• Logo de Tertulia 17

¿Qué nos está pasando?

Artículo en abierto de Juanjo en la Nueva España de lunes 11 de diciembre de 2017

Juan José Menéndez Fernández

¿Qué nos está pasando?

La responsabilidad de los políticos y la necesidad de dar explicaciones ante la escasa eficacia de los fondos mineros

Hace 39 años (marzo de 1978), la coordinadora ciudadana de Mieres dio la señal de alarma ante el futuro incierto de la ciudad. El periódico “El País”, de tirada nacional, se hacía eco de la noticia con el siguiente titular; “Inquietud en Mieres por la creciente reducción de la actividad industrial”. La noticia la redactaba José Manuel Vaquero y estaba fechada en Oviedo a 23 marzo de 1978.

Nuestro concejo es uno de los territorios más afectado de llamada “crisis industrial” que parece que nunca nos abandona. De los 58.200 habitantes de Mieres en 1978, nos encontramos con los 39.505 habitantes a 1 de enero de 2016 (datos oficiales), y bajando. De la industria, en aquellos momentos solamente la empresa estatal Hunosa tenía trabajando 23.389 trabajadores (empleos directos), la misma empresa después de 38 años, tenía 1.353 trabajadores a 1 de febrero de 2016. Han desaparecido 22.036 puestos de trabajo de empleo directo y por lógica muchos más empleos indirectos. La empresa Hunosa, buque “insignia” de las comarcas mineras, está a punto de desaparecer como no se tomen importantes y urgentes medidas y sin ánimo de ser pesimista, no parece que se vayan a tomar a corto o medio plazo.

¿No les parece que alguien debería preguntar e investigar qué es lo que ha pasado y está pasando desde la noticia alarmante del año 1978 sin que nadie haya encontrado un airosa salida a esta situación ya histórica? Ya llovió desde entonces y los problemas fueron crecieron. Decían nuestros mayores “quien siembra vientos recoge tempestades” y parece, que como siempre, tenían razón.

Las mayores inversiones de los fondos mineros recibidos en Asturias fueron repartidas y distribuidas de la siguiente manera: Autovía Minera, 281 millones (año 1999); Autovía de la Espina, 236 millones; “Y” de Bimenes, 175 millones (tardó 9 años en entrar en servicio); Campus de Mieres, 135 millones (con muchos menos alumnos de los previstos y el 85% de plazas de la residencia vacías); Autovía de los túneles de Riaño, 108 millones (el gobierno mantenía suspendidos los 66 millones que faltan); Corredor de Aller, 70,2 millones totales (el tramo entre Corigos y Cabañaquinta costó 27,5 millones y fue cofinanciado con Fondos FEDER con el 80%); Soterramiento de Feve en Langreo, 54 millones (finalizaba la primera fase a finales septiembre del año 2017, el proyecto con sobrecostes asciende a casi el doble de lo previsto); Nudo de Mudarri, 53,2 millones (enlace de Mudarri en Siero); Polígono de Olloniego, 44 millones; Carretera de Infiesto a Campo Caso, 33,7 millones ; Residencia del Montepío de la Minería, 31 millones (abrió en el año 2012); Polígono de Villallana en Lena, 25 millones (para esta obra solo se recibieron 2,5 millones, el estado alega que el convenio está caducado).

Los cursos de formación se han llevado 250 millones (en 14 años). Por poner un claro ejemplo, solamente en el año 2010 (en plena crisis), los sindicatos y la patronal gastaron 172,6 millones de euros, de los cuales, 85 se los llevó UGT, 83 se los llevó CCOO y 4 millones otras centrales. La CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) y CEPYME (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa), manejaron en conjunto 21,4 millones para formación.

Asturias levantó museos, sirvan de ejemplo los siguientes del urogallo, de la trucha, del queso, centro de interpretación lavianés de Coto Musel, etc?, con cargo a las partidas de reactivación de las comarcas mineras. Siete de los grandes proyectos de las Cuencas mineras, en conjunto, “sin actividad y/o con muy poco contenido. La interminable crisis que estamos sufriendo no permite gastar más dinero a fondo perdido porque no lo tenemos. Es hora de que nuestros gobernantes nos ofrezcan soluciones y no habladurías baratas o promesa vacías.

Tienen la obligación moral de explicarnos que es lo que ha pasado para que casi todas las alternativas fueran fallidas y que los cientos de millones de euros se malgastaran: esto no fue lo que se nos había prometido. “Que nos está pasando”, quizá a nuestros gobernantes les vendría bien pasar a ver las “colas” de los bancos de alimentos de nuestras ciudades, o también les sería recomendable darse un paseo cualquier día por los comedores sociales, Por cierto, en Mieres tenemos uno muy bueno y cada día más lleno. Esta situación no es nueva, y ustedes lo saben. Lleva arrastrándose desde hace mucho tiempo y ya deberían sus señorías haber buscado soluciones, tiempo han tenido, teóricamente deberían estar parcialmente solucionados muchos problemas y no lo están. Desde hace ya mucho tiempo el sistema de gestión de capital público nos han puesto a merced de inversores especuladores que pueden tomar el control con muy poco dinero (tienen el claro ejemplo de muchas empresas que se pusieron en nuestros polígonos industriales y ya hace tiempo que no existen).

El sistema de gestión del capital público merece mayor limpieza y transparencia. Merecemos la ciudadanía saber qué ha pasado y qué está pasando. Merecemos que se afronte una depuración de las responsabilidades políticas, civiles y penales de los gestores profesionales, de los políticos, de los supervisores que, desde las auditorías y el propio Gobierno de Asturias, produjeron este desastre mayúsculo sin que nos pudiéramos enterar y obligándonos a pagar muy cara esa gestión.

Mientras no lo hagan así su credibilidad será cada vez menor y sin gobiernos creíbles y gestores fiables “no hay salida”.

FUENTE: JUAN JOSÉ MENÉNDEZ FERNÁNDEZ

Los Bernaldo de Quirós y Mieres

Artículo en abierto de Juanjo en la Nueva España del lunes 16-10-2017

Juan José Menéndez, presidente de Tertulia 17

Los Bernaldo de Quirós y Mieres

La andadura de esta noble estirpe asturiana se remonta al siglo XII, aunque el despegue de la familia se produjo en XIV

Juan José Menéndez Fernández

Los Bernaldo de Quirós, ricos asturianos desde, al menos, el siglo XII, comienzan su andadura en Asturias en lo que en principio se domina popularmente la baja nobleza. La casa que hoy vamos a tratar comienza su ascenso social desde el primer momento que se tiene noticia de ellas, hasta convertirse, ya en el siglo XVI, en la más importante y prestigiosa del solar asturiano, y presenta un buen ejemplo de como una familia de ricos hombres podían escalar en la sociedad de la época moviéndose con firme cautela y arriesgándose solo en el momento decisivo, en su caso la guerra civil entre Pedro I y su hermano Enrique conde de Trastámara.

Hasta ese momento, las noticias que se tienen de los Bernaldo de Quirós son más bien escasas. Parecen tener origen en un tal Ximeno Bernaldo de Caso que en el siglo XII era señor de Caso, en la Montaña Oriental asturiana. No sería hasta el reinado de Fernando III el Santo que empezarían a ser conocidos por Bernaldo de Quirós, debido a que el cabeza de linaje, Gonzalo Bernaldo de Quirós (habrá muchos con el mismo nombre a partir de entonces), consigue la encomiendo del concejo homónimo, perteneciente a la mitra Ovetense.

ESCUDO DE ARMAS DE BERNALDO DE QUIRÓS

Existe una leyenda de donde sale el dicho “Después de Dios, la Casa de Quirós” que sitúa los orígenes de los Quirós en otro ilustre Bernaldo, el del Carpio, sobrino de Alfonso II “El Casto” y vencedor de la segunda batalla de Roncesvalles, pero, este personaje es semi-mítico, lo mismo que su filiación con los Quirós. Y otro mito sobre el origen de éstos nos habla de un tal Constantino hijo de los reyes de Constantinopla que habiendo ganado su escudo defendiendo nada menos que al Papa de Roma (el cual le concede el derecho de portar las llaves de San Pedro en el escudo), se encontraba al servicio del rey don Ramiro de Oviedo, y viéndole caer del caballo en el fragor de una batalla le grita para darle ánimos:”¡Is quirós, is quirós!” que en griego viene a ser “teneos fuerte”, “aguantad” logrando llegar a la vera del monarca y entregando sus armas y su caballo, con lo cual don Ramiro se salva y, al recordar las palabras de tan buen vasallo, le apellida Quirós y da origen al lema de la casa, pues el rey afirma que le debe la vida a Dios y después a la casa de Quirós.

Pero volvamos a la Historia. La penetración de los Bernaldo en la cuenca del Huerna- Río Grande (Caudal) parece haberse producido a mediados del siglo XIII, en esa época tenían en usufructo una casa en Pajares (Lena) y a finales del mismo siglo poseían viñas en Vega del rey (Lena). Durante el siglo XIV tiene lugar el despegue de los Bernaldo de Quirós, gracias sobre todo a Gonzalo Bernaldo III de Quirós, quien además de asegurarse las encomiendas episcopales de Quirós, Teverga, Proaza, Santo Adriano de Tuñón y Riosa, fue un gran partidario de D. Enrique, conde de Trastámara, en los conflictos que enfrentaron a este conde con su hermanastro el Rey Pedro I, al cual acabó dando muerte y ocupando el trono en su lugar. En la última etapa del enfrentamiento, Gonzalo Bernaldo tomó el control de Asturias en nombre de Enrique de Trastámara, por lo que además de asumir un notable protagonismo en la vida social y política asturiana, recibirá en recompensa por sus servicios el señorío de Valdecarzana de Teverga y la confirmación del señorío de Villoria en Laviana.

Torre del palacio de Camposagrado

Todo parece indicar que Gonzalo Bernaldo III de Quirós aprovecho su protagonismo en Asturias y la debilidad de los obispos ovetenses para usurpar numerosas rentas y derechos eclesiásticos, no solamente en los territorios donde era encomendero, sino también en otros limítrofes. El principal objetivo del linaje pasara a ser la cuenca del Huerna-Río Grande (Caudal). Hay constancia de que sus hijos Gutier González III de Quirós y Lope González III de Quirós, disfrutaban de derechos en las iglesias del valle del arrollo de Cuna y la de San Pelayo de Gallegos, hacia los años 1385-1386. Todas estas iglesias están ubicadas en territorio mierense. También es muy posible que Gonzalo Bernaldo III de Quirós disfrutase de bienes y derechos en el valle de Turón, pues las dos ramas familiares que parten de sus hijos Gutier González III de Quirós y Lope González III de Quirós poseyeron diversas propiedades en dicho valle, así como bienes en otros puntos de Mieres, algunos de ellos comprados al ciudadano ovetense Juan Estébanez y su familia. Estas posesiones mierenses eran de gran importancia para el linaje, ya que contribuirían notablemente a conectar las que hasta ahora habían sido sus principales áreas de influencia; las encomiendas episcopales del valle de Trubia, Quirós, Teverga, Proaza, etc? y el señorío de Villoria en la cuenca media-alta del río Nalón.

La rama principal del linaje será la encabezada por Gutier González III de Quirós, que murió combatiendo en la batalla Aljubarrota, hecho que tuvo lugar la tarde del 14 de agosto de 1385. Su hijo Juan Bernaldo II de Quirós acrecentó el patrimonio familiar en la zona de Mieres comprando la yuguería (bienes capitulares asignados) de Braña a los herederos de Juan Estébanez de Oviedo, esta yugueria fue legada años más tarde al monasterio de San Vicente de Oviedo en reconocimiento de ciertas mercedes (obsequios o donaciones), que había recibido del mismo y bajo condición de una memoria y misa aniversaria perpetua. (Archivo del Monasterio de San Pelayo de Oviedo, fondo San Vicente, nº 1.398). Juan Bernaldo II de Quirós también poseía los bienes de la aldea de Las Matiellas en el valle de Turón, que más tarde pasaron a pertenecer a su hija Marquesa Suárez de Quirós, mujer de Fernando Álvarez de Valdés, y al nieto de ambos, Lope de Quirós (hijo de doña Mencía de Valdés y Diego de Miranda). De este modo, el 1 de junio de 1480, Lope de Quirós vende al abad de San Vicente de Oviedo una serie de derechos equivalentes a los dos tercios de la villa de Las Matiellas y un tercio de sus montes, divisas y voz de villa, por el precio de 12.000 maravedís (Archivo del Monasterio de San Pelayo de Oviedo, fondo San Vicente, nº 2025.)

Reconstrucción del palacio hacía 1944

Los Bernaldo de Quirós y sobre todo Juan Bernaldo III de Quirós tenían el control sobre los portazgos (pagos por los derechos de paso), existentes entre Oviedo y el Puerto de Pajares (Olloniego, Mieres, Lena y Campomanes), se desconocen los medios por los que Juan Bernaldo III de Quirós consiguió esos portazgos, pero al menos el de Olloniego tuvo que haberse conseguido por concesión del obispo de Oviedo, señor jurisdiccional de ese coto. Cabe destacar que todos estos portazgos se sitúan sobre la importante ruta que comunicaba Oviedo con León a través de la cuenca del río Grande (río Caudal) y del Puerto de Pajares.

El mayorazgo de la Casa de Quirós (1474), tras recibir del Rey Enrique IV la correspondiente licencia, dada en Segovia el 28 de enero de 1474, Juan Bernaldo III de Quirós calificándose como criado, guarda y vasallo de dicho Rey, se decide hallándose en su casa fuerte de Mieres y ante el escribano público Álvaro González de Noreña el 18 de abril de 1474 a fundar el mayorazgo de la Casa de Quirós.

Llama la atención el hecho de que el fundador del mayorazgo se halle en la casa fuerte de Mieres, lo que no se sabe es que si con ello se alude simplemente a que la casa fuerte de Mieres era de construcción muy reciente o si se la está distinguiendo de otra torre más antigua que pertenecía al linaje en el mismo lugar. En cualquier caso, la casa fuerte de Mieres puede identificarse con la torre circular, dotada de saeteras (aberturas verticales, estrechas y profundas), una cortejadora o ventana geminada (ventana que se compone de dos arcos idénticos enlazados por una columnilla o pilar) y posiblemente chimenea. A la torre se le adosó posteriormente el denominado palacio de Camposagrado, nombre que alude a uno de los títulos nobiliarios que llegó a conseguir el linaje en siglos posteriores. La torre ha sido muy alterada en tiempos relativamente recientes (véase las torres señoriales de la Baja Edad Media asturiana, José Luis Avello Álvarez, León, 1991, p. 153).

D. Gonzalo entrega a D. Pedro Suárez de Quiñones las llaves de Oviedo

La posesión de la torre de Mieres suponía para los Bernaldo de Quirós, una rápida comunicación con la noble ciudad de Oviedo, donde el linaje también poseía torre y casa, así como el control de las rutas que salían de la ciudad de Oviedo en dirección a la ciudad de León a través de la cuenca del río Grande (río Caudal). Con la posesión de derechos señoriales, hereditarios y portazgos en las cuencas de los ríos Trubia (Quirós), río Grande / Caudal (Lena y Mieres) y Nalón medio-alto (Laviana y Caso), los Bernaldo de Quirós, no solo habían logrado conectar sus distintas áreas de influencia primitivas (Quirós y Villoria de Laviana), sino que consigue controlar buena parte de los accesos a toda la Montaña Central asturiana, desde el puerto Ventana hasta el puerto Tarna, lo cual tendría además perfecta relación con los interés del linaje en la ganadería trashumante desarrollada en este área montañosa.

Finalmente, resta decir que solo la prematura muerte de Juan Bernaldo IV, sin descendencia, en 1488, provocó el traspaso del mayorazgo a su hermano Gonzalo Bernaldo V de Quirós, quien pasaría a encabezar el linaje

FUENTE: JUAN JOSÉ MENÉNDEZ FERNÁNDEZ

Ángel Villa: “Nos enfrentamos por intereses que no son los nuestros”

Publicado el octubre 10, 2017 por la revista

El arqueólogo Ángel Villa. Foto. Xosé Martínez

Atlántica XXII

En un reto cívico y periodístico, ATLÁNTICA XXII recaba la opinión de diversas personalidades asturianas sobre la situación de Cataluña, como la del arqueólogo Ángel Villa, quien cuenta su propia experiencia al respecto:

“Anteayer, paseando por Oviedo, en una conversación de acera, escuché cómo a un buen amigo su interlocutor, también viejo conocido, le respondía al rutinario ‘¿cómo estás?’ con un simple ‘confuso, gracias a dios’. Y yo hago mía esa respuesta porque así es cómo me reconozco en medio de este disparate. Absolutamente desconcertado ante quienes reniegan de un sistema democrático que tal parece hubiese sido otorgado en vez de conquistado con el sacrificio de muchos, principalmente, gente humilde, obreros, ciudadanos corrientes a los que se dice representar y que, de quebrar este sistema de convivencia, serían (seríamos), como siempre, los primeros y principales damnificados.

foto alex piña

En un país que está soportando con resignación, si no indolencia, las salvajadas perpetradas contra las prestaciones sociales, los salarios, la educación o la sanidad, echamos el resto para enfrentarnos con saña por intereses que no son los nuestros. Lo siento, pero no acabo de entenderlo. Para más inri, se amenaza reivindicando en precario la República, presentando una aspiración con respaldo social en alza como ineludible y angustioso preludio de nuestro suicidio colectivo, otra vez. Por cada paso adelante, tres zancadas hacia atrás. Sospecho que nuestra Monarquía, si salimos enteros de ésta, tiene garantizada una larga existencia. Lo dicho: confuso, gracias a dios… y de muy mala hostia”.

La historia de los caminos y carreteras de Mieres

El valle del Caudal ha sido durante siglos un estratégico eje de comunicación

Articulo de Juanjo en el periódico asturiano “La Nueva España” del domingo 1 de octubre de 2017

Juan José Menéndez Fernández

Juan José Menéndez – 01.10.2017 | LA Nueva España

Hay que remontarse a tiempos muy remotos para hablar de los caminos de nuestro concejo, algunos son tan antiguos como la presencia humana sobre estos territorios.

Nuestros mayores se acordaran de las denominaciones de los caminos que generación tras generación recorrían nuestros antepasados, algunos todavía tienen uso con los nombres de:

Camino Real, De Sacramento, De Carros, Camino vecinal, Etc…….

También se utilizan nombres secundarios como, senderos, atajos y veredas. Las vías de comunicación  atravesaban la mayoría de los pueblos y caseríos y servían como eje vital para llegar a las aldeas y rincones más apartados. Hagamos un pequeño recorrido por estas vía de comunicación.

LA CALZADA ROMANA

La calzada Romana fue sin ninguna duda la más antigua e importante vía de comunicación que atravesó el valle de río Caudal. Esta calzada la fechan los historiadores en la época de Cesar Augusto (justo  cuando llego al mundo Jesucristo), en cuyo tiempo tenían los romanos en nuestra Península Ibérica más de 14.000 kilómetros de vías militares, una de ellas atravesaba por la mitad nuestro concejo, y tenía como objeto enlazar León con Gijón, ambas poblaciones romanas (Benjamín Benxa, laminariun de antigüedades mierenses, pág. 2. Mieres 1971).

Calzada romana – recreación

Manuel Álvarez Álvarez (Mierense), realizó un dibujo en el año 1926 con la calzada atravesando nuestro concejo desde Senrriella al Padrún. Pocas son las referencias que se dan con relación a otra calzada secundaria que partiendo de la mencionada en La pasera, atravesaba el valle de San Juan (pegada al el “río Chuca” el conocido San Juan) y salía por Santumillano hacía Langreo. Escribía López Cerrato:

 <<descendía esta vía de Mieres del camino y entraba en Langreo por Cabofel, atravesando el río Nalón mediante un monumental puente de cinco arcos, uno de los más importantes de Asturias construidos por los romanos>>. (Antonio López Cerrato. Cien años de Langreo 1880-1980, pág. 7. Oviedo 1981).

Ventamojá en ,”La Villa”. Año 1900.

CAMINO Y CARRETERA REAL

El Camino Real fue la segunda vía importante de comunicación de Asturias  y comunicaba con la vecina provincia de Castilla, es de suponer que discurriera por el solar de la milenaria calzada romana atravesando el difícil y complicado puerto de pajares, lugar de tránsito de los comerciantes que salían y entraban en el Principado con sus mercancías.

A finales del siglo XVIII se construye la “Real Carretera”. Gaspar Melchor de Jovellanos fue uno de sus principales promotores (durante su planeamiento se alojaba en el Palacio de Camposagrado), su paso por nuestro Mieres del Camino fue competencia casi exclusiva de Jovellanos, no faltaban otros intereses que intentaron desviar la carretera desde Pola de lena al concejo de Quirós y por ahí continuar hasta Oviedo, afortunadamente el criterio de Jovellanos se impuso, a mi entender, con gran sensatez.

Jovellanos nos refleja un Mieres tranquilo, que vive la dulce existencia campesina, aún no existían minas, todavía no existían minas y escombreras, el “Río Grande” (Río Caudal), discurría por hermosas vegas y prados esmaltados de esmeralda. Decía Jovellanos:

Retrato de Jovellanos por Ignacio Suárez Llanos

 

<<Esta situación de Mieres es hermosa, sentada en la izquierda del río, su vega es la más grande y fértil  del Valgrande y la ladera que se ve a la derecha está llena de arbolado, cultivo y caseríos, es muy amena y agradable…>>

En Mieres del Camino  se crean mesones y paradas para las diligencias y carromatos, resultando para la villa fuente de magníficos ingresos el extraordinario tráfico que se desenvuelve la nueva carretera. También es Mieres estafeta postal para la correspondencia destinada al concejo de Aller y al Valle del Nalón. (Casal. Comarca, nº22 y 36).

 

 

La Pasera de Mieres del Camino en 1915. Foto de Enrique Suárez

Existen en nuestro municipio muchos lugares que recuerdan el paso del Camino y Carretera Real, y así pueden citarse:

El mesón de La Pasera (en La Pasera), El mesón de Ventamojada (en la zona de La Villa), La Fonda (pueblo situado en la margen izquierda del río Caudal),  La Venta (en Santullano)

El paso de las diligencias llenas de viajeros era constante camino de la meseta o camino de Oviedo y Gijón. Las Galeras (el medio de transporte más utilizado por las clases humildes al ser muy lentas e incómodas) fueron los más incomodos medios de transportes de aquella época, donde los pasajeros viajaban afinados con las mercancías. “En Asturias las galeras funcionaron para reducidos trayectos y durante poco tiempo”.

En el año 1815 se estableció un servicio semanal de diligencias entre Gijón y Madrid. En Mieres tenían su administración en el parador de “La Pasera”, donde se paraba  a descansar y se cambiaba el tiro de las diligencias. (J.E. Casariego.Ob. cit., pág. 58).

Dibujo de Galera de la época

El inglés Joseph Townsend, decía esto de nuestra villa:

<<Deje Oviedo el 2 de octubre, después de atravesar varias aldeas, llegue a Mieres al medio día, por la noche encontré una buena cama en Campomanes después de haber recorrido diez leguas y media a través de colinas deliciosas, cubiertas de espesos bosques, o muy bien cuidadas. Me sorprendieron en cada uno de estos sitios los precios módicos de las posadas. En Mieres, por un plato de huevos, por la cocción de una gallina y por el ruido de la casa, es decir por las atenciones que me prestaron, la patrona solo me pidió un real, un poco más de dos peniques y cuarto. En Campomanes, por iguales servicios y una cama, me pidieron dos reales >>. (J.Tolivar Faes. El Reverendo Joseph Townsend y su viaje por Asturias, pág. 110. Oviedo, 1986).

El cruce de Requejo a finales del siglo XIX (Actual Avenida de Sama). Archivo Luis Fernández Cabeza

CARRETERA A LANGREO

Las comunicaciones con el vecino concejo de Langreo, se venía realizando a través del impracticable Camino Real, que discurría a lo largo del valle de San Juan hasta Santumillano. Por este camino, que estaba en muy malas condiciones, era necesario cruzar tres veces el río Chuca (río San Juan), y no había ningún puente, lo había habidos años atrás (había referencias de la antigua calzada romana y sus puentes), pero en ese momento había, solamente, un tronco de árbol para las personas, este apaño tenía mucha dificultad para pasar cargados y de madreñas, los carros cruzaban el río por las zonas donde transcurría el Camino Real (enterrándose bastante en el fondo) y dejaban las zonas de vadeo prácticamente impracticable para las personas y en muy malas condiciones de uso, incluso para carros y animales de carga, era una autentica tortura circular por ese camino Real, muy a pesar de que era la vía de comunicación entre los concejos de Mieres y Langreo.

Así las cosas en un tema de tanta importancia para ambos municipios, inician los trámites para la construcción de una carretera que se solicita al Ministerio de Fomento en comunicación de 15 de junio de 1882, siendo desestimada por S.M.el Rey por no considerarse de interés general, por hallarse comprendida en el plan de carreteras de Oviedo. (A.M.Legajo 9-31).

No cejan los ayuntamientos en su peticiones y al fin se recibe un telegrama de D. Alejandro Pidal, comunicando la aparición en la Gaceta de Madrid la fecha de la subasta de la carretera para el 15 de agosto de 1885, cuyas obras finalizaron la década siguiente. En el año 1970 se realizaron unas importantes obras de acondicionamiento a esta importante vía de comunicación.

La esquina era el bar Victorino Ordoñez. Calle Ramón Y Cajal de Mieres

CARRETERA DE LILLO A SANTULLANO

En el expediente para un nuevo plan de caminos vecinales de 1898 (A.M. Legajo 9-25), se dice de esta carretera:

<<la Diputación Provincial había empezado esta carretera, construyendo algunos trozos entre Santullano y Santa Cruz. Al incautarse  de ella el Estado, construyó seguidamente, la sección de Santa Cruz a Collanzo, que sigue la margen derecha del río Aller (río flumen Alier, nombre antiguo), y por último salió a subasta la terminación de los cuatro trozos comprendidos en la provincia de Asturias, con lo que se estableció una nueva vía de comunicación con la vecina provincia de León (esperaban terminarla en un plazo de cuatro años, hacía el año 1902-1903)>>

CARRETERA FIGAREDO – IGLESIA DE TURÓN

En 1896 se inicia el expediente, apareciendo el anuncio en la Gaceta de Madrid el 16 de septiembre de 1897, se adjudicó a Vicente Menéndez en 116.000 pesetas, las obras terminaron en 1902.

CARRETERA DE SANTULLANO A VILLAESTREMERI

Esta carretera fue terminada en el 21 de octubre de 1889, el proyecto abarcaba la continuación de una segunda fase a comunicar con Riosa, de cuyo proyecto se sigue hablando.

Carretera de Rioturbio a Vegadotos

CARRETERA DE RIOTURBIO A ENTRERRÍOS

Con un presupuesto de 34.495 pesetas, apareció en el B.O.P de 13 de julio de 1898 y su recepción definitiva tiene lugar el 18 de junio de 1900.

En sesión de 20 de enero d 1901, el Ayuntamiento de Mieres aprueba las bases para una serie de obligaciones municipales por un importe de 600.000 pesetas en títulos de 500 pesetas, con un interés del 5% anual para las obras de las siguientes carreteras:

 

 

  • FIGAREDO –IGLESIA DE TURÓN
  • LA PEÑA – SANTIRSO
  • SUEROS –SEANA
  • IGLESIA DE TURÓN – URBIÉS
  • BAIÑA – LA PEREDA

En los primeros años del siglo XX, se llevaron a cabo la construcción de las mencionadas carreteras.

La mina de mercurio en el Cañu la salud, saliendo de La Peña en dirección a la Rebollada

CARRETERA OVIEDO – FIGAREDO

El día 8 de noviembre de 1968 y con un coste de 650 millones de pesetas, se inaugura esta carretera (la conocida como carretera nueva), que supuso una notable mejora en las comunicaciones de nuestro concejo (con la supresión de la carretera del Padrún), en la década siguiente se inauguraría el segundo tramo FIGAREDO – CAMPOMANES, y en 1988, dieron comienzo en Oviedo las obras del desdoblamiento de esta carretera, con los siguientes tramos:

 

  • OVIEDO – MIERES, se inauguró el 21 de agosto de 1993 (ministro Borrel)
  • SENRRIELLA – POLA DE LENA,  se inauguró el 26 de noviembre de 1993
  • SANTULLANO – SENRRIELLA, se inauguró el 3 de diciembre de 1993
  • Los tramos MIERES –SANTULLANO Y POLA DE LENA – CAMPOMANES se abren en el año 1994.

Primer túnel por la parte de Mieres, de la carretera nueva Oviedo-Mieres,, principios de los años 60 del pasado siglo XX.

De esta manera finalizaron las obras del desdoblamiento de esta carretera.

Hasta aquí la breve e interesante historia de nuestras principales vías de comunicación.

FUENTE: JUAN JOSÉ MENÉNDEZ FERNÁNDEZ

 

 

 

 

 

Artículo de ABC sobre la Carretera Oviedo-Mieres

Contribución de las parroquias del concejo a la reparación de caminos. Año 1866

¿Pero que me estas contando? Políticos, Periodistas y tertulianos

CHARLA DE JULIO CÉSAR HERRERO EN TERTULIA 17 DE MIERES (Viernes 29-09-2017)

Julio César Pérez Herrero

Excelente charla la proporcionada el viernes 29 de septiembre en la Casa de la Cultura de Mieres a cargo de Julio Cesar Herrero, periodista, Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Comunicación y Marketing Político.

Pequeña reseña del ponente   

Julio cesar Herrero nació en el barrio de San Pedro, de la calle B o Rosalía de Castro. Para los mayores, C/ La Legión.

Estudio en sus inicios en el Colegio Público Teodoro Cuesta, en aquellos años solo era “les escuelines”, y del instituto Bernaldo de Quirós. Julio cesar dice que los mejores recuerdos de estudiante se quedaron entre los muros de ese palacio.

 

 

La mesa con nuestro presidente Juanjo y el invitado Julio César Herrero

Sus publicaciones

Además de diferentes artículos en revistas nacionales e internacionales (relacionados con los debates, el discurso político y la propaganda política) y capítulos en libros colectivos, Julio César Herrero es autor de los textos:

  • Una forma de hablar,
  • El Candidato: manual de relaciones con los medios
  • Manual de Teoría de la Información y de la Comunicación
  • La Comunicación, en campaña. Dirección de campañas electorales y marketing político
  • El primer texto en español sobre pensamiento crítico aplicado al discurso en medios de políticos y periodistas.

    Aspecto de la sala durante la charla

Ha trabajado como asesor en comunicación política con el National Democratic Institute y con la Fundación Pablo Iglesias en América Latina durante diez años formando a diputados, senadores, alcaldes y ministros de diferentes países latinoamericanos.

Actualmente el Director General de CESCOMPOL (Centro de Estudios Superiores en Comunicación y Marketing Político), teniendo a su cargo la dirección de un máster, dos especialistas, dos expertos y cuatro títulos de formación continua en comunicación y marketing político, campañas electorales, comunicación de gobierno y análisis político de la Universidad de Alcalá.

Sus actividades profesionales

Colaborador y presentador en diferentes programas de radio y televisión, es analista político en:

  • “La tarde de Ángel Expósito” de la Cadena COPE
  • “La tarde y en La noche en 24 horas” de TVE.

Otra vista de la sala

Tertulia 17 de Mieres agradece el esfuerzo que realizo para estar con nosotros en Mieres, sepan los lectores que el día de antes de la charla llegó de República Dominicana de impartir varias conferencias, desde allí (en el mismo aeropuerto), cogió el coche y vino directamente a Mieres, Julio césar regresa a su villa natal siempre que puede.

Como anécdota este mierense de convicción lamenta que en su curriculum vitae no haya un apartado para incluir que fue pregonero de Los Mártires de Valdecuna (valle de Cenera-Mieres). Julio César reconoce que fue uno de los momentos más emotivos de su vida.

La Charla coloquio

La charla en la Casa de la Cultura de Mieres fue todo un éxito de público (sala repleta), excelente exposición con el título:

Julio Cesar Herrero

¿Pero que me estás contando? Políticos, Periodistas y tertulianos

Amena, rica en detalles y participativa, un autentico lujo para los asistentes la brillante exposición del ponente. No ha dejado en excelente sabor de boca y momentos inolvidables, ¡¡MUCHAS GRACIAS JULIO!! Un autentico lujo haber podido contar contigo.

La Cena en “El Cenador del Azul” de los tertulianos con el ponente

La cena se realizo en el cenador del Azul (C/Aller de Mieres), como siempre José y el personal del restaurante nos recibieron con todo cariño y nos dispensaron una atención digna de mencionar en este artículo. Todo perfecto (no se les escapa un detalle), Noel todo un profesional en su trabajo, atento y siempre correcto, la cena excelente y riquísima, a Tertulia 17 de Mieres no nos coge de sorpresa la calidad y profesionalidad del Restaurante, nuestra sinceras felicitaciones a todos los que forman parte de él.

 

la mesa del restaurante (El Cenador del Azúl)

Se alargó la sobremesa y se debatieron temas de actualidad hasta bien entrada la madrugada, con muchos temas aún en el tintero la noche ya no daba para más, nos despedimos con pena de lo rápido que paso la velada, pero todos encantados con la excelente jornada vivida. Para finalizar, de nuevo agradecer al ponente el momento vivido.

 

 

 

 

Julio César Herrero y Juanjo durante la firma del julio César en el libro de visitas de Tertulia 17

¡¡MUCHAS GRACIAS JULIO, DE CORAZÓN, AQUÍ TIENES UNOS AMIGOS SIEMPRE Y ESPERAMOS VERTE A MENUDO ENTRE NOSOTROS. SABEMOS DE BUENA FUENTE QUE VIENES A MENUDO A ESTA QUERIDA Y HERMOSA CIUDAD, ENTRE OTRAS COSAS PORQUE ES LA TUYA!!

TERTULIA 17 DE MIERES

Saltos de Agua de Somiedo: cien años de sociedad

“Somiedo un poema escrito por el agua”

El biólogo y miembro de Tertulia 17 de Mieres Victor M. Vázquez

Artículo en abierto de nuestro tertuliano Víctor M. Vázquez  en La Nueva España del 22 de septiembre de 2017

Perdóneme el lector la licencia de repetirme al iniciar este artículo que intenta rememorar la entrada en funcionamiento de la primera central hidroeléctrica asturiana y germen de la gran empresa regional Hidroeléctrica del Cantábrico, antes Saltos de Agua de Somiedo y hoy en día integrada en la compañía multinacional Energías de Portugal (EDP).

Y digo repetirme, porque el 17 de septiembre de 2011, en la Tercera Romería de la Trashumancia celebrada junto al lago de La Cueva, tuve el honor de pronunciar el pregón y lo inicié con las palabras que reproduzco a continuación: “Somiedo es un poema escrito por el agua, una balada caótica de versos labrados piedra a piedra; pero es poesía armónica y hermosa, arropada por la vida que aflora en todas partes. Poema vivo, arcaico pero eterno, imperecedero aunque vetusto, primitivo pero inmortal, como si hubiera sido concebido para perdurar y ello pese a que tantas y tantas veces, los seres humanos vengamos contribuyendo a su composición con renglones retorcidos”.

Pues bien, este poema imaginario -un soneto, por supuesto- contiene un gran verso endecasílabo que no es otro que el que se refiere a la mano del hombre dominando el agua para dar vida a la Central Hidroeléctrica de La Malva, cuyo centenario de entrada en funcionamiento estamos celebrando en estos días.

la central hidroeléctrica de La Malva vista desde el aire. (LNE)

Es difícil imaginar cómo en aquellos lejanos inicios del siglo XX, con el retraso cultural y social de Asturias, las dificultades en las comunicaciones, la precariedad en el trabajo manual, la escasa industrialización y un sinfín de impedimentos sobrevenidos, se hubiera llevado a cabo lo que entonces fue una obra de titanes.

Para entender cómo se obró el milagro, cómo se desarrolló la aventura de la electricidad en Somiedo, hay que rememorar la figura de los aventureros, de los hombres intrépidos que superando riesgos de todo tipo fueron capaces de dominar un territorio inhóspito por lo quebrado y salvaje. Por aquel entonces por estas altas tierras ya se dejaba ver la figura de D. Narciso Hernández Vaquero, verdadero emprendedor y artífice de la audaz aventura de generar energía con las aguas de los lagos de Somiedo, primero con las del lago del Valle y posteriormente con las de los de Saliencia. Los conocimientos técnicos y los proyectos redactados por Hernández Vaquero unidos a dos grandes empresarios afincados en Asturias, D. Policarpo Herrero y Vázquez y D. José Tartiere y Lenegre, constituyeron el germen de la sociedad civil privada Saltos de Agua de Somiedo, establecida en Oviedo el día 15 de marzo de 1913 junto con otros cinco socios, los marqueses de Aledo y de la Vega de Anzo, y D. José González Herrero, D. Celestino García López y D. Benito Collera Duyos. Con posterioridad, en 1920, la entidad se transformaría en una sociedad anónima que tomaría el nombre de Saltos de Agua de Somiedo-Hidroeléctrica del Cantábrico.

Central Hidroeléctrica de La Malva (2016). Imagen de Beatriz Pérez Fernández.

En la necrológica que publica en “ABC” el periodista asturiano Eugenio de Rioja, el 30 de octubre de 1964, comenta que “si la fe mueve montañas, en el caso de D. Narciso Hernández Vaquero, por su fe extraordinaria en Asturias y en los proyectos que patrocinaba, las ha movido literalmente”.

La imagen de Hernández Vaquero ha sido inmortalizada por su nieto, el arquitecto, escultor y pintor Joaquín Vaquero Turcios en el gran mural sobre la historia de la electricidad en Asturias que pintó en la central hidroeléctrica de Grandas de Salime, diseñada por su padre, el también arquitecto y artista Joaquín Vaquero Palacios. En él representa a D. Narciso sobre un corcel blanco recorriendo las montañas somedanas e ideando su primera central. Desgraciadamente estas tres generaciones de hombres admirables, que vieron y vivieron estas tierras somedanas, se nos han ido sin desvelarnos todas sus vivencias.

Sobre la Central de La Malva también escribe el teósofo extremeño Mario Roso de Luna, en su libro “El tesoro de los lagos de Somiedo” que vio la luz en 1916, pues tuvo la oportunidad de visitarla en obras antes de su finalización. Roso de Luna, el “fraterno amigo de Asturias” en palabras de Alfonso Camín, llega a sugerir que tal vez el verdadero tesoro de aquellas tierras estuviera en aprovechar la fuerza de las aguas descargadas desde las laderas del Pico del Mundo. Este topónimo está casi perdido en beneficio del que se utiliza actualmente, Monte Gurugú, y sería un cambio materializado con seguridad por somedanos que habían regresado de la guerra de Marruecos, que habían combatido en dicho lugar y que trabajaron en la construcción de la Central de La Malva combatiendo contra las fuerzas de la naturaleza en aquellas enormes laderas calcáreas.

La central hidráulica de La Malva. (El Comercio)

El libro de Roso de Luna, conocido en su tierra como el “Mago de Logrosán”, al que yo he calificado como realidad fantaseada o ficción legitimada, así como la primera guía mágico turística de Asturias, es con seguridad el texto que hizo que los nombres de Somiedo y de la Central de La Malva recorrieran gran parte del mundo, al menos el de los hispanohablantes.

La historia de esta célula madre de la generación de energía hidráulica en Asturias, concebida hace ya más de un siglo, sigue viva en uno de los rincones más bellos de Somiedo y a su vez en uno de los puntos calientes de la biodiversidad de nuestro primer Parque Natural. Perfectamente integrada en el maravilloso desfiladero de La Malva se ubica nuestra central más vetusta. Es posible que hoy en día, por simples motivos de rentabilidad, por escasa producción, por preservar la integridad de los parajes por los que discurren los canales, por mantener los lagos en su estado natural y por otras tantas razones que se me ocurren no se hubiera construido, como pasaría con otros muchos monumentos histórico artísticos e industriales. Pero este pequeño tesoro obra del hombre está ahí, en su sitio, celebrando su centenario. Si algún lector no ha estado nunca en él yo simplemente le recomiendo que visite el lugar, no le defraudará. Feliz primer centenario.

FUENTE: Víctor M. Vázquez 

JULIO CÉSAR HERRERO EN MIERES EL DÍA 29 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Charla Coloquio –

¿Pero qué me estás contando? Políticos, periodistas y tertulias

El Doctor en Ciencias de la Información y mierense Julio César Herrero ofrecerá una charla en La Casa de la Cultura de Mieres con el título:

¿Pero qué me estás contando? Políticos, periodistas y tertulias

CHARLA MUY INTERESANTE ORGANIZADA POR TERTULIA 17 DE MIERES
El próximo viernes día 29 de septiembre a las 19:30 horas, en la “charla coloquio” de Tertulia 17 de Mieres, tendremos con nosotros EN LA CASA DE LA CULTURA DE MIERES al prestigioso mierense Julio César Herrero, “NO OS LO PODÉIS PERDER”. LÍTICA

Biografía DE JULIO CÉSAR HERRERO

http://www.juliocesarherrero.com

     Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Comunicación y Marketing Político, Julio César Herrero fue Decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Camilo José Cela (entre Julio de 2009 y Septiembre de 2015), donde impartió Habilidades de Comunicación y Pensamiento Crítico. Anteriormente, ejerció la docencia en la Universidad CEU-San Pablo- donde inició la titulación bilingüe- y en la Universidad Complutense.

       Acreditado en las cuatro figuras docentes por la ANECA, tiene reconocido un sexenio de investigación por la CNEAI y el segundo vivo.

      Actualmente dirige el CESCOMPOL (Centro de Estudios Superiores en Comunicación y Marketing Político), formado por expertos en comunicación y marketing político, campañas electorales, lobby, geoestrategia, discurso político, seguridad, defensa y comunicación política. El Centro gestiona la formación a distancia de los títulos de postgrado en comunicación y marketing político y electoral del Instituto de Investigación en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Alcalá.

     Entre sus publicaciones, además de diferentes artículos en revistas indexadas y con índice de impacto (relacionados con los debates y la propaganda política) y capítulos en libros colectivos, Julio César Herrero es autor de los textos ‘Pero ¿qué me estás contando? Tertulianos, Políticos y Pensamiento Crítico’, ‘Una forma de hablar’, La comunicación en el protocolo. El tratamiento de los medios en la organización de actos’ y ‘El Candidato: manual de relaciones con los medios’. Es editor del ‘Manual de Teoría de la Información y de la Comunicación’, primer manual publicado en España adaptado a Bolonia, de Materiales para la innovación en Estructura de la Comunicación, y de ‘La Comunicación, en campaña. Dirección de campañas electorales y marketing político’. Próximamente, se publicará su último libro: ‘Elementos del Pensamiento Crítico’.

     Julio César Herrero es asesor político en ‘discurso público’, ‘relaciones con los medios de comunicación’ y ‘estrategias de argumentación y de debate’. Ha trabajado como asesor en comunicación política con el National Democratic Institute y con la Fundación Pablo Iglesias en América Latina durante diez años.

Ha dirigido diversos Gabinetes de Comunicación y es Fellow del Real Colegio Complutense en la Universidad de Harvard, Miembro del Consejo Editorial de la Journal of E-Government (Haworth Press) y del consejo editorial de la revista Doxa. Ha sido investigador en el John Fitzerald Kennedy School of Government (Harvard University) y en la University of California San Diego.

     Colaborador y presentador en diferentes programas de televisión, ha sido director de Onda Cero en el sureste de Madrid y presentador del magazine ‘Gente de Aranjuez’. Ha dirigido y presentado el magazine nacional ‘Queremos hablar’ en ABC Punto Radio. Actualmente es analista político en el programa ‘La noche en 24 horas’ de TVE (y del Canal Internacional), y en La Tarde, de Angel Exposito (Cadena Cope).

Campomanes: ¡Áteme usted esa mosca!

Artículo en abierto de La Nueva España del día 30-08-2017 de nuestro tertuliano José Fernández (Pepe)

José Fernández

Las consecuencias de las obras para traer la Alta Velocidad a Asturias y las compensaciones a los vecinos

José Fernández 30.08.2017 | 03:30

Las obras de la variante de Pajares. FERNANDO GEIJO

Lo dice la escritora Hope Jahren cuando escribe que “todo comienzo es el final de una espera”. Efectivamente. Pero para evitar las rencillas que son la madre de los rencores, manifestar, en primer lugar una actitud: “no me interesa escribir en ratos de ocio para que se me lea en ratos de ocio. Lo que me interesa es la vida y los asuntos humanos, con todos sus sinsabores y dificultades”. En segundo lugar, sobre la esperanza, decir que es hija de la memoria del pasado y de las promesas para el futuro. Ese pasado y ese futuro, como es normal, tienen un vértice común que es la justicia; por eso hacemos este artículo. Porque sin justicia el pasado ofende y el futuro es incierto.

Y un ejemplo de lo que decimos lo encontramos en nuestro concejo, en tiempos recientes, y que introduce más que dudas sobre la ponderación que debe regir las decisiones de nuestra Corporación municipal. Nos referimos a la decisión aquella que tomaron sobre el uno por ciento cultural del presupuesto de la Variante; y no sé si pensar que no son conscientes de lo que hicieron o piensan ellos que el silencio correría un tupido velo sobre una decisión que pone de “pan moyao” a los vecinos de Campomanes y sus valles: Huerna y Pajares. No sé a qué carta quedarme, la verdad, pues tal vez se aprovecharon de que la sociedad lenense está petrificada, con palabras de Simone Veil, sin capacidad alguna de reacción. O ellos son seres momificados regidos por la indolencia y la hipocresía como principios básicos de gobernanza, con los votos como punto de referencia único. Y que hace pensar, de estos concejales, que, del Ayuntamiento, hacen más un cortín de abeyes que colmenar a campo abierto. Hay que recordarles, como institución, su falta de respeto a quienes sufrieron durante años, desde los ochenta hasta nuestros días, las consecuencias de abrir puertas a la meseta desde Asturias, con el desarrollo y el progreso como argumento principal.

Las obras de la variante de Pajares.

Porque, para bastantes, la Variante es la madre de un desastre ecológico, medioambiental y cultural que arrasó con todo lo que encontró por delante en la misma zona donde anteriores desastres medioambientales habían arrasado con todo por la mejora de la relación de Asturias con la meseta. Y como es normal, como bien domesticados que estamos, nadie ni levantó una voz ni escribió una línea sobre las consecuencias; también es verdad que nunca tuvimos a nadie con los cojones de Erri de Luca cuyo libro, “La palabra contraria”, es un relato de su estancia en la cárcel por defender a quienes en Italia sufrieron bastante menos de lo soportaron los vecinos de Campomanes.

Y si entramos en las cuestiones domésticas de la Variante, con sus tres protagonistas, la ideas que salen a relucir son más que negativas pues se mezclan cuestiones de personas con agravios comparativos. La Corporación municipal, Campomanes y sus valles, y la Variante tienen la forma un triángulo más isósceles que equilátero. En principio, y sin humor, visitar Campomanes y sus valles es llevar nuestra realidad a Petibonum, la aldea donde vivían aquellos galos indómitos con el poder romano. Pues bien, el más simple análisis de las obras alrededor de Campomanes y sus valles nos permiten escribir que es una población rodeada de imposibles por todas partes, y que en la planificación de dichas obras, las nuevas tecnologías empleadas se utilizaron con un único fin, la obtención del mayor beneficio posible a costa de todo lo que fuese necesario. Y sin duda que lo consiguieron porque, al día de la fecha ni el ministerio de Fomento ni el Ayuntamiento de Lena ni los propios de Campomanes hablaron de algún proyecto compensatorio de tanta barbarie: todas las instituciones se aprovecharon de que en Campomanes no hay el sentido de la comunidad esa donde cada uno, como individuo, encontraría confianza, bienestar y seguridad; por eso unos tienen la suerte de que los otros se conformen con un semáforo en el cruce y sean víctimas silenciosas, por desidia e ignorancia, del desapego, de la discontinuidad y del olvido: ni mejoras urbanísticas ni sociales ni culturales como demanda colectiva para afrontar un futuro con dignidad. Como quiera que sea, mientras nadie les diga, que no se lo dirán, que un hombre solo es como una pelota sin dueño a la que todo el mundo pega patadas y nadie la recoge, no hay nada que hacer.

Sobre la Corporación municipal, el otro lado del isósceles, y sobre su decisión de destinar el uno por ciento para cultura del presupuesto de La Variante, a las excavaciones de La Carisa (1.200 m. de altitud) y no sé qué más, produce sonrojo; basta leer lo que dice el profesor Santos Yaguas en el libro “Los astures y el ejército romano”. En la pag. 62, escribe el profesor que según se desprende de los restos materiales descubiertos en La Carisa, no parece que tuviese lugar la gran batalla de los astures contra los ejércitos romanos ni que se produjese allí el asentamiento ni siquiera de forma temporal por la topografía, la altitud y las dificultades de abastecimiento. Y si quieren tener delante imágenes de La Carisa, entren, por favor, en el blog El jardín de la Barrosa, en el mes de julio: rebusquen y comprenderán lo que es una alcaldada: es que nos da hasta vergüenza seguir escribiendo sobre este tema. Aunque dejaremos claro, contra los cizañadores, que para listos y avispados, los de Carabanzo, quienes al unísono, como Fuenteovejuna, hicieron muy bien en aprovechar las consecuencias todas de las andanzas del tal Carisius por sus cordales para montar el cristo que montan con esta anécdota. Ellos no son culpables de nada; sí llevan encima la ignominia quienes con sus decisiones, manifiestan un desconocimiento absoluto del patrimonio existente en el ámbito de Campomanes: se podría recuperar el Camino de Santiago a San Salvador, Patrimonio de la humanidad, que va desde Pajares, San Miguel del Río, Santa Marina, Llanos de Somerón, Puente Los Fierros, Fresnedo, Herías, Campomanes,Vega del Rey, Vega del Ciego … carretera abajo, hasta el Padrún; además de la iglesia de Bendueños con sus pinturas y su camerino, de actualidad en la revista Vindonnus. No estaría mal tampoco que se planteasen una reproducción exacta del mosaico de Mamorana, ejemplo de nuestra profunda romanización, más que las árgomas de La Carisa. Tampoco sobraría hacer algo con el Fuero de Campomanes, entre los más antiguos, como escribe Monchu Estrada.

Las obras de la variante de Pajares.

¿Me entienden, entonces, si escribo que, con su decisión, lo que hizo nuestra Corporación fue menoscabar la dignidad de Campomanes y sus valles? Está bien que sufran las consecuencias de ser una villa itineraria, pero un puntín de respeto supone, como mínimo una compensación social, cultural y urbanística con el uno por ciento cultural de la Variante. Sin embargo, como políticos al uso, a unos les dieron los huesos que roer y a otros la carne que masticar. Y para colmo de la vergüenza , y como siempre, y para terminar, estamos seguros de que tampoco faltará el artista salido de su torre de marfil, vendido por una instalación a 1.200 m. de altura, a estos mercaderes de la palabra; presentará algo, a 1.200 m. que ni será arte ni será cultura. Será un ejemplo de la ineptitud de unos para halagar la vanidad de otros y para faltar al respeto a quienes merecen algo más que un nombre propio y una tomadura de pelo. Ignoran ambos, artistas y conmilitones, que entre la contención y la resignación hay un tramo que recorrer y no conviene que se haga. Porque “Vivir no es cultivar la impotencia”, dice el poeta J.Guillén.

Suscriben este artículo María Dolores Martínez, presidenta de la Asociación de Vecinos de Campomanes, y Enrique Alonso, presidente de la asociación cultural “Destellos Comarcal”

Contra el paternalismo rural

Los problemas y el despoblamiento del campo asturiano

José Fernández 17.07.2017 | 03:47

Contra el paternalismo rural

José Fernández

Con el destino en la suela de las chirucas, voy a Ramoniz donde me esperan las vacas para el encuentro de todos los días. Y mientras me consume esta lengua de fuego que es el camino que ya hicieron las tres o cuatro generaciones anteriores a mí, pienso en cuánto cambiaron los tiempos que ahora me obligan a pensar en gentes que quieren tener razón sin sabiduría o placer sin felicidad. Además, en estos momentos, préstame pensar en B. Russel, quien dijo que el mundo personal se construye a partir de los datos de la conciencia. Y a fuerza de sinceridad, me pregunto si la ambigüedad y la confusión actuales tendrían los mismos contenidos que entonces, cuando abuelos, bisabuelos o padres, pisaban el mismo barro que yo ahora, acuciados por el sol y las tormentas. Supongo que no, como es normal. Ellos nunca verían a una consejera de Medio Rural hacer una enumeración de objetivos cumplidos que hablan del campo asturiano como remedo del paraíso terrenal. Con su voz apacible, reflejo de un alma serena, nos dice, por lo que calla, que nuestro ámbito tiene dos caras con rasgos bien diferentes. En primer lugar la de quien la escucha, sufridor de una realidad devastadora del mundo rural, desde dentro. Y si a esto añadimos esa sensación de soledad tan fría como una xelá de febrero, y que brota de lo más hondo de un alma sin horizonte, buscar una definición es traer a colación la novela que se titula Campo cerrado: por instinto, siente que aquel mundo protector que conoció en tiempos nunca más volverá. La casa en la que se nacía, se crecía, se envejecía y se moría ya no tiene continuidad; es más, aunque ignora que Llamazares escribió para él los versos yo vengo de una raza de pastores que perdió su libertad cuando perdió sus ganados y sus pastos, sabe, sin embargo, que la semilla entonces de una convivencia hoy inexistente, los verbos dar<>recibir<>dar, no fructifica entre otras cosas, por la mecanización sin sentido que tenemos, según A. Martínez; sabe también que la imposibilidad de patear su valle y su monte por culpa de los matorrales le hacen sentir algo tan hondo y desolado como una zanja abierta en la mitad del corazón. Un corazón transido por el dolor.

Y porque se sabe ya derrotado, piensa que la ciudad, como alternativa, hace de ti un ser zarandeado por un mundo ajeno a la libertad y contra toda sensación de pertenencia, como muy bien sabía Delibes, por ejemplo. Su libro “Un mundo que agoniza” o las novelas y cuentos que tienen los paisanajes castellanos como protagonistas (El disputado voto del Sr. Cayo) sufren por lo mismo y entonces, como ellos, miro hacia atrás y sólo encuentro un lejano y doloroso olor a brezo. El mismo olor que recorre la novela “La lluvia amarilla” o las cocinas de “Palabras mayores”, de E. Gancedo o las páginas de la “España vacía” de Sergio del Molino quien sacó a la luz con brillantez la historia del abandono programado que sufrió la España rural con la complicidad de muchos silencios culpables. Ahora aquí tienen las consecuencias sin posibilidad de retorno pese a todos los objetivos cumplidos que enumera la señora Consejera con voz serena y espíritu apacible. Claro que la culpa no es de ella. Esto viene de atrás y nada tiene que ver con las quemas de montes o matanzas de lobos pese a los filibusteros políticos que los utilizan como arma arrojadiza. Esto viene, como escribe Caro Baroja, de cuando la mano de obra de aquellos improvisados polígonos industriales salía de aquella población rural que buscaba algo que llevarse a la boca bajo un techo de cualquier manera; con otras palabras, lo que se hizo con el hambre de unos fue llenar el tubo digestivo de otros para los tiburones de siempre a los que todos temen y nadie pone freno. Y ahora -¿cómo decirlo?- para los últimos de Filipinas, para los últimos aldeanos ¿qué nos dejan? Nos quedan las migajas europeas, llenas de papeles y de burocracia y vacías de futuro. Pero propio de la casa, casi nada.

Y como el pasado, en el presente, ya empieza a renquear y en poco habrá desaparecido porque ni siquiera hay sentido de pertenencia de hijos a padres como bien escribe el autor de Alabanza de aldea (título dulce para un contenido descorazonador). Ahora, para las mentes lúcidas, el futuro pasa por un edulcorado turismo rural, sin más proyectos que un inmueble como recurso principal. Lo decimos así porque las instituciones responsables, desunidas y sin proyecto alguno relacionado con el tema, no hacen nada, ni individual ni mancomunadamente, para atraer un turismo al que hay que fidelizar mediante esa calidad que nadie mejor que ellas pueden ofrecer. Como es obvio, son incapaces de sentarse, elaborar un proyecto y planificar juntos. Al revés. Presumen de desunir como mérito principal. Por ignorancia, convierten al turista rural en un simple paseante que consume calorías para justificar una cena suculenta. Porque el turista de senderos y caleyas, al pairo, gusta de mastines amarrados para llevar suelto su perrito o pregunta por los osos encorbatados para una aventura visual que contar a los amigos. Y si los gallos cantan y los despiertan o nuestros perros no paran de ladrar en la noche por culpa de los osados jabalíes, llamarán al ayuntamiento porque sufren mobbing porque no pueden conciliar el sueño. Y no hablemos ya de vacas y del cucho cuyo aroma recorre la aldea como un chanel rural y asturiano muy diferente del apestoso asfalto y humos de gasolina que tanto se echa de menos después de unos días de aldea, en su casa rural.

Y para colmo de males, los últimos desastres ecológicos (osos y lobos cruelmente abatidos o montes intencionadamente arrasados por el fuego) dan una imagen de estos bárbaros del norte como seres incapaces de convivir con una naturaleza equilibrada y feliz, en estado sangrante ahora por la ignorancia de quienes tendrían que ser sus jardineros. Es decir, la culpa del paisano. Y vuelta a empezar otra vez: como en los mandamientos de la ley de Dios, todas las normas son en negativo, contra nosotros como únicos responsables de todos los desafueros habidos y por haber. Nos tratan como si fuéramos tontos de capirote.

Sin embargo, para ser justos y pro domo mea, cada cual tendría que asumir las consecuencias y las responsabilidades de sus actos, de sus leyes y de sus palabras, que también las tienen. Por ejemplo, si los conservacionistas consideran al lobo un animal sagrado que hay que conservar a todo trance, que se hagan responsables de su ideario ecológico y organicen patrullas para cuidar los rebaños de los paisanos durante la noche. Y hasta que aúllen como ellos si quieren y les parece bien. Otro tanto la administración; si dice que no se puede quemar la maleza de los montes que asuma ella su responsabilidad y la limpie para evitar el pernicioso matorral. Es más, si los pastores pierden animales por los ataques del lobo o del oso, el pago tiene que ser rápido para poder enjugar la pérdida. Y si se planifican cotos de caza (parece ser que es algo progresista) que las indemnizaciones por daños de los jabalíes sean el equivalente al valor económico real del producto que masacran. Todo lo contrario: como en la rueda de la fortuna, por todo ello y más, seguimos con más abandono y más soledad; seguimos con la triste sensación que nos embarga cuando ponemos palabras a nuestra realidad; soportamos un feroz paternalismo político, social y cultural que ofende a Dios porque es el muro que impide cualquier reflexión sensata sobre nuestro futuro y las alternativas que se pudieran plantear. Lo que tendría que ser un sector mimado por la sociedad asturiana, fuera de nuestra geografía rural se siente como una vergüenza y cualquier cabeza hueca opina sin pudor alguno sobre lo divino y lo humano de la Asturias rural. Por eso les decimos, como meros ejemplos, que si algo les importa nuestra forma de vida, cuando salgan en la televisión, hablen de cuidar nuestros puertos como el parque San Francisco, dígannos que el cucho es el mejor humus para nuestros cordales, que se harán reforestaciones sin molestar los pastos, que los conservacionistas cuidarán los rebaños de los pastores y los políticos harán, alguna vez, leyes o normas en positivo para la gente que vivimos en los pueblos, y nos gustan las vacas porque eran la forma de vida de nuestros antepasados durante cientos de años. Dígannos que preguntarán más para equivocarse menos. Y si quieren saber de qué hablamos, lean, por favor La vida del pastor de James Rebanks. Igual les sirve para entender nuestra vida con menos frivolidad que la que están dejando entrever. Tal vez sirva para contestar algo sensato a Consuelo, de 80 años, cuando se pregunte: Dios mío ¿qué va a ser de nosotros? Y así veremos con claridad la otra cara que podría tener el campo asturiano.

Potenciar el sector primario, una necesidad

Los proyectos del Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur para generar riqueza

Artículo  de Juan José Menéndez Fernández “en abierto” en La Nueva España del sábado 8 de julio de 2017

Enlace: http://suscriptor.lne.es/suscriptor/cuencas-opinion/2017/07/08/potenciar-sector-primario-necesidad/2132413.html 

Potenciar el sector primario, una necesidad

Juan José Menéndez Fernández

El sector primario fue la base de la economía de muchas familias de la zona central asturiana hace no tantos años.

En este momento los habitantes del territorio central asturiano estamos experimentado un cambio importante con la desaparición de los recursos tradicionales con el desvanecimiento de la industria.

La crisis industrial, la pérdida de suelos fértiles, el abandono de nuestros pueblos, la pérdida general de empleo y la crisis general en los recursos hídricos (propiciada a nuestro entender también por el cambio climático), han confluido y son determinantes para que el Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur sitúe el problema en el primer plano de las reflexiones estratégicas y como objetivo prioritario a corto o medio plazo para buscar alternativas a la crisis social e industrial.

La apuesta del Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur es la de fomentar y ayudar explotaciones agrícolas, forestales y ganaderas sostenibles de todo tipo.

La consecuencia directa de la crisis económica que estamos sufriendo está contribuyendo a incrementar la conciencia de la sociedad en busca de diferentes alternativas que contribuyan a recuperar la relación ancestral que ha tenido el campo con los territorios y a resituar el medio rural en el primer plano de las alternativas a la larga crisis que desde hace tiempo padecemos. Además, la estadística indica (salvando las distancias), que la zona central asturiana estamos soportando una sangría demográfica sin parangón, parecida a la sufrida en los últimos años del siglo XIX y los albores del siglo XX por la emigración en prácticamente en todo el territorio asturiano.

bosque de castaños

El Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur acomete el problema buscando potenciar el sector primario en busca de alternativas reales y llevándolas (a nuestro entender), al lugar que le corresponden por su papel fundamental como sustento básico de toda organización social.

Pretendemos elaborar programas específicos de implantación de nuevos tejidos industriales en los territorios y hacer campañas informativas para reactivar (la agricultura, la ganadería y la foresta), en nuestros ámbitos de influencia. Es esencial ese trabajo, no solamente para la recuperación de nuestra identidad, si no porque el territorio representa un patrimonio excepcional de nuestro legado. Además, creemos que constituye un plus inmejorable para un desarrollo sostenible del potencial turístico que tienen estos territorios, a nuestro entender con mucho contenido y mal explotado. Hay que pensar que muchas veces lo caro de un proyecto bien diseñado, estudiado y avalado, posiblemente no sea gastar, sino que es invertir, como ejemplo válido no tenemos nada más que mirar a nuestro alrededor en estos últimos años.

Se necesita crear una oferta turística interesante y competitiva, que contribuya a la buena salud de nuestro patrimonio natural y patrimonio industrial, así como la de los ciudadanos residentes y de los visitantes.

Se hace imprescindible buscar las fórmulas adecuadas para que los territorios vuelvan o intenten volver a sus épocas más doradas. Para ello, se necesita un replanteamiento nuevo de estrategias, un compromiso político y social real, con plazos de cumplimiento con el objetivo que su crecimiento sea sostenible, positivo y rentable.

castañas

Es necesario buscar estrategias competitivas en nuestros montes. El Inventario Forestal Nacional, habla del más del millón de hectáreas de superficie forestal en el Principado (Asturias dispone de 72,7 hectáreas de árboles frente a los 54,8 hectáreas de la media nacional por comunidad autónoma). Asturias es la tercera comunidad productora de madera del país, solo por detrás de Galicia y País Vasco y, sin embargo, se ve obligada a importar madera, principalmente de castaño y pino de países como Nueva Zelanda y Chile.

El problema de no utilizar adecuadamente nuestros espacios forestales es el abandono del monte, según los expertos, no se no puede utilizar debido a su baja calidad”, y explican, que esa baja calidad está directamente relacionada directamente, con el abandono de los montes. Necesitamos planificar el territorio (hay que saber lo que queremos de él), con un buen modelo económico y aprovechando nuestros recursos.

Es inevitable exigir a nuestros gobernantes medidas urgentes para sanear nuestros montes de las enfermedades que los están arrasando, en el aspecto del castaño que es nuestra mayor mancha forestal, es muy urgente tomar medidas contra la “avispilla del castaño”, “el chancro” y “la tinta”; frente a la avispilla, algunas Comunidades Autónomas ya están luchando contra el insecto invasor procedente del continente asiático, en cuanto a las dos siguientes la universidad lleva tiempo intentando frenar la enfermedad con diferentes tratamientos silvícolas.

Es ineludible potenciar las vías necesarias para potenciar los mercados agrícolas y ganaderos actuales y la creación de otros alternativos, con el fin de hacer efectivos los canales de venta directa.

El Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur va a proponer a las administraciones locales y regionales un nuevo plan de choque que potencie el sector forestal, agrícola y ganadero. Para ello y mediante la firma de acuerdos de colaboración, se ofrecerá la oportunidad de brindar a los profesionales de los distintos sectores un nuevo servicio de información, formación y asesoramiento.

Aspecto de una cepa adulta de castaño en la que se observan todos los fustes afectados por el chancro

Es necesaria y prioritaria la puesta en marcha “inmediata” de un planificado desarrollo formativo de los productores forestales, agricultores y ganaderos, especialmente atendiendo a sus necesidades y reivindicaciones.

El sector primario es aún una asignatura pendiente en Asturias y se necesita un frente común para resolver sus graves problemas. Grupo El Maeral Sociedad Cooperativa Astur trabaja para poner en marcha una batería de medidas que lleven a la reactivación del sector primario en Asturias.

Como dijo el filósofo Sófocles: “El cielo nunca ayuda a quien no actúa”.