión que pone de “pan moyao” a los vecinos de Campomanes y sus valles: Huerna y Pajares. No sé a qué carta quedarme, la verdad, pues tal vez se aprovecharon de que la sociedad lenense está petrificada, con palabras de Simone Veil, sin capacidad alguna de reacción. O ellos son seres momificados regidos por la indolencia y la hipocresía como principios básicos de gobernanza, con los votos como punto de referencia único. Y que hace pensar, de estos concejales, que, del Ayuntamiento, hacen más un cortín de abeyes que colmenar a campo abierto. Hay que recordarles, como institución, su falta de respeto a quienes sufrieron durante años, desde los ochenta hasta nuestros días, las consecuencias de abrir puertas a la meseta desde Asturias, con el desarrollo y el progreso como argumento principal.

Las obras de la variante de Pajares.

Porque, para bastantes, la Variante es la madre de un desastre ecológico, medioambiental y cultural que arrasó con todo lo que encontró por delante en la misma zona donde anteriores desastres medioambientales habían arrasado con todo por la mejora de la relación de Asturias con la meseta. Y como es normal, como bien domesticados que estamos, nadie ni levantó una voz ni escribió una línea sobre las consecuencias; también es verdad que nunca tuvimos a nadie con los cojones de Erri de Luca cuyo libro, “La palabra contraria”, es un relato de su estancia en la cárcel por defender a quienes en Italia sufrieron bastante menos de lo soportaron los vecinos de Campomanes.

Y si entramos en las cuestiones domésticas de la Variante, con sus tres protagonistas, la ideas que salen a relucir son más que negativas pues se mezclan cuestiones de personas con agravios comparativos. La Corporación municipal, Campomanes y sus valles, y la Variante tienen la forma un triángulo más isósceles que equilátero. En principio, y sin humor, visitar Campomanes y sus valles es llevar nuestra realidad a Petibonum, la aldea donde vivían aquellos galos indómitos con el poder romano. Pues bien, el más simple análisis de las obras alrededor de Campomanes y sus valles nos permiten escribir que es una población rodeada de imposibles por todas partes, y que en la planificación de dichas obras, las nuevas tecnologías empleadas se utilizaron con un único fin, la obtención del mayor beneficio posible a costa de todo lo que fuese necesario. Y sin duda que lo consiguieron porque, al día de la fecha ni el ministerio de Fomento ni el Ayuntamiento de Lena ni los propios de Campomanes hablaron de algún proyecto compensatorio de tanta barbarie: todas las instituciones se aprovecharon de que en Campomanes no hay el sentido de la comunidad esa donde cada uno, como individuo, encontraría confianza, bienestar y seguridad; por eso unos tienen la suerte de que los otros se conformen con un semáforo en el cruce y sean víctimas silenciosas, por desidia e ignorancia, del desapego, de la discontinuidad y del olvido: ni mejoras urbanísticas ni sociales ni culturales como demanda colectiva para afrontar un futuro con dignidad. Como quiera que sea, mientras nadie les diga, que no se lo dirán, que un hombre solo es como una pelota sin dueño a la que todo el mundo pega patadas y nadie la recoge, no hay nada que hacer.

Sobre la Corporación municipal, el otro lado del isósceles, y sobre su decisión de destinar el uno por ciento para cultura del presupuesto de La Variante, a las excavaciones de La Carisa (1.200 m. de altitud) y no sé qué más, produce sonrojo; basta leer lo que dice el profesor Santos Yaguas en el libro “Los astures y el ejército romano”. En la pag. 62, escribe el profesor que según se desprende de los restos materiales descubiertos en La Carisa, no parece que tuviese lugar la gran batalla de los astures contra los ejércitos romanos ni que se produjese allí el asentamiento ni siquiera de forma temporal por la topografía, la altitud y las dificultades de abastecimiento. Y si quieren tener delante imágenes de La Carisa, entren, por favor, en el blog El jardín de la Barrosa, en el mes de julio: rebusquen y comprenderán lo que es una alcaldada: es que nos da hasta vergüenza seguir escribiendo sobre este tema. Aunque dejaremos claro, contra los cizañadores, que para listos y avispados, los de Carabanzo, quienes al unísono, como Fuenteovejuna, hicieron muy bien en aprovechar las consecuencias todas de las andanzas del tal Carisius por sus cordales para montar el cristo que montan con esta anécdota. Ellos no son culpables de nada; sí llevan encima la ignominia quienes con sus decisiones, manifiestan un desconocimiento absoluto del patrimonio existente en el ámbito de Campomanes: se podría recuperar el Camino de Santiago a San Salvador, Patrimonio de la humanidad, que va desde Pajares, San Miguel del Río, Santa Marina, Llanos de Somerón, Puente Los Fierros, Fresnedo, Herías, Campomanes,Vega del Rey, Vega del Ciego … carretera abajo, hasta el Padrún; además de la iglesia de Bendueños con sus pinturas y su camerino, de actualidad en la revista Vindonnus. No estaría mal tampoco que se planteasen una reproducción exacta del mosaico de Mamorana, ejemplo de nuestra profunda romanización, más que las árgomas de La Carisa. Tampoco sobraría hacer algo con el Fuero de Campomanes, entre los más antiguos, como escribe Monchu Estrada.

Las obras de la variante de Pajares.

¿Me entienden, entonces, si escribo que, con su decisión, lo que hizo nuestra Corporación fue menoscabar la dignidad de Campomanes y sus valles? Está bien que sufran las consecuencias de ser una villa itineraria, pero un puntín de respeto supone, como mínimo una compensación social, cultural y urbanística con el uno por ciento cultural de la Variante. Sin embargo, como políticos al uso, a unos les dieron los huesos que roer y a otros la carne que masticar. Y para colmo de la vergüenza , y como siempre, y para terminar, estamos seguros de que tampoco faltará el artista salido de su torre de marfil, vendido por una instalación a 1.200 m. de altura, a estos mercaderes de la palabra; presentará algo, a 1.200 m. que ni será arte ni será cultura. Será un ejemplo de la ineptitud de unos para halagar la vanidad de otros y para faltar al respeto a quienes merecen algo más que un nombre propio y una tomadura de pelo. Ignoran ambos, artistas y conmilitones, que entre la contención y la resignación hay un tramo que recorrer y no conviene que se haga. Porque “Vivir no es cultivar la impotencia”, dice el poeta J.Guillén.

Suscriben este artículo María Dolores Martínez, presidenta de la Asociación de Vecinos de Campomanes, y Enrique Alonso, presidente de la asociación cultural “Destellos Comarcal”

Contra el paternalismo rural

Los problemas y el despoblamiento del campo asturiano

José Fernández 17.07.2017 | 03:47

Contra el paternalismo rural

José Fernández

Con el destino en la suela de las chirucas, voy a Ramoniz donde me esperan las vacas para el encuentro de todos los días. Y mientras me consume esta lengua de fuego que es el camino que ya hicieron las tres o cuatro generaciones anteriores a mí, pienso en cuánto cambiaron los tiempos que ahora me obligan a pensar en gentes que quieren tener razón sin sabiduría o placer sin felicidad. Además, en estos momentos, préstame pensar en B. Russel, quien dijo que el mundo personal se construye a partir de los datos de la conciencia. Y a fuerza de sinceridad, me pregunto si la ambigüedad y la confusión actuales tendrían los mismos contenidos que entonces, cuando abuelos, bisabuelos o padres, pisaban el mismo barro que yo ahora, acuciados por el sol y las tormentas. Supongo que no, como es normal. Ellos nunca verían a una consejera de Medio Rural hacer una enumeración de objetivos cumplidos que hablan del campo asturiano como remedo del paraíso terrenal. Con su voz apacible, reflejo de un alma serena, nos dice, por lo que calla, que nuestro ámbito tiene dos caras con rasgos bien diferentes. En primer lugar la de quien la escucha, sufridor de una realidad devastadora del mundo rural, desde dentro. Y si a esto añadimos esa sensación de soledad tan fría como una xelá de febrero, y que brota de lo más hondo de un alma sin horizonte, buscar una definición es traer a colación la novela que se titula Campo cerrado: por instinto, siente que aquel mundo protector que conoció en tiempos nunca más volverá. La casa en la que se nacía, se crecía, se envejecía y se moría ya no tiene continuidad; es más, aunque ignora que Llamazares escribió para él los versos yo vengo de una raza de pastores que perdió su libertad cuando perdió sus ganados y sus pastos, sabe, sin embargo, que la semilla entonces de una convivencia hoy inexistente, los verbos dar<>recibir<>dar, no fructifica entre otras cosas, por la mecanización sin sentido que tenemos, según A. Martínez; sabe también que la imposibilidad de patear su valle y su monte por culpa de los matorrales le hacen sentir algo tan hondo y desolado como una zanja abierta en la mitad del corazón. Un corazón transido por el dolor.

Y porque se sabe ya derrotado, piensa que la ciudad, como alternativa, hace de ti un ser zarandeado por un mundo ajeno a la libertad y contra toda sensación de pertenencia, como muy bien sabía Delibes, por ejemplo. Su libro “Un mundo que agoniza” o las novelas y cuentos que tienen los paisanajes castellanos como protagonistas (El disputado voto del Sr. Cayo) sufren por lo mismo y entonces, como ellos, miro hacia atrás y sólo encuentro un lejano y doloroso olor a brezo. El mismo olor que recorre la novela “La lluvia amarilla” o las cocinas de “Palabras mayores”, de E. Gancedo o las páginas de la “España vacía” de Sergio del Molino quien sacó a la luz con brillantez la historia del abandono programado que sufrió la España rural con la complicidad de muchos silencios culpables. Ahora aquí tienen las consecuencias sin posibilidad de retorno pese a todos los objetivos cumplidos que enumera la señora Consejera con voz serena y espíritu apacible. Claro que la culpa no es de ella. Esto viene de atrás y nada tiene que ver con las quemas de montes o matanzas de lobos pese a los filibusteros políticos que los utilizan como arma arrojadiza. Esto viene, como escribe Caro Baroja, de cuando la mano de obra de aquellos improvisados polígonos industriales salía de aquella población rural que buscaba algo que llevarse a la boca bajo un techo de cualquier manera; con otras palabras, lo que se hizo con el hambre de unos fue llenar el tubo digestivo de otros para los tiburones de siempre a los que todos temen y nadie pone freno. Y ahora -¿cómo decirlo?- para los últimos de Filipinas, para los últimos aldeanos ¿qué nos dejan? Nos quedan las migajas europeas, llenas de papeles y de burocracia y vacías de futuro. Pero propio de la casa, casi nada.

Y como el pasado, en el presente, ya empieza a renquear y en poco habrá desaparecido porque ni siquiera hay sentido de pertenencia de hijos a padres como bien escribe el autor de Alabanza de aldea (título dulce para un contenido descorazonador). Ahora, para las mentes lúcidas, el futuro pasa por un edulcorado turismo rural, sin más proyectos que un inmueble como recurso principal. Lo decimos así porque las instituciones responsables, desunidas y sin proyecto alguno relacionado con el tema, no hacen nada, ni individual ni mancomunadamente, para atraer un turismo al que hay que fidelizar mediante esa calidad que nadie mejor que ellas pueden ofrecer. Como es obvio, son incapaces de sentarse, elaborar un proyecto y planificar juntos. Al revés. Presumen de desunir como mérito principal. Por ignorancia, convierten al turista rural en un simple paseante que consume calorías para justificar una cena suculenta. Porque el turista de senderos y caleyas, al pairo, gusta de mastines amarrados para llevar suelto su perrito o pregunta por los osos encorbatados para una aventura visual que contar a los amigos. Y si los gallos cantan y los despiertan o nuestros perros no paran de ladrar en la noche por culpa de los osados jabalíes, llamarán al ayuntamiento porque sufren mobbing porque no pueden conciliar el sueño. Y no hablemos ya de vacas y del cucho cuyo aroma recorre la aldea como un chanel rural y asturiano muy diferente del apestoso asfalto y humos de gasolina que tanto se echa de menos después de unos días de aldea, en su casa rural.

Y para colmo de males, los últimos desastres ecológicos (osos y lobos cruelmente abatidos o montes intencionadamente arrasados por el fuego) dan una imagen de estos bárbaros del norte como seres incapaces de convivir con una naturaleza equilibrada y feliz, en estado sangrante ahora por la ignorancia de quienes tendrían que ser sus jardineros. Es decir, la culpa del paisano. Y vuelta a empezar otra vez: como en los mandamientos de la ley de Dios, todas las normas son en negativo, contra nosotros como únicos responsables de todos los desafueros habidos y por haber. Nos tratan como si fuéramos tontos de capirote.

Sin embargo, para ser justos y pro domo mea, cada cual tendría que asumir las consecuencias y las responsabilidades de sus actos, de sus leyes y de sus palabras, que también las tienen. Por ejemplo, si los conservacionistas consideran al lobo un animal sagrado que hay que conservar a todo trance, que se hagan responsables de su ideario ecológico y organicen patrullas para cuidar los rebaños de los paisanos durante la noche. Y hasta que aúllen como ellos si quieren y les parece bien. Otro tanto la administración; si dice que no se puede quemar la maleza de los montes que asuma ella su responsabilidad y la limpie para evitar el pernicioso matorral. Es más, si los pastores pierden animales por los ataques del lobo o del oso, el pago tiene que ser rápido para poder enjugar la pérdida. Y si se planifican cotos de caza (parece ser que es algo progresista) que las indemnizaciones por daños de los jabalíes sean el equivalente al valor económico real del producto que masacran. Todo lo contrario: como en la rueda de la fortuna, por todo ello y más, seguimos con más abandono y más soledad; seguimos con la triste sensación que nos embarga cuando ponemos palabras a nuestra realidad; soportamos un feroz paternalismo político, social y cultural que ofende a Dios porque es el muro que impide cualquier reflexión sensata sobre nuestro futuro y las alternativas que se pudieran plantear. Lo que tendría que ser un sector mimado por la sociedad asturiana, fuera de nuestra geografía rural se siente como una vergüenza y cualquier cabeza hueca opina sin pudor alguno sobre lo divino y lo humano de la Asturias rural. Por eso les decimos, como meros ejemplos, que si algo les importa nuestra forma de vida, cuando salgan en la televisión, hablen de cuidar nuestros puertos como el parque San Francisco, dígannos que el cucho es el mejor humus para nuestros cordales, que se harán reforestaciones sin molestar los pastos, que los conservacionistas cuidarán los rebaños de los pastores y los políticos harán, alguna vez, leyes o normas en positivo para la gente que vivimos en los pueblos, y nos gustan las vacas porque eran la forma de vida de nuestros antepasados durante cientos de años. Dígannos que preguntarán más para equivocarse menos. Y si quieren saber de qué hablamos, lean, por favor La vida del pastor de James Rebanks. Igual les sirve para entender nuestra vida con menos frivolidad que la que están dejando entrever. Tal vez sirva para contestar algo sensato a Consuelo, de 80 años, cuando se pregunte: Dios mío ¿qué va a ser de nosotros? Y así veremos con claridad la otra cara que podría tener el campo asturiano.

Potenciar el sector primario, una necesidad

Los proyectos del Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur para generar riqueza

Artículo  de Juan José Menéndez Fernández “en abierto” en La Nueva España del sábado 8 de julio de 2017

Enlace: http://suscriptor.lne.es/suscriptor/cuencas-opinion/2017/07/08/potenciar-sector-primario-necesidad/2132413.html 

Potenciar el sector primario, una necesidad

Juan José Menéndez Fernández

El sector primario fue la base de la economía de muchas familias de la zona central asturiana hace no tantos años.

En este momento los habitantes del territorio central asturiano estamos experimentado un cambio importante con la desaparición de los recursos tradicionales con el desvanecimiento de la industria.

La crisis industrial, la pérdida de suelos fértiles, el abandono de nuestros pueblos, la pérdida general de empleo y la crisis general en los recursos hídricos (propiciada a nuestro entender también por el cambio climático), han confluido y son determinantes para que el Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur sitúe el problema en el primer plano de las reflexiones estratégicas y como objetivo prioritario a corto o medio plazo para buscar alternativas a la crisis social e industrial.

La apuesta del Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur es la de fomentar y ayudar explotaciones agrícolas, forestales y ganaderas sostenibles de todo tipo.

La consecuencia directa de la crisis económica que estamos sufriendo está contribuyendo a incrementar la conciencia de la sociedad en busca de diferentes alternativas que contribuyan a recuperar la relación ancestral que ha tenido el campo con los territorios y a resituar el medio rural en el primer plano de las alternativas a la larga crisis que desde hace tiempo padecemos. Además, la estadística indica (salvando las distancias), que la zona central asturiana estamos soportando una sangría demográfica sin parangón, parecida a la sufrida en los últimos años del siglo XIX y los albores del siglo XX por la emigración en prácticamente en todo el territorio asturiano.

bosque de castaños

El Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur acomete el problema buscando potenciar el sector primario en busca de alternativas reales y llevándolas (a nuestro entender), al lugar que le corresponden por su papel fundamental como sustento básico de toda organización social.

Pretendemos elaborar programas específicos de implantación de nuevos tejidos industriales en los territorios y hacer campañas informativas para reactivar (la agricultura, la ganadería y la foresta), en nuestros ámbitos de influencia. Es esencial ese trabajo, no solamente para la recuperación de nuestra identidad, si no porque el territorio representa un patrimonio excepcional de nuestro legado. Además, creemos que constituye un plus inmejorable para un desarrollo sostenible del potencial turístico que tienen estos territorios, a nuestro entender con mucho contenido y mal explotado. Hay que pensar que muchas veces lo caro de un proyecto bien diseñado, estudiado y avalado, posiblemente no sea gastar, sino que es invertir, como ejemplo válido no tenemos nada más que mirar a nuestro alrededor en estos últimos años.

Se necesita crear una oferta turística interesante y competitiva, que contribuya a la buena salud de nuestro patrimonio natural y patrimonio industrial, así como la de los ciudadanos residentes y de los visitantes.

Se hace imprescindible buscar las fórmulas adecuadas para que los territorios vuelvan o intenten volver a sus épocas más doradas. Para ello, se necesita un replanteamiento nuevo de estrategias, un compromiso político y social real, con plazos de cumplimiento con el objetivo que su crecimiento sea sostenible, positivo y rentable.

castañas

Es necesario buscar estrategias competitivas en nuestros montes. El Inventario Forestal Nacional, habla del más del millón de hectáreas de superficie forestal en el Principado (Asturias dispone de 72,7 hectáreas de árboles frente a los 54,8 hectáreas de la media nacional por comunidad autónoma). Asturias es la tercera comunidad productora de madera del país, solo por detrás de Galicia y País Vasco y, sin embargo, se ve obligada a importar madera, principalmente de castaño y pino de países como Nueva Zelanda y Chile.

El problema de no utilizar adecuadamente nuestros espacios forestales es el abandono del monte, según los expertos, no se no puede utilizar debido a su baja calidad”, y explican, que esa baja calidad está directamente relacionada directamente, con el abandono de los montes. Necesitamos planificar el territorio (hay que saber lo que queremos de él), con un buen modelo económico y aprovechando nuestros recursos.

Es inevitable exigir a nuestros gobernantes medidas urgentes para sanear nuestros montes de las enfermedades que los están arrasando, en el aspecto del castaño que es nuestra mayor mancha forestal, es muy urgente tomar medidas contra la “avispilla del castaño”, “el chancro” y “la tinta”; frente a la avispilla, algunas Comunidades Autónomas ya están luchando contra el insecto invasor procedente del continente asiático, en cuanto a las dos siguientes la universidad lleva tiempo intentando frenar la enfermedad con diferentes tratamientos silvícolas.

Es ineludible potenciar las vías necesarias para potenciar los mercados agrícolas y ganaderos actuales y la creación de otros alternativos, con el fin de hacer efectivos los canales de venta directa.

El Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur va a proponer a las administraciones locales y regionales un nuevo plan de choque que potencie el sector forestal, agrícola y ganadero. Para ello y mediante la firma de acuerdos de colaboración, se ofrecerá la oportunidad de brindar a los profesionales de los distintos sectores un nuevo servicio de información, formación y asesoramiento.

Aspecto de una cepa adulta de castaño en la que se observan todos los fustes afectados por el chancro

Es necesaria y prioritaria la puesta en marcha “inmediata” de un planificado desarrollo formativo de los productores forestales, agricultores y ganaderos, especialmente atendiendo a sus necesidades y reivindicaciones.

El sector primario es aún una asignatura pendiente en Asturias y se necesita un frente común para resolver sus graves problemas. Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur trabaja para poner en marcha una batería de medidas que lleven a la reactivación del sector primario en Asturias.

Como dijo el filósofo Sófocles: “El cielo nunca ayuda a quien no actúa”.

Hevia: “Menos de 2.000 mineros no pueden decidir el futuro del Montepío”

El exlíder minero de CC OO pide al SOMA que admita su responsabilidad y a la dirección de la entidad que negocie el cambio de los estatutos

Articulo de La Nueva España del día 30-06-2017 (Para suscriptores)

Marián Martínez I  La Nueva España

Antonio González Hevia

Antonio González Hevia, exsecretario de CC OO de la Minería en Asturias y a nivel nacional, se ha integrado en la Asociación de Mutualistas del Montepío de la Minería para reclamar un cambio de estatutos y de dirección tras conocerse “el monumental escándalo” en el que está inmerso. “No puede ser que menos de 2.000 mineros que son de Hunosa decidan por los 11.000 socios del Montepío. Eso es un desequilibrio”, afirma. También advierte de que “el SOMA debe admitir la responsabilidad que tiene, porque lo consideró su cortijo particular”.

Hevia, como se le conocía en los ámbitos sindicales y del carbón, logró a principios de los años 90 un acercamiento al SOMA liderado por José Ángel Fernández Villa y que surgiera una unidad de acción que a la larga resultó fértil para el carbón y las comarcas mineras. El pasado viernes acudió a la asamblea del Montepío de la Minería, en las que no participaba desde hacía 30 años. Asistió “por obligación moral” teniendo en cuenta el “monumental escándalo” que envuelve a la mutualidad, y para apoyar un cambio en sus estatutos.

El exdirigente sindical asegura que “dada la gravedad de la situación”, la asamblea del Montepío debería de haber sido extraordinaria “y no darle el carácter de anual como si todo estuviera dentro de una normalidad que no existe”.

Como mutualista, asegura que la mutualidad debe recuperar la esencia de su creación, cuando la puso en marcha Noel Zapico, como un instrumento social y de solidaridad. Pero de eso hace décadas. “La figura de socios protectores, como son el SOMA y era CC OO, ya no tiene sentido, y menos teniendo en cuenta el número de mineros que quedan en Hunosa y los que están afiliados”.

Hevia afirma que “el SOMA, algún interés tendría que tener para que nunca dejara el control del Montepío a CC OO”, pero lo que le duele es que el “caso Hulla” haya salpicado a los fondos mineros, “que fue un gran logro de la lucha de los trabajadores” y a la imagen de los sindicatos.

En sus críticas también aparece CC OO y su decisión de abandonar el patronato del Montepío al conocerse las irregularidades detectadas. “La asociación de mutualistas nace precisamente porque abandonó a sus afiliados. La asociación y la dirección de la mutualidad deberían sentarse y negociar los estatutos y el futuro de la entidad”.

“El SOMA usó el Montepío como su cortijo, es quien tiene más responsabilidad”

SALVADOR FERNÁNDEZ | Exvicepresidente del Montepío de la Minería

“El dinero desaparecido es mucho para que se lo quedaran Villa y Postigo; tendrían más que Amancio Ortega”

M. Martínez 27.06.2017 | La Nueva España – (Suscriptores)

Salvador Fernández

Salvador Fernández González (Sotiello, 1957), asistió a la asamblea general anual del Montepío de la Minería el pasado viernes después de más de una década sin participar. Minero prejubilado desde 2001, perteneció a la ejecutiva de la Federación Minerometalúrgica de CC OO de Asturias y fue vicepresidente del Montepío de la Minería desde 2004 hasta 2006. Le cesaron por denunciar que se movían “maletines con mucho dinero”, que había sindicalistas que iban gratis de vacaciones y que se pagaban facturas millonarias a empresas que no realizaban ningún servicio. Como a Alcedo de los Caballeros. Después de declarar ante la Unidad Central Operativa (UCO), se anima a contar su historia. Ayer se conoció que la Asociación de Mutualistas del Montepío de la Minería también se ha personado en la causa abierta. El juzgado de instrucción número 3 les reconoce como acusación popular.

 El presidente del Montepío dice que 2003 es una fecha clave en el “caso Hulla”.

-La investigación puede poner pie de foto al movimiento de maletines que yo denuncié. No podía decir entonces, ni lo voy a decir ahora, quién me lo contó, pero si Villa y Postigo son culpables, pueden explicar si actuaron solos o hubo más gente participando en la fiesta. Es posible que quien montó esta operación diga quién pagó y cuánto y el Montepío pueda descubrir cuándo fue que se pagó tanto dinero.

 ¿Cómo descubre usted la presunta corrupción en el Montepío?

-En una reunión de la ejecutiva de la federación minerometalúrgica, un compañero dice que hay que tener cuidado con lo que pasaba en el Montepío, donde Ricardo González Argüelles, con el que yo tenía mucha relación, podía estar implicado. Yo dije que casi ponía la mano en el fuego por él, y la cosa quedó ahí. Después de eso, entro yo en la vicepresidencia del Montepío y una persona me dice que si sé dónde me metí, que puede haber problemas. Me dice que hay mucho dinero en juego y que se reparten maletines en Murcia, en Los Alcázares, donde está el residencial, y concretamente en el restaurante Casa Ramón. Me da muchísimos datos, pero me dice que si lo descubría, lo negaría todo.

 ¿Usted lo denunció?

-La información se la trasladé a un compañero de la ejecutiva y decidimos hablar con el secretario general, Maximino García, Mino, y decidimos que lo mejor era hacer un careo y que se explique. Así que citamos a Ricardo un viernes por la tarde en el sindicato. Antes de que llegara, Mino nos dice al otro compañero y a mí que va a hablar primero con Ricardo y que esperemos en el despacho de al lado. Después de casi dos horas, entró Mino al despacho y dijo que ya estaba, que ya había hablado con él y que nos podíamos ir. No sabemos qué hablaron, pero tuvimos un enfrentamiento verbal muy fuerte, con palabras muy gruesas. Nunca más volví a hablar con Ricardo.

 ¿Tuvieron relación aquellos hechos con la venta de los chalés de Murcia y la compra del aparthotel de Roquetas?

-Cuando llegué al Montepío me encuentro que el SOMA se encargaba del balneario de Ledesma y CC OO de los residenciales de Murcia y de Almería. Cuando veo el aparthotel me encuentro con un edificio en ruinas, y propongo que hay que hacer reformas. Me dicen que no se puede porque no hay dinero y además se estaba pagando el crédito que se pidió para comprarlo. Pero para abrirlo hay que hacer obras, así que se decide que sean parciales, y empezar por las tuberías. Paralelamente veo que se pagaba una barbaridad de dinero por la limpieza, y más teniendo en cuenta que la mitad del edificio estaba cerrado. Así que propongo renegociar con la compañía, Limpiezas Almería, se llamaba. Voy a Roquetas y me entrevisto con el empresario y le digo que hay que cambiar el contrato. Y el hombre me dice que de acuerdo.

 ¿Cuánto pagaban?

-Espere. Resulta que la limpieza se facturaba a una empresa que se llamaba Alcedo de los Caballeros, y me llamó la atención. Así que le pregunté si era asturiana y me dicen que no. Y va y me pregunta si nosotros somos ricos o tontos, porque la diferencia entre lo que nosotros pagábamos y lo que él cobraba era de 6.000 euros, un millón de pesetas. Llamo al presidente, a Alfredo Espina, y le digo que tenemos ladrones en casa. Cuando volví me dijo ¿qué hiciste? Y le respondí que romper con todo. Su respuesta fue: “acabas de joder a Postigo”. Me enteré entonces de que era José Antonio Postigo el que firmaba los contratos y que era coordinador entre el Montepío y el SOMA, que yo no sabía ni que existía ese cargo.

 ¿Lo denunció en el seno del Montepío?

-En la comisión regional.

 ¿Eso fue antes o después de denunciar las vacaciones gratuitas de dirigentes sindicales?

-Hace tantos años que me falla la memoria con las fechas. Pero en aquella época también le conté a un responsable del SOMA que había gente de su sindicato que iba gratis de vacaciones y que eso no podía ser. Me dijo que estaba de acuerdo, pero que yo limpiara también mi casa, y entonces es cuando me entero que eso mismo lo hacían Arsenio Díaz Marentes, que decía que cuando iba de vacaciones con su familia también hacía acción sindical, y que había llegado a un acuerdo con el anterior presidente y que se mantenía. El otro era Maximino, Mino, que había ido sólo un mes. Hablé con él y le dije que era un error, que ni Villa ni Hevia habían ido allí y que él tenía que pagar, porque si no abría la puerta a justificar que otros lo hicieran. Pagó, pero se ofendió, y yo noto que con todo aquello la organización va perdiendo la confianza en mí.

 ¿Puede explicar que pasaba con las dietas del Montepío?

-A quienes por mandato sindical estábamos en la mutualidad las dietas eran más altas que para el resto de dirigentes del SOMA y de CC OO. Se lo conté a Mino y me dijo que la solución era que las dietas, en vez de cobrarlas los representantes, las cobrara el sindicato y que sería el sindicato quien las pagara en función de sus criterios. Le dije que me parecía bien, pero entonces el asesor fiscal del Montepío, José Manuel Fernández (también detenido en la “operación Hulla“) me dice que con esa fórmula los prejubilados estábamos en riesgo legal, porque nuestro puesto era como consejeros y por tanto los responsables fiscales éramos nosotros a título personal, no la organización. En mi sindicato dicen que es igual, que las dietas para la organización. Y todos lo hacen así, menos yo que devuelvo el dinero al Montepío.

 ¿Es a partir de ahí cuando deciden destituirle?

-Me sugieren que dimita. Pero el problema no eran las dietas, ni las vacaciones, eran los maletines. Me negué a dimitir. Entonces falsificaron una carta con mi dimisión y la enviaron al Montepío, pero se veía que era falsa. Pedí defenderme en una ejecutiva, y Mino me negó la palabra. Recogí 1.000 firmas, que me sirvieron como aval, pero así y todo me destituyeron. Fui purgado por intentar acabar con la corrupción.

 En la investigación se apunta a cierta connivencia con empresarios de la minería.

-Rodolfo Cachero me dijo en una ocasión que le había pagado millones a Villa, que le había llevado el dinero en un maletín, y que estaba hasta los c? Pero también me contó que el que recogía el dinero no era Villa, sino Postigo. Le dije que fuéramos juntos a denunciarlo, y no quiso.

 ¿Todo lo urdieron Villa y Postigo?

-Hay más gente implicada. Hay demasiado dinero desaparecido para que se quedaran ellos los dos con todo. Tendrían más dinero que Amancio Ortega. Es imposible que sea cosa de muy pocos y de Postigo solo por supuesto que no; sería incapaz de idear una trama de sociedades interpuestas y mucho menos de lograr modificaciones de la ley como la que se hizo para construir la residencia de Felechosa.

 Por lo que cuenta, ¿CC OO también es responsable aunque sea por omisión?

-Yo intenté que las cosas se aclararan en mi casa, y lo único que conseguí fue que me echaran. Pero es el SOMA quien tiene más responsabilidad, porque utilizó el Montepío como su cortijo. Nunca dejó que CC OO presidiera el Montepío pese a que había un acuerdo de alternancia. Si se hubiera respetado, probablemente no hubiera pasado todo lo que ocurrió. La responsabilidad de CC OO existe, pero no estoy de acuerdo con que abandonara la mutualidad como socio protector, porque ahora sí que lo ha dejado todo en manos del SOMA. Teníamos que haber cogido a nuestra gente y emplazarla a que contara todo lo que sabían.

 Por eso se constituyó la Asamblea de Mutualistas.

-Claro, eso lo propició CC OO al marcharse, porque dejó a sus afiliados mutualistas abandonados y en manos de una directiva que la mayor parte de sus miembros llevan 20 años en el cargo. Y ahora el SOMA se aprovecha de la debilidad orgánica para culpar y atacar al que discrepa, como ocurrió en la asamblea del viernes. Es paradójico que quien llevó al Montepío al desastre se erija ahora en su salvador. Lo que quiero recalcar es el dolor irreparable que se ha hecho a una institución como el Montepío, creada para la solidaridad, a los sindicatos y a las personas. Que se investigue el patrimonio de todos y cada uno y que se depuren responsabilidades. Sigo pidiendo lo mismo que cuando denuncié lo que estaba ocurriendo.

Aníbal Vázquez: «Hemos reducido en seis años la deuda de 29 a 6 millones»

ENTREVISTA DEL COMERCIO A ANÍBAL VÁZQUEZ (25-06-2017)

El alcalde anuncia que este verano se podrá aprobar el que será su primer presupuesto desde que llegó al cargo

POR: ALEJANDRO FUENTE

El alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, hace balance del actual mandato en el ecuador del mismo. Dos años de «trabajo y esfuerzo» que, señala, no se pueden desvincular de los cuatro anteriores, los de su primer mandato como regidor. Y es que el primer edil, de IU, destaca de estos seis años una cuestión sobre cualquier otra, no obstante de ella dependen todas las demás actuaciones: «Hemos reducido la deuda que ascendía a 29 millones de euros -16 eran de créditos bancarios y el resto en más de 5.000 facturas a proveedores sin abonar- a los seis con los que esperamos cerrar el actual ejercicio», señalaba en el programa La Lupa de Canal 10.

De este modo, respondía a Juan Neira, el Ayuntamiento ha logrado, en este periodo, un «equilibrio financiero». ¿Y cuál es su principal beneficio? «Esta mejora nos ha supuesto, por ejemplo, mantener en funcionamiento empresas deficitarias, como la del transporte público en el municipio (Emutsa); la sociedad aguantó porque el Consistorio estaba en una situación equilibrada ya que, de lo contrario, habría cerrado», explicaba el alcalde.

Sobre la ley del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que obligaba a cerrar este tipo de empresas con pérdidas -de hecho, incluso llegó una notificación para que se cerrar Emutsa el verano pasado al Consistorio-, Vázquez explicó que tiene la certeza de que ya se permite a Mieres seguir transfiriendo los 800.000 euros anuales que precisa para su mantenimiento «porque con esta aportación no rompemos ese equilibrio financiero».

Otra de las cuestiones que abordó Aníbal Vázquez fue el presupuesto municipal. En todos los años de gobierno de IU, todavía no se ha presentado un borrador. Es más, el municipio arrastra una prórroga desde 2009.

Al respecto, el alcalde aseguró que el proyecto contable que elabora el equipo de gobierno ya se encuentra en fase de estudio por parte de los técnicos municipales y, puntualizó, «esperamos aprobarlo a lo largo de este mes o del próximo». No dio más detalles ni datos concretos de a cuanto ascenderá. Lo que es seguro es que la cifra de gasto estará lejos de los 43 millones de las últimas cuentas aprobadas. De hecho, se estima que los próximos presupuestos ronden los 32 millones. Vázquez destacó, por otra parte, que el Gobierno central ha escuchado las peticiones de los Ayuntamientos -representados en la Federación Española de Municipios y Provincias- y, de este modo, «podremos destinar parte del superávit económico logrado en el ejercicio anterior para destinarlo a inversiones y no solo para amortizar la deuda». En el caso mierense, la cantidad que se podrá usar asciende a un millón de euros.

Olvido regional y estatal

Tras un primer mandato en el que tocó apretarse el cinturón, el regidor ya dijo al principio de este segundo que llegaba la etapa de hacer cosas en el concejo. La mejora económica y la llegada de fondos europeos, como los cinco millones de euros de la EDUSI (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado), van a suponer, aseguraba el alcalde, «un cambio en la fisonomía del concejo».

Recordó que la explanada de La Mayacina se va a convertir en un parque, pero que previamente se van a habilitar espacios para aparcamientos disuasorios en el núcleo urbano, para absorber las plazas que ahora ocupan en ese espacio. El alcalde se quejó del «olvido» inversor de las administraciones regional y central.

VIAJE DE TERTULIA 17 A LAS ARRIBES DEL DUERO

TERTULIA 17 EN LAS ARRIBES DEL DUERO – FERMOSELLE (ZAMORA)  DÍAS 10 Y 11 DE JUNIO DE 2017

PARADA DURANTE EN VIAJE

Un año más y coincidiendo en el mas de junio (antes del parón vacacional de julio y agosto de Tertulia 17 de Mieres), realizamos el viaje anual. Este año viajamos a Las Arribes del Duero.

Las Arribes del Duero son un bello paraje natural. Un cañón de 120 kilómetros de longitud y 400 metros de desnivel que separan España de Portugal y que actualmente forman un bello Parque Natural.

El sábado día 10 de junio salía la expedición de Tertulia 17 de Mieres en dirección a Formeselle (Zamora), en esa localidad teníamos reservado el hotel;

POSADA-RESTAURANTE DOÑA URRACA EN FERMOSELLE (ZAMORA)

La Posada de Doña Urraca, llegamos para instalarnos y comer en el hotel, aquí hay que hacer un pequeño paréntesis y decir que Isabel (Directora – Gerente), su madre (Cocina) y todo el servicio del local, nos dispensaron un trato excepcional, comimos espectacular, cenamos espectacular y dormimos estupendamente, excelente  servicio, trato familiar y atenciones de todo tipo y orientadas a  que los viajeros disfrutaramos de la estancia y las visitas programadas en la zona. Isabel se encargó de buscarnos, el paseo fluvial por el Duero y la comida del domingo en Miranda de Douro, en el restaurante Capa d’honras.

EN LA PRESA DE LA ALMENDRA

El sábado después de comer (como nos gusta), somos una tertulia Cultural y gastronómica, visitamos el centro de interpretación “La Casa del Parque”, sitio imprescindible para poder entender el parque natural de Las Arribes del Duero, muy buena la atención de la guía y las explicaciones recibidas. Es un lugar  en el que se puede profundizar sobre la historia, la arquitectura, las tradiciones, el trabajo, los paisajes, la vegetación y las especies animales de estas tierras pero en el que también se puede consultar sobre rutas, lugares turísticos, restaurantes, alojamiento o diversas actividades organizadas, así como pedir mapas, folletos informativos o calendarios con las fiestas y eventos de la zona.

CASA DEL PARQUE EN FERMOSELLE

Una vez concluida la visita a La Casa del Parque visitamos un mirador en una ermita de la época Visigoda y hasta la hora de cenar se paseo por el bonito pueblo de Fermoselle.

El domingo, después de un buen desayuno nos dirigimos al crucero por el río Duero, no sin antes visitar otro de los muchos miradores de las Arribes del Duero.

El paseo por el río Duero fue muy bonito, una embarcación con capacidad para 120 personas, todas en silencio escuchando las indicaciones de la guía (es una reserva natural), el trayecto dura una hora (aproximadamente) y es muy interesante.

COMPONENTES DE TERTULIA 17 EN LA CASA DEL PARQUE DE FERMOSELLE

Al finalizar el recorrido degustamos un vino de la zona y existimos a una exhibición de aves rapaces en las misma instalaciones.

Finalizamos en el Restaurante “Capa d’honras (ubicado en Travessa do Castelo, nº1 –  5210-234 Miranda de Douro), el gerente del local, Pablo nos dispensó un trato excepcional, atento a nuestras peticiones y requerimientos, todo fantástico. Tertulia 17 felicita al restaurante y a su personal.

Al finalizar la comida y después de dar un pequeño paseo por el pueblo de Miranda de Douro, pequeño porque había 38º grados de temperatura, tras unas pequeñas compras de algunos miembros del grupo, iniciamos viaje de retorno para Asturias

 

AGRADECIMIENTOS

  • TERTULIA 17 DE MIERES AGRADECE A TODAS LAS PERSONAS QUE NOS ATENDIERON EN NUESTRA VISITA A LAS ARRIBES DEL DUERO EL TRATO QUE NOS DISPENSARON EN TODO MOMENTO.
  • ¡¡GRACIAS DE MANERA ESPECIAL A ISABEL DE DOÑA URRACA (sin su ayuda este viaje no habría sido lo que fue), A TODO EL PERSONAL DEL RESTAURARTE DOÑA POR SU EXQUISITA ATENCIÓN!! AH!! SIN OLVIDARNOS DE LA MENCIÓN ESPECIAL A LA COCINERA (TODO EXQUISITO), NUESTRAS FELICITACIONES.
  • GRACIAS A LA CASA DEL PARQUE DE FERMOSELLE Y EN ESPECIAL A LA GUIA QUE NOS ACOMPAÑÓ EN LA VISITA.
  • Y POR ÚLTIMO GRACIAS AL RESTAURANTE DE MIRANDA DE DOURO CAPA D’HONRAS, AL PERSONAL DEL MISMO Y EN ESPECIAL A PABLO.

¡¡UN FUERTE ABRAZO PARA TODOS/AS DESDE MIERES ASTURIAS, A BUEN SEGURO QUE ALGUNO DE NOSOTROS REPETIREMOS VISITA!!

TERTULIA 17 DE MIERES

La Audiencia pone fin al calvario del arqueólogo Ángel Villa

El arqueólogo Ángel Villa. Foto. Xosé Martínez

“El tiempo pone a cada uno en su sitio”

Los compañeros tertuliano de Ángel Villa ¡¡¡NOS ALEGRAMOS MUCHÍSIMO DE ESTA NOTICIA!!!

Publicado el Junio 2, 2017 – http://www.atlanticaxxii.com

La sección número 2 de la Audiencia Provincial de Oviedo ha desestimado definitivamente las acusaciones de fraude y prevaricación presentadas por el alcalde de Grandas de Salime, Eustaquio Revilla, contra el arqueólogo Ángel Villa y su trabajo en el Chao Samartin.

Ángel Villa

El alcalde había planteado un recurso de apelación al sobreseimiento de la causa por parte del Juzgado de Instrucción Número 4 de Oviedo por esos delitos y la Audiencia ha confirmado ese fallo descartando la prevaricación, así como supuestas irregularidades en la adjudicación de los trabajos de restauración y consolidación de las ruinas de este yacimiento arqueológico.

La sentencia, que no es recurrible, pone fin al calvario al que Revilla ha sometido al arqueólogo, que se inició tras el cese por el Gobierno de Vicente Álvarez Areces en 2010 de José Navieras, Pepe el Ferreiro, fundador del modélico Museo Etnográfico de Grandas de Salime. Ángel Villa mostró su apoyo a Pepe el Ferreiro y eso desencadenó las represalias del alcalde grandalés, que llegaron a enfrentar al Ayuntamiento de Grandas con la Consejería de Educación y Cultura, a pesar de depender ambas administraciones del mismo partido político, en un prolongado cruce de denuncias judiciales.

Desde el punto de vista económico la “Guerra del Chao” supuso un largo proceso que salió muy caro a los grandaleses, pues se han sucedido innumerables pleitos y juicios entre el Ayuntamiento y diferentes partes perjudicadas, lo que supone un alto precio en costes judiciales y contratación de abogados.

En su pulso obsesivo con Ángel Villa y la Consejería de Educación y Cultura, Eustaquio Revilla siempre apeló a la Federación Socialista Asturiana (FSA) y al propio presidente del Gobierno Javier Fernández, también secretario general del partido, que se han plegado a sus exigencias. A este asunto, al que ATLÁNTICA XXII ha prestado atención en numerosas ocasiones, se dedica un amplio reportaje en el último número, todavía en los quioscos, bajo el título “Grandas, cuando la política se impone a la cultura”.

El tribunal señala que las explicaciones ofrecidas desde la Consejería de Cultura justifican la conveniencia de efectuar contratos diferenciados entre actuaciones de índole estrictamente arqueológica, intervenciones sobre estructuras arquitectónicas y restauración de pinturas murales y afirma que la acusaciones de fraude y exacciones ilegales son “meras conjeturas carentes de base fáctica alguna”, con lo que desestima la apelación del edil “al no deducirse de las actuaciones que existan indicios para sostener que se ha cometido hecho punible alguno”.

Visitando el Arqueológicoel 25 de septiembre de 2015

Tertulia 17 visitando el Museo Arqueológico de Asturias el 25 de septiembre de 2015. Nuestro compañero Ángel Villa, actuó de guía. En la imagen  un momento de la visita.

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE: http://www.atlanticaxxii.com