Detalle solidario de Tertulia 17 de Mieres

TERTULIA 17 DE MIERES

Tertulia 17 de Mieres siendo consciente del golpe social que asentó el COVID 19 (Coronavirus) en nuestro concejo, el miércoles 17 de junio de 2020, a las 10:00 horas, una representación de nuestra tertulia, realizo un acto solidario y hizo entrega a la Asociación Mierense de la Cocina Solidaria (AMICOS), en su sede de la plaza de abastos de Santa Marina de Mieres.

La donación es especies (valorada) de 400 € y compuesta por lo siguiente:

•             40 kg de carne

•             Embutidos

•             Yogures

•             Leche

•             Lote de 200 mascarillas

La pretensión de nuestra tertulia es tener un detalle solidario con muchos de nuestros vecinos que lo están pasando mal por la pandemia que padecemos y que golpea de frente a muchos de nuestros vecinos/as.

Una vez más Tertulia 17 de Mieres es solidaria y está a lado de los más débiles de nuestra sociedad.

TERTULIA 17 DE MIERES

Tertulia 17 de Mieres (Cita Gastronómica)

TERTULIA 17 DE MIERES

Tertulia 17 de Mieres retomo el viernes 29 de mayo de 2020 su actividad anual y reuniones gastronómicas, fue una primera toma de contacto, después del obligado confinamiento y parón por el Estado de Alarma que estuvimos padeciendo y para vernos antes de la inactividad del «periodo estival» de todos los años.

Tertulianos en la mesa

La fase dos del Estado de Alarma nos permitió el lujo de vernos de nuevo los tertulianos y compartir mesa y mantel entre animadas conversaciones. Poco a poco nuestra entidad volverá a retomar sus actividades y el pulso normal de funcionamiento.

Esta vez el encuentro y reunión tuvo lugar en el Cenador del Azul, aparte de ser un restaurante habitual para Tertulia 17 de Mieres, esta vez cumplía con todos los requisitos legales, por tener un local adaptado y acomodado a la fase dos del Estado de Emergencia.

El momento actual que vivimos (de manera general) en el mundo, hace que tengamos que adaptarnos a un nuevo escenario de vida. El COVID 19 impuso su ley y tod@s estuvimos con medidas excepcionales para evitar contagios y su propagación. Ahora (ya en otras condiciones) y con las debidas precauciones, parece que estamos saliendo poco a poco de tan triste y dolorosa pandemia, aunque hay que ser prudentes y esperar a ver que pasa en el futuro más cercano (sin descartar ningún escenario). Mientras tanto, habrá que intentar disfrutar el periodo estival y en septiembre (si es posible), a disfrutar de nuevo con Tertulia 17 de Mieres.

Mucha suerte para todos. Tertulia 17 de Mieres

¡¡¡TERTULIA 17 DE MIERES, CONSOLIDANDONOS DÍA A DÍA!!!

El Premio de Gastronomía “SABER Y SABOR” son el máximo galardón que  otorga TERTULIA 17 DE MIERES en su vertiente  gastronómica.

Diploma acreditativo del premio Saber y Sabor año 2019

Como en anteriores ocasiones (esta es la segunda edición desde que se restauro el galardón), y a través de este reconocimiento, TERTULIA 17 DE MIERES quiere poner en valor el trabajo que realiza la industria hostelera y su contribución al desarrollo económico del concejo, así como reconocer  la hostelería  de restauración que (a nuestro modesto entender), son un claro ejemplo y un modelo a seguir para el resto de empresas del sector.

Para la Asociación Cultural y Gastronómica TERTULIA 17 DE MIERES,  el encuentro “comilón”  es algo habitual  y tradicional, ya que lo hacemos todo el año (a excepción de julio y agosto), los últimos viernes de cada mes en diferentes locales de hostelería que van desde la restauración tradicional, hasta restaurantes de especialidad (tipo de cocina específica) o restaurantes gastronómicos de gran prestigio.

En esta ocasión la entrega del premio gastronómico se efectuó el día 31 de enero en la Casa de la Cultura de Mieres en horario de 19:30 horas. El acto contó la colaboración  del «CLUB  LA NUEVA ESPAÑA DE LAS CUENCAS» y comenzó con un RESUMEN AUDIOVISUAL del recorrido de TERTULIA 17 DE MIERES EN SUS 29 AÑOS DE HISTORIA, «UN REFLEJO CULTURAL Y GASTRONÓMICO DEL CONCEJO DE  MIERES», en palabras de nuestro presidente, Juan José Menéndez.

Nuestro compañero tertuliano Braulio Antuña realizo la presentación profesional del ponente, gijonés criado en Oviedo «Luis Javier del Valle», licenciado en Ciencias Empresariales y que ha ocupado cargos de responsabilidad tanto en empresas como en entidades gastronómicas.

La charla posterior llevaba el titulo «GASTRONOMÍA Y SOCIEDAD», en ella el prestigioso ponente afirmo que «El deleite gastronómico es un transmisor de cultura» poniendo especial énfasis en la promoción de las bondades de la producción agroalimentaria asturiana.

Leer ponencia completa de Luis Javier del Valle Vega, aquí: http://tertulia17.com/gastronomia-y-sociedad/ 

Una vez finalizado el acto en La Casa de La Cultura, Juan Permuy, gerente del « RESTAURANTE LA VIOLETA» y hermano de José, Gerente del  RESTAURANTE PREMIADO LA CONSISTORIAL, invito a los comensales e invitados a la cena del galardón  «SABER Y SABOR» a un “vino español” en su establecimiento hostelero, para más tarde dirigirnos al CENADOR DEL AZUL (Restaurante premiado en la edición anterior de los premios)

Una vez en el Restaurante prosiguió el buen ambiente y las animadas charlas referentes al evento gastronómico y otras cuestiones gastronómicas. El menú preparado para la ocasión consistió en:

  • Entrada: Lomos de anguila ligeramente ahumados con pimientos  
  • Primer plato: Puerro pochado y patatas rellenas de pulpo
  • Segundo Plato: Rape con almejas  
  • Postre: Tarta de fresón

Todo ello regado con unos caldos:

  • Tinto:  Crianza de Rioja
  • Blancos:  Albariño y Rueda
  • Agua Mineral

En la sobremesa, nuestro presidente Juan José Menéndez (Juanjo) hizo entrega del “PIN DE PLATA” de TERTULIA 17 DE MIERES  tanto al ponente del acto (Luis Javier del valle), como al Gerente  (José Permuy), del Restaurante galardonado “La Consistorial”, solicitando a su vez la dedicatoria y firma en el libro de honor del colectivo.

Obvia decir «EL CENADOR DEL AZUL» (José y su equipo), dan la talla en cualquier circunstancia y evento. Es un placer visitar este local y TERTULIA 17 de Mieres  lo hace de manera regular. Este establecimiento hostelero fue nuestro galardonado gastronómico, premio «SABER Y SABOR» año 2018. ¡¡¡QUEREMOS DE NUEVO FELICITARLOS POR EL BUEN HACER!!!

Ya entrada la madrugada dimos por finalizado un acto muy emblemático para TERTULIA 17 DE MIERES y que nos anima a seguir en esa línea de trabajo por nuestro querido concejo. Dar las gracias a todos y cada uno de los que hicieron posible que este galardón saliera con notable éxito y por último, hoy no quiero dejar pasar la ocasión para efectuar un emotivo recuerdo para los tertulianos que por desgracia ya no están con nosotros y que activamente colaboraron e hicieron posible estos 29 AÑOS DE HISTORIA CULTURAL Y GASTRONÓMICA en nuestro concejo.

TERTULIA 17 DE MIERES

GASTRONOMÍA Y SOCIEDAD. (Ponencia íntegra de Luis Javier del Valle Vega). PREMIOS «SABER Y SABOR»

Luis Javier del Valle

Presidente tertuliano, premiados, resto de tertulianos, amigas y amigos, señoras y señores, muy buenas tardes.

Gracias Balo por tus palabras e introducción.

Permitirme que mis primeras palabras sean de agradecimiento y felicitación.

Agradecimiento a Tertulia 17 y en especial a su presidente Juanjo, por haber pensado en mi persona para impartir esta conferencia que sirve de preámbulo a la entrega de lo que creo es su máximo galardón, su Premio Gastronómico “Saber y Sabor” en su segunda edición.

Y de doble felicitación. A la propiedad del  restaurante galardonado, La Consistorial, los hermanos Permuy, Juan y José, que hago extensiva a todo su equipo. Pero no sólo de este establecimiento, sino también de los de otros de su propiedad, referencias gastronómicas y de restauración de la Villa.

Y a los tertulianos por implantar este premio, con el que entiendo reconocéis al restaurante que mejor sensación os dejo en vuestras visitas mensuales a los establecimientos después de estos u otros actos. A ello se suma su nombre, toda una filosofía

Mi más sincera enhorabuena a ambos.

La invitación cursada me ha hecho especial ilusión, ya que me permite intervenir en Mieres, dónde pase una mis mejores etapas profesionales hace ya más de dos décadas, manteniendo de ella grandes recuerdos y amistades, por lo que no me perdonaría desechar la misma. Por ello, también mi agradecimiento.

De acuerdo con el Diccionario de la lengua española, ALIMENTACIÓN, se define como     “la ingestión de alimentos para proveerse de sus necesidades alimenticias”.

Por su parte, GASTRONOMÍA, lo es como “la ciencia y arte que estudia la relación del ser humano con su alimentación y su medio ambiente o entorno”.

Sin embargo está última disciplina abarca muchos más campos y componentes, y por tanto más relaciones, como culturales, sociales y endógenos de los diferentes lugares, aunque si es cierto que tomando siempre como eje central la ingesta alimentaria.

Por ello, es perfectamente válida la afirmación de que la Gastronomía es una fuente de disfrute para los sentidos, pero además, es una fuente de cultura a través de la cual puedes conocer los usos y costumbre de una localidad, ciudad o región.

Por su parte una de las formas de definir a la  SOCIEDAD, es la de “Agrupación natural o pactada de personas, organizada para cooperar en la consecución de determinados fines”.

Partiendo de estas definiciones, voy a transmitirles la intrínseca relación, que para el que les habla, existe entre la Gastronomía y Sociedad, y el papel que en muchas ocasiones desempeñamos en ello las personas y entidades.

La importancia de la Gastronomía en el mundo, radica que al deleite gustativo que conlleva su ingesta es transmisora de la cultura, tradiciones, costumbres y estilos de vida de cada pueblo.

Importancia entendible, si partimos de la base que comer es una de nuestras necesidades fisiológicas más importantes, y que no se puede hablar de unas costumbres gastronómicas hasta que el ser humano dejo de ser nómada, se asentó y tuvo que pensar que elaborar cada día para comer.

A ello se suman otros aspectos, lo que ha permitido que la gastronomía siendo global, tenga importantes diferencias, sabiendo adaptarse las mismas a las condiciones del entorno o climáticas.

El paso del tiempo y los avances económicos han traído importantes cambios en el concepto alimentario y culinario.

Se ha pasado de considerar a la alimentación como base de supervivencia a ser una pieza fundamental del acerbo cultural e histórica de los pueblos. El estado de bienestar ha traído consigo, que salvo mínimas excepciones, nuestras necesidades alimenticias estén satisfechas, y ello permitido crear otras expectativas.

Quizá nada mejor que la afirmación de uno de nuestros grandes compatriotas, el médico e investigador colungués, Francisco Grande Covián, de que “El hombre primero quiso comer para sobrevivir, luego quiso comer bien e incorporó la gastronomía a su mundo cultural. Ahora, además, quiere comer salud”, para corroborarlo.

Antes de dar mi visión, o profundizar,  sobre la relación de la Sociedad con la Gastronomía, les voy a transmitir mi visión global de la gastronomía actual en nuestra querida Asturias, ya que en ella me voy a centrar en el resto de la intervención.

Parto de la base, que nuestro eslogan turístico de Paraíso Natural es totalmente extrapolable a la gastronomía. Ya que en muchos apartados somos auténticos privilegiados, aunque no siempre lo valoremos, como por desgracia otras muchas cosas en esta querida tierra.

Somos por nuestra ubicación geográfica y nuestra orografía una auténtica dispensa natural.

Dónde el mar, los ríos, la huerta y la montaña nos han suministrado generosamente sus frutos, para poder tener una variedad culinaria difícil de encontrar en otros territorios.

Ello nos ha permitido tener una gastronomía autóctona y variada, con unas raíces tradicionales muy presentes, dónde la peculiaridad de cada parte del pueblo o comarca marcaba las diferencias con sus vecinos.

Platos,  que eran el auténtico sustento alimenticio de las familias, se han convertido en reliquias gastronómicas, que han resistido el paso del tiempo sin apenas modificaciones.

Formas de elaboraciones basadas en los elementos que la rica naturaleza proporcionaba, se han convertido en auténticos valores que se han ido transmitiendo de generación en generación.

Imaginación para poder aprovechar mejor los escasos recursos que en ocasiones se tenían, han permitido tener opciones culinarias diferentes con pequeños retoques.

Esa cocina tradicional, cuya implantación sigue muy presente en las mesas y cartas de nuestras casas y restaurantes, nos ha posibilitado tener una base culinaria histórica fuerte y consolidada que nos ha permitido realizar una cómoda transición hacía los nuevos tiempos a dónde se dirige la cocina actual, dónde la evolución, la tradición y la innovación se dan la mano y conviven en perfecta armonía.

En este escenario en el Principado de Asturias somos, para mi sin duda, una referencia nacional e insisto, unos privilegiados.

Y de ello no sólo podemos dar fe muchos de los aquí hoy presentes, sino que también lo dan,  lo que  considero más importante, nuestros visitantes, que tienen a nuestra gastronomía, junto con el paisaje y paisanaje, en la terna de los motivos que les decantan elegirnos como su lugar de destino.

Bajo estas premisas, entenderán que es fácil ser un devoto de la gastronomía en nuestro Principado.

No me quiero profundizar más en este apartado, pero dicho este pequeño preámbulo, yo soy de los que creo que el binomio que nos atañe, GASTRONOMÍA Y SOCIEDAD, se remonta a tiempos tan pretéritos, que casi podemos hablar de los inicios de la humanidad.

Muestras de la intrínseca relación de celebraciones y acontecimientos sociales ligados a la gastronomía, se suceden a lo largo de los tiempos.

Todas las religiones, con lo que ello significa, tienen la ingesta alimentaria y por ende la gastronomía, muy presentes en todas sus ceremonias y conmemoraciones, de una manera más o menos directa, por ejemplo.

Es curioso que todas nuestras celebraciones más preciadas como personas, este presente la gastronomía como uno de sus elementos más importantes.

Sea religioso o civil, no conozco o al menos no me doy cuenta, de ninguna celebración que no sea así.

En nuestro caso, los que ya vamos para mayores, entiendo que en muchos de nuestros acontecimientos individuales y familiares, la gastronomía no sólo ha estado presente, sino que se puede decir que fue o es el eje de la misma.

Yo no recuerdo bautizos, primeras comuniones, cumpleaños, bodas, aniversarios e incluso entierros, en el que en el festejo la comida y bebida, más o menos pudiente, no estuviese presente. Probablemente muchos de vosotros tampoco.

Otro tanto ocurre con nuestro entorno más cercano, como amigos, compañeros de trabajo, vecinos, etc. Nuestros encuentros perderían significado, y no serían lo mismo.

Y qué decir de otras festividades y efemérides, tales como Semana Santa o Navidades, por citar algunas, que históricamente tienen en la gastronomía su sustento.

Incluso en el entramado empresarial y económico. Siempre se dijo que de una mesa salen los mejores negocios. Y seguro que muchos de aquí presentes sabemos de qué hablamos.

Gran verdad la afirmación del empresario y  aristócrata escocés James Boswell, realizada hace tres siglos, de “que una buena comida lubrifica los negocios”

¿Y qué ocurre con las fiestas patronales de pueblos y ciudades?

Alguien conoce alguna en el que de manera directa o indirecta, la gastronomía no sólo no forme parte de ella, sino que no sea la protagonista.

Me podría cansar de decir casos.

Raro es la fiesta patronal que no termine con alguna gira o similar, en el que reunirse para comer sea lo que nos aglutine.

Vuestros Mártires de Cuna, o las de vuestros concejos limítrofes.  Lena con sus ferias y sus callos, o su fiesta del corderu; Morcín con los Nabos; Oviedo con la Ascensión, el Bollu o el Desarme, por  citar sólo algunos.

En las últimas décadas la gastronomía se ha convertido en un acontecimiento social y económico, dónde ferias, jornadas, concursos, prensa especializada, críticos y campañas publicitarias intentan captar nuestra atención.

Forma parte imprescindible de la oferta turística, siendo Asturias una de las pioneras a nivel empresarial, en organizar jornadas gastronómicas en localidades y concejos de exaltación a los sus productos o elaboraciones diferenciales.

Si algo puede definir a la gastronomía, y por ende su disfrute, es que REQUIERE COMPAÑÍA.

Una de mis frases preferidas, fue dicha hace casi veintidós siglos y se le atribuye al político y escritor latino Cicerón (106-43 a.C) dice “El placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación». Seguro que algunos de los presentes también la podéis hacer vuestra.

He dejado para la parte final, referencias claras a la sociedad civil, y a su papel en la defensa de la gastronomía o de algún producto en particular, de cada zona

Partiendo del reconocimiento a nuestros productos, productores y artesanos, cocineros y resto de profesionales que con su trabajo han llevado a las más altas cotas a la gastronomía española en general, y a la asturiana en particular, es justo también reconocer la labor de las múltiples entidades y organizaciones creadas en torno a la gastronomía.

Nuestra sociedad es lo suficientemente activa para poder organizarse en Cofradías gastronómicas, peñas o círculos de amigos que ponen en valor esos elementos diferenciadores.

No voy a entrar a discernir sobre las diferencias entre asociaciones o sociedades culturales y gastronómicas, o sólo gastronómicas, de peñas gastronómicas o de otras figuras similares.

Permitirme, por serme más cercanas, me centre en las Cofradías Gastronómicas, y más en concreto de las asturianas.

Antes mencionaba que la gastronomía está anclada en los albores de los tiempos, y aquí pueden tener el mejor de los ejemplos.

Los orígenes de las Cofradías están intrínsecamente ligados a los orígenes de los gremios profesionales, y por ello a la Edad Media.

La primera datación de estos, es de 1248. Fecha de creación de la Chaine des Rotisseurs –cadena de asadores- fundada en Paris, a raíz de la orden del rey Luis IX de crearse gremios profesionales, siendo creado entre ellos el de los asadores de gansos y otras aves muy apreciadas en la época.

La función de estos gremios era mejorar los conocimientos técnicos de todos sus miembros, desde los aprendices hasta los maestros y comerciantes.

Este Gremio, cultivo y desarrollo el arte culinario durante más de cuatro siglo, hasta que fue disuelto durante la revolución francesa de 1793.

Siglo y medio después, un grupo de restauradores y periodistas franceses, en base a ese histórico gremio, fundaron en Paris una asociación con el nombre de Confrerie de la Chaine de Rotisseurs.

La misma, no sólo existe a fecha actual, sino que está presente en más de 80 países de todo el mundo, superando los 25.000 miembros asociados, agrupando a profesionales de la hostelería y de la restauración, pero también a otras personas que comparten el interés común por la gastronomía.

Entre esos países se encuentra España, dónde la Cofradía tiene varios embajadores por diferentes Comunidades, entre ellas Asturias.

Otros historiadores van más allá, y ubican su nacimiento tras la pax romana, allá por el siglo VI de nuestra era.

Y en España, alguno se remonta al año 1586, con la creación de la Cofradía de San Sebastián, en Lerida, tras un brote epidémico. Cofradía, que aún a fecha actual celebra una fiesta gastronómica cada mitad de enero.

Hecho estas menciones históricas, sin entrar en que son creíbles o no y si están relacionadas o no. Las Cofradías son, o somos permitirme incluirme, la VOZ SOCIAL de la gastronomía.

El baluarte que encuentran muchos productos para evitar su desaparición.

Las que fomentan, divulgan, promocionan, desarrollan y difunden recursos agroalimentarios.

Las que conservan creaciones artesanas inspiradas en la tradición y en la historia.

Las que ensalzan sus extraordinarias cualidades, animando al consumo, destacando sus peculiaridades y caracteres diferenciadores.

Las que defienden los productos agroalimentarios de sus localidades y las que salvaguardan las raíces de la cocina tradicional

Son fuente de conocimiento de las elaboraciones artesanales.

De recetas y fórmulas culinarias ancestrales.

De las costumbres de las localidades, comarcas y regiones dónde se ubican, manteniendo el proteccionismo de los valores de los pueblos, perseverando y valorizando lo variopinto de las diferentes regiones españolas, en dónde la gastronomía ha formado un carácter diferenciador en cada una de ellas.

Son asociaciones sin ánimo de lucro, formadas por personas que desinteresadamente,  con su pecunia, gran derroche de entusiasmo  y fomentando auténticos vínculos de amistad, defienden y promocionan los productos, cocina o elemento de unión que ha motivado su creación, a lo largo y ancho de las geografía regional, nacional e internacional.

Cada una de ellas celebrán de forma periódica los denominados Grandes Capítulos, su gran fiesta.

En ellas se nombran a los nuevos miembros, a otros de honor –en muchas ocasiones famosos que sirven de reclamo y difusión de los actos-, se realizan hermanamientos, concursos gastronómicos u otras actividades, todo ello con presencia de autoridades, invitados y cofrades de las diferentes Cofradías asistentes.

Es su gran fiesta, coincidente o complementaria a la de la localidad o ciudad en dónde se realiza.

Sus desfiles cívicos llenan las calles de armonía y colorido con sus llamativos pendones, uniformes y atributos, beneficiándose las localidades de su labor para promocionarse y darse a conocer entre los cofrades foráneos y acompañantes que acuden a la llamada de los anfitriones.

Sin embargo su funcionamiento y las actividades que desarrollan son para una gran mayoría totalmente desconocido.

Algunos pueden caer en la tentación de afirmar que están de moda –y puede que sea verdad- y que sólo nos juntamos para comer, que también, pero el mundo de las Cofradías y Asociaciones similares –entre ellas nuestros anfitriones- es un perfecto ejemplo de lo que hoy he venido a hablarles, de la GASTRONOMÍA y  SOCIEDAD.

España se disputa con Francia, al igual que en tantos apartados de la gastronomía, el liderazgo europeo y mundial en número de Cofradías existentes, superando en ambos países los dos centenares.

Aunque es Portugal, con cerca de setenta,  en el ratio número por extensión territorial, el país con mayor número de ellas.

Existiendo un buen número de ellas, en otros países europeos, especialmente en los mediterráneos.

Existiendo una Confederación europea que aglutina a muchas de ellas.

Posiblemente alguno de los presentes se sorprenda ahora al oírme decir que solamente en el Principado de Asturias somos ya 19 Cofradías constituidas y legalizadas.

Algunas con más de tres décadas largas de existencias, siendo la primera en constituirse en 1984  y la última de momento, se presentará el próximo mes de marzo.

El que les habla lleva veinticinco años como cofrade, casi media vida.

Por productos o actividades, tres hemos nacido en torno a los quesos.

Con sede en Oviedo, la de Amigos de los Quesos del Principado de Asturias, primera en constituirse y el Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos. Y en Cangas de Onís, la de Amigos del quesu Gamoneu.

Otras tres tienen bebidas como referencia.

Dos de promoción y defensa de nuestras bebidas con Denominación de Origen Protegida, la del Vino de Cangas del Narcea y la de los Siceratores de Nava y otra genérica, la del Vino de Avilés.

Dos nacen en torno a un embutido. La Orden de los Caballeros del Sabadiego, en Noreña y la del Chosco, en Tineo.

En Gijón su única Cofradía nace en defensa del Oriciu, el exquisito equinodermo que solamente se consume en España en el Principado, y en mínimas proporciones y de forma puntual en Galicia, Cádiz, Ceuta y Gerona.

Tres tienen su base en elaboraciones culinarias tradicionales.  

Son las de Amigos de los Nabos de La Foz de Morcín, con el “pote de nabos”. Y las de Amigos de les Fabes, en Villaviciosa y la del Arroz con Leche, en Cabranes.

En Oviedo, la del Desarme tiene su germen en el emblemático menú y fiesta, datada en 1836, que celebramos los carbayones, y ahora una gran parte de asturianos, cada 19 de octubre.

En defensa de la cocina marinera tradicional, la cultura de la mar y sus gentes, se creó en Salinas, la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar, la segunda en hacerlo en 1986.

Otras dos no defienden ningún producto o plato concreto, sino a la gastronomía asturiana en general. Son las de Doña Gontrodo de Oviedo, única en España constituida únicamente por mujeres y una de las tres existentes con esa connotación en Europa. Y

la de los Gastrónomos del Yumay, de Avilés.

Cerca de aquí, en Argame (Morcín), tiene su sede la del Gochu Asturcelta, que en la actualidad languidece en espera de mejores tiempos.

Finalmente en Avilés tiene su sede una de las más atípicas de España, la del Colesterol Bueno HDL. Única que no defiende producto o elaboración gastronómica, sino que nace con el objetivo de fomentar los buenos hábitos alimenticios.

A todas ellas, se sumará el próximo mes de marzo la recién creada del Tortu de Maíz, con sede en Oviedo. 

Otras se fueron quedando por el camino a lo largo de estos años.

Unas con vida efímera, como la primigenia de la Sidra, con sede en Gijón.

O la del Cachopo, con sede en Avilés.

Pero otras con una activa vida cultural, como la del Curadillo, de Cudillero, que llego a publicar cuatro libros en la última década del siglo pasado.

Existiendo asimismo una Federación Asturiana a la que pertenecemos prácticamente todas.

Nuestro papel ha sido reconocido por el Gobierno del Principado, a través de la Consejería de Turismo, cediéndonos un apartado en su portal turístico Asturias.com

En su preámbulo nos define como uno de los atractivos turísticos de una región donde las excelencias culinarias constituyen una de las mejores cartas de presentación de los muchos manjares que pueden degustarse en un territorio inmensamente rico, tanto por la variedad de productos como de recetas.

A esta extensa relación se pueden, y yo creo que se deben, de sumar Asociaciones Culturales y Gastronómicas con sede en diferentes localidades del Principado, que también realizan múltiples actividades socioculturales gastronómicas y son también vivo ejemplo de GASTRONOMIA y SOCIEDAD.

Son los casos, por ejemplo, de vosotros Tertulia 17 aquí en Mieres.

De la Pegarata, en Pola de Laviana.

O de los Humanitarios, en Moreda o las  Asociaciones de Amigos de Cudillero, de Ribadesella o del valle de Paredes, en Valdés, o incluso la Asociación Conservadora del Asturcón del Sueve.

Por no citar otras muchas existentes, algunas de ellas en vuestra villa y cuenca.

Y cito estas por tener simplemente una relación directa con las mismas.

Afirmaba anteriormente, que nuestras actividades son desconocidas para una gran parte de la sociedad.

Voy a dar algunas pinceladas de lo que realizan algunas de las mencionadas, extrapolable a otras existentes a nivel nacional.

Unas colaboran directamente con el Ayuntamiento dónde tienen su sede,  en las fiestas gastronómicas que allí se realizan. Como por ejemplo las de Amigos de les Fabes, del Arroz con Leche y del Desarme.

Otras no solo colaboran, sino que asumen la organización de Fiestas municipales, como es el caso de Los Caballeros de la Orden del Sabadiego, de Noreña, con la San Marcos,  cada mes de abril, desde hace años. Fiestas en las que también incluyen la realización de  su Gran Capítulo bianualmente.

O actividades para su pueblo, como la de Amigos de los Nabos, con la fiesta de la matanza, sextaferia en  pueblos y picos, o la colocación del Belén de Cumbres.

Otras organizan Concursos gastronómicos de los productos que exaltan, bien entre alumnos de las escuelas de hostelería del Principado de Asturias, o bien entre establecimientos comerciales.

Entre los primeros están las de los Amigos de los Nabos y la del Oriciu, y en los segundos la de Amigos del Quesu Gamoneu.

Diferente desde su nacimiento, es la Cofradía Buena Mesa de la Mar, con sede en Salinas.

Ellos han sido los ideólogos, promotores, constructores y creadores de la Fundación que lo gestiona, de un proyecto que por sus características es único a nivel mundial, el Museo de Anclas de Salinas, que ha sido posible gracias a su trabajo y al altruismo de muchos de sus cofrades.

Proyecto, como digo, único que lleva unos años en el letargo gracias a una administración local que quiere apropiarse de algo en que nunca se involucró y no cumple con sus mínimas obligaciones como patrono.

A ello se suma sus múltiples actividades culturales en torno a la mar y su gente y sus contrastados galardones del Cucharón del Buen Guiso Marinero, que cuentan en su larga lista lo más granado de la cocina regional, nacional e internacional en sus treinta y cuatro ediciones.

Si en Salinas se apuesta por la cultura y gastronomía de la Mar, en la vecina Avilés se hace por el fomento de los buenos hábitos alimenticios y por su promoción mediante la divulgación de dietas alimenticias para la prevención del colesterol y enfermedades cardiovasculares, a través de charlas, conferencias, coloquios y toda clase de actos culturales y recreativos, incluidos desayunos saludables por los colegios de la comarca avilesina, del que han disfrutado hasta el momento cerca de tres mil escolares.

Este es el trabajo que realiza desde 1996 la Cofradía del Colesterol Bueno HDL, a lo que suman sus prestigiosos Premios del Colesterol Bueno, de carácter anual y una de las referencias culturales anuales en la villa del Adelantado.

Avilés cuenta con otra Cofradía, la de Gastrónomos del Yumay, con sede e intrínsecamente ligada a la sidrería dónde nació y tiene su sede. Aúnan a su labor de apoyo a las diferentes jornadas gastronómicas que allí se realizan, la creación de diferentes galardones como los  de Jamón de Plata Negra Grande Covián y los Comensales de Honra Álvaro Cunqueiro, que se han concedido a grandes personalidades nacionales del mundo de la ciencia y la cultura.

Y otras, por ejemplo, editan o han editado libros y revistas de forma periódica, como es el caso de Amigos de los Quesos, Buena Mesa de la Mar, Colesterol, Amigos de los Nabos y Sabadiego.

Yo formo parte del Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos, y previamente de la de Amigos de los Quesos.

Esta nobel Cofradía creada en el año 2013, nació con una clara voluntad de defender, promocionar y divulgar nuestros quesos y la culinaria quesera,  así como colaborar con los empresarios queseros, asociaciones y administraciones.

En nuestro caso mantenemos 18 reuniones anuales. Divididas en 9 reuniones ordinarias con degustación de quesos y vinos y 9 comidas con el queso como ingrediente en todos los platos.

Todos los productos que degustamos son puntuados, otorgando anualmente nuestros premios Enogastronómicos al queso, vino, plato y establecimiento más valorados en dichas puntuaciones.

Que son entregados en nuestra Gran Fiesta Anual, ya que no organizamos Gran Capítulo.

Y que complementamos con otras actividades, en las que no faltan encuentros, visitas a empresarios queseros y lácteos y sus instalaciones y la realización anual de una excursión cultural-gastronómica-quesera.

También mantenemos encuentros con otras Cofradías y colectivos afines.

Entre ellos con vosotros, Tertulia 17. Primeramente en mayo pasado con la comida en que hemos exaltado conjuntamente al queso lituano Dziguas en el restaurante TC28, aquí en Mieres, con cata previa de quesos asturianos, y vuestra correspondencia hace apenas 15 días a nuestra sede social en Oviedo.

Ante la desaparición de la fiesta del quesu Casín en la collada de Arniciu en el año 2013, hemos sido  los ideólogos y auspiciadores en el año 2015 de la celebración del Concurso y Certamen del quesu Casín con DOP en Campu de Caso, que organiza el Ayuntamiento de Caso el último sábado de agosto.

De cuyos concursos de quesos y cocina. somos sus organizadores.

A su vez, desde el año 2016 asesoramos y colaboramos con la Asociación de Festejos de Colunga, en la organización del Festival de cervezas y quesos navideños que se celebra en la localidad cada mes de diciembre.

Y quien sabe si más bien pronto que tarde, o igual inminentemente, podemos llevar a cabo alguna actividad conjunta aquí en Mieres, con el queso como protagonista.

Finalmente, y quedando a su disposición para aquello que consideren, permítanme concluir con una petición final.

Sencilla, directa y que cada vez que tengo ocasión, y hoy es una de ellas, realizo.

La gastronomía asturiana, sus productos, el empresario que aglutina y su sociedad civil, es merecedora de que nuestro Gobierno la declare PATRIMONIO REGIONAL.

Está presente en cada expresión de nuestra vida, en forma de multitudinarias celebraciones, jornadas,  concursos gastronómicos o en exhibiciones culinarias, por ejemplo.

De las dimensiones no verbales de nuestra cultura, la cocina y la gastronomía es una de las más primigenias y relevantes.

La defensa institucional de algo tan intrínseco y tan nuestro, con todas las afecciones que ello trae consigo, entiendo por ello, que es necesario.

Y eso sin entrar en lo que podía significar como soporte turístico, actividad que parece ser va a ser la que nos quede en esta tierra si antes alguien no lo remedia.

Si Portugal lo ha hecho hace ya más de una década, aquí se puede hacer igualmente.

Y concluyo, remedando al gran genio Groucho Marx. Hago mía su frase magistral, que: “El mejor banquete del mundo no merece ser degustado a menos que se tenga a alguien para compartirlo”.

MUCHAS GRACIAS POR SU ATENCIÓN.

                                                                       Luis Javier Del Valle Vega.                                                                        Mieres, 31 de enero de 2020

DERECHOS DE USO

Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este artículo sin la autorización previa por escrito de Luis Javier del Valle Vega o de los titulares correspondientes. Sin embargo, usted podrá bajar material a su computadora personal para uso exclusivamente personal o educacional y no comercial. Usted no podrá remover o alterar de la copia ninguna leyenda de Derechos de Autor o la que manifieste la autoría del material.

¡¡¡PREMIOS SABER Y SABOR AÑO 2019!!! Javier del Valle: «La gastronomía está en la mayoría de los actos sociales y ceremonias»

Braulio Antuña, Javier del Valle y Juan José Menéndez

El escritor participó en una conferencia en Mieres organizada por «Tertulia 17», asociación que cumple 29 años de existencia

Entrega del Premio «Saber y Sabor» al Restaurante galardonado La Consistorial. Entrego el premio el miembro mas antiguo de tertulia 17 de Mieres Berto Barreo

«El deleite gastronómico es un transmisor de cultura», afirmó Luis Javier del Valle en la charla titulada «Gastronomía y sociedad» organizada por la asociación mierense «Tertulia 17», que cumple ahora 29 años de existencia. El acto contó la colaboración del Ayuntamiento de Mieres y el CLUB LA NUEVA ESPAÑA de las Cuencas y comenzó con un resumen audiovisual del recorrido de la entidad organizadora, «un reflejo cultural y gastronómico de Mieres», en palabras de su presidente, Juan José Menéndez.

Diploma acreditativo del premio Saber y Sabor año 2019

Por su parte, Braulio Antuña hizo mención del historial profesional del ponente, gijonés criado en Oviedo, licenciado en Ciencias Empresariales que ha ocupado cargos de responsabilidad tanto en empresas como en entidades gastronómicas. Del Valle, escritor especializado en turismo y gastronomía, acumula más de 3000 artículos sobre la materia, habiendo puesto especial énfasis en la promoción de las bondades de la producción agroalimentaria asturiana. «Del Valle mezcla a la perfección palabra y gastronomía, poniendo ésta en relación con la vida emocional del individuo», señaló Antuña.

Los Gerentes del Restaurante premiado con el Ponente Javier del Valle y nuestro presidente Juan José Menéndez

Luis Javier del Valle inició su ponencia fijando conceptos y definiciones y, haciendo un resumen histórico de la íntima relación existente entre la sociedad y la gastronomía prácticamente desde la aparición del ser humano sobre la Tierra, desembocó en el reconocimiento del papel de las cofradías y asociaciones gastronómicas como defensores de tradiciones y de unos recetarios singulares.

«La gastronomía, que siendo algo global presenta grandes diferencias según el lugar y la época, está en la mayoría de los actos sociales, en ceremonias y festejos, en celebraciones y negocios, llegando en no pocas ocasiones a constituirse en el eje central del acontecimiento», explicó del Valle, que ha estudiado el fenómeno de la cofradías, cuyo origen algunos historiadores llegan a situar en la antigua Roma.

Premio «Saber y Sabor» año 2019

«Es errónea la creencia de que la actividad de una cofradía gastronómica sea sólo una excusa para reunirse a comer», remarcó el experto, que repasó las múltiples iniciativas impulsadas por las 19 cofradías gastronómicas reconocidas en Asturias, «asociaciones sin ánimo de lucro, defensoras y promotoras de productos gastronómicos, que con su actividad benefician a las localidades en las que se asientan», afirmó del Valle, que pone como ejemplos, la organización de fiestas, concursos, charlas informativas sobre alimentación sana, publicación de revistas, etcétera.

Aspecto de la mesa del acto cultural y Gastronómico

VER EL SIGUIENTE ENLACE:

https://www.lne.es/cuencas/2020/02/03/javier-valle-gastronomia-mayoria-actos/2593167.html

Segundo encuentro con el Círculo gastronómico de los Quesos Asturianos (09/01/2020)

Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos, Cofradía enogastronómica fundada el 25 de junio de 2013, con sede en la arrocería La Genuina, de Oviedo, y formado por veintiún círculianos de número

Gran jornada la vivida en la tarde noche del jueves 9 de enero de 2019. El encuentro tuvo lugar en la sede del Círculo Gastronómico de los Quesos, ubicada en el local hostelero “Arrocería La Genuina de Cimadevilla” en  la Calle Cimadevilla, 2, CP 33003 Oviedo.

La genuina. www.facebook.com/lagenuinaarroceria/photos

El encuentro venía precedido de un primer encuentro ocurrido el 30 de mayo de 2019 en el restaurante TC28 de Mieres, donde celebramos una degustación de quesos y posterior comida. Ver enlaces:

Se hace necesario decir  que Tertulia 17 de Mieres en el encuentro realizado en Oviedo con la cofradía gastronómica, nos encontramos como en casa y muy cómodos con nuestros anfitriones. El encuentro transcurrió entre exposiciones orales sobre gastronomía quesera, muy animada e interesante.

plato degustado de queso

El plato a degustar era de Queso Madelva (curado y Tierno) con frutos secos y manzana. Para más información gastronómica sobre el queso degustado visiten el Blog DENDECAGÜELU, del cofrade quesero Luis Javier del Valle Vega, ver enlace:

Aspecto de la mesa y comensales

Durante el acto los presidentes de ambas entidades se intercambiaron recuerdos conmemorativos de las jornadas de confraternidad vividas.

Los presidentes de tertulia 17 de Mieres (Juan José menéndez) y Círculo Gastronómico de quesos Asturianos (Manuel Ángel Secades), intercambiado detalles de los encuentros
Los presidentes de tertulia 17 de Mieres (Juan José Menéndez) y Círculo Gastronómico de quesos Asturianos (Manuel Ángel Secades), intercambiado detalles de los encuentros

Los componentes de Tertulia 17 de Mieres sabemos muy bien (no en vano es una Tertulia Cultural y Gastronómica), que en la gastronomía asturiana el queso es un elemento fundamental y forma parte de la vida cotidiana. Después de compartir  dos intensa jornadas con gente tan experimentada en quesos  como los miembros del Círculo Gastronómico de Quesos Asturianos, podemos y nos atrevemos a decir con toda certeza que el queso es una de los principales atractivos de la gastronomía Asturiana por la forma artesanal en la que son elaborados la mayoría de ellos y el interés que despiertan siempre.

Otro aspecto de la Mesa de comensales

Para finalizar, desde tertulia 17 de Mieres queremos mostrar nuestro más sincero agradecimiento a todos y cada unos de los Círculianos y de manera especial a su presidente Manuel Ángel Secades y su secretario Luis Javier Del Valle Vega por habernos permitido conocer un poco mejor  el excepcional mundo de los quesos.

Comensales durante el encuentro

Finalizó el encuentro con amistosas despedidas y un hasta pronto que a buen seguro será en breve espacio de tiempo.

Logos de ambas entidades

TERTULIA 17 DE MIERES

Carta a Adrián Barbón

El Miembro de Tertulia 17 de Mieres; José Fernández

Peticiones al presidente del Principado para el medio rural

Adrian Barbón – Presidente del Principado de Asturias. (TPA)

Excelentísimo Señor: no es fácil para este escribidor dirigirse mediante carta pública y abierta a quien detenta el contenido que hay en las «tres pes» por el cargo que desempeña y que son: poder, prestigio y privilegio.

Y es obvio también que goza de las mismas porque en algún momento de su vida, como político, puso sobre la mesa la audacia, la astucia y la inteligencia necesarias para estar donde está, además de la ayuda inestimable de las circunstancias. Todo junto contribuyó a dar un giro a su trayectoria política. Por eso está Vd. donde está, y no por casualidad, como dicen algunos para menguar su prestigio.

Y por lo mismo, como joven barbado que es, en esta legislatura sabremos si es Vd. un joven político en perspectiva para vivir o bien de la política o para la política: todo se andará y como dicen los enterados, por sus obras lo conoceréis.

Aunque para empezar, estamos un tanto extrañados porque en estos tiempos de crisis y de frivolidades, Vd., como responsable, en vez de hacer un gobierno de acuerdo con los parámetros de la austeridad, llena las Consejerías de tantos covachuelistas galdosianos que hasta se nos escapa la risa por eso de vivir de la política, ya me entiende. Lo mismo que esos de la Junta, con sus sueldos, sus grupúsculos y grupitos, etc. Ni nombrarlos: ¡son pura vanidad!

Pero volvamos con Vd.; baste, como ejemplo, decirle que como autonomía, más que una «aldea global», nuestra querida Asturias parece una sucursal de la aldea de Asterix, aislados como estamos por tierra, mar y aire como dice Ángeles Caso o quienes la sufren un día sí y otro también, esos asturianos que, sin coche oficial, se tienen que desplazar por motivos varios fuera de nuestra región. Sin traerle a colación las amargas quejas de los vecinos de Caso y de Amieva con las nuevas tecnologías a las que tienen derecho, sin duda.

La tasa de subida del precio del peaje del Huerna es la más elevada del país, el 1,71 por ciento, con lo que el trayecto entre Campomanes y León para un vehículo ligero pasa de 13,15 euros a 13,35 euros. La subida media del conjunto de los peajes se sitúa en torno al 1,67 por ciento. https://www.lne.es/asturias/2019/01/02/peaje-huerna-sube-alcanza-13/2404625.html

Y a propósito del ámbito rural asturiano, ¿sabe cómo lo caracterizó el pintor Hugo O’Donell que vive en Busloñe? Dice que de la Asturias rural que él conoció quedan, únicamente, el canto de los pájaros, el silencio de la noche y el cromatismo de las estaciones. ¡Vaya con los artistas! Imagine, entonces, lo que dirán los últimos de la fila cuando sufren en sus carnes una burocracia infinita, una total incapacidad política y mucha palabrería que se traduce en un reparto de limosnas que llegan de la comunidad económica europea. Sin olvidar, Sr. Barbón, que hasta la fecha desde hace más de 30 años toda la legislación que nos afecta nos trata como si fuéramos tontos, con una falta de respeto a quienes vivimos en las aldeas que clama a Dios: sus legisladores se recrean en la prohibición, como si fuésemos los causantes del gravísimo deterioro que sufren nuestros puertos, nuestros bosques y nuestros montes, que luego arden como un mar inmóvil. Si en vez de tanto prohibir, su Consejería abonase nuestros puertos, limpiase y reforestase nuestros montes, entresacase nuestros bosques y recogiese las aguas que se pierden laderas abajo, vistas las sequías cada vez más largas que padeceremos, la maleza no acobardaría a nuestras aldeas.

En estos tiempos de grave crisis económica, es lamentable que el Concejo de Grado o el Gobierno del Principado, no inviertan al máximo en potenciar y mantener las rutas a los muchos increíbles rincones por descubrir que tiene la suerte de tener Asturias, para disfrute de todos los humanos incluidos los asturianos. https://www.asturiasenimagenes.com/full_fotast_078.htm

¿Sabe Vd. qué denota este abandono? Que la impronta propia de una democracia social no caló en los pueblos, no llegó a la Asturias rural, por una parte. Y por otra, ese abandono es consecuencia de una palabrería política que para nada se compromete con la acción. Ni para dar ni para pedir. Es lo que dice Hannah Arent: «Los hombres son libres tan pronto como actúan, ni antes ni después; ser libre y actuar es lo mismo». Piense, entonces, en las consecuencias de tanta atonía durante este tiempo infinito. Dicho de otra manera, a nuestras aldeas sólo llegaron las migajas de la democracia política y así nos va. La esperanza que tengo es que en esta legislatura suya, que vive para la política, se corrija el dislate que supuso para todos las pérdidas de la cultura del agua, de la madera, de la piedra, de las vacas y del huerto al pie de casa, tan importante, por la calidad, para la dieta de temporada. Por cierto, si desde esa consejería se fomentase la construcción de invernaderos, con el clima que tenemos en Asturias, que es el mejor de España (llueve lo justo y nieva lo necesario) ¿imagina las consecuencias para la economía familiar?

El invernadero tipo Túnel Asthor, es una estructura sencilla y económica que Asthor fabrica. http://asthor.com/?

Estas ideas, entre otras muchas, serían la consecuencia de un compromiso que se traduce en obras porque en los pueblos ya estamos cansados de tanto misionero político como nos mandan por medio de TPA: antes de echar cuentas de memoria, hay que hacer un trabajo de campo y un proyecto para que luego hacer algo con sentido. En fin, Sr. Barbón, ya ve mi inclinación por los menos favorecidos; es normal. De los otros, con sus problemas y su sentido urbanícola e industrial de la vida, ya se encargan otros, los voceros, sus sindicatos.

Esperemos que resista el envite que tales retos le suponen y le desea una salida airosa fruto de su compromiso de vivir para la política.

José Fernández

Suyo afectísimo.

FUENTE : JOSÉ FERNÁNDEZ. LA NUEVA ESPAÑA.
https://www.lne.es/noticias-suscriptor/suscriptor/cuencas-opinion/2020/01/05/carta-adrian-barbon/2579977.html

De Vital Noval a Gene Fernández

Dos intérpretes mierenses de asturianada que me retrotraen a mi infancia

Me gusta la canción estilo asturiano -asturianadas, hoy calificadas de doce o catorce maneras- aunque no sepa decir más. Hoy, para recordar a un intérprete que se nos acaba de ir, como ha sido Vital Noval Álvarez de 69 años, de Mieres, buena persona, buen amigo y buen cantante, hago esta referencia a su rango honesto y afectivo, diciendo que cuando le conocí cantaba una letra que refería a Laviana, posiblemente la localidad más citada en las tonadas asturianas.

Decía en la primera cuarteta: «El cortexar en Laviana / ya me está saliendo caro: / Treinta riales de tachueles, / gasté yo camín de Entrialgo». La copla sigue, pero da la mismo. Desde entonces fuimos amigos. Coincidentes en «Minas y Mineros», coincidentes en respeto y en la tonada, coincidentes en el bable. Y en credo religioso. Y porque el pasado 17 de este noviembre ha sido incinerado, no puedo por menos que recordarle como persona de bien. Como un amigo que se nos ha ido.

De Mieres es asimismo otro intérprete, Gene Fernández -al que, a propósito, encontré en el tanatorio de Mieres, junto a muchos otros intérpretes de tonada, donde quisieron despedir al bueno de Vital Noval-. A Gene Fernández le conocí a través de un vídeo, donde lanzó una canción, de la que ignoro el título, pero que me llevó a tiempos ya muy lejanos. «Pero mira cómo se pasea / la guardia civil por la carretera?». La letra sigue y la letra tiene historia y sentimiento. Y, al escucharla, algo se agitó en mis recuerdos, oyendo aquella canción? ¿por qué?

Vital Noval

Rememorando, llegué a una lejana infancia donde Concha de la Cabaña, mi madre, cantaba esa y otras canciones, improvisaba cuartetas y creo que en una visita nada menos que de Mario Roso de Luna (1872-1931) a Tiraña, en busca de tradiciones y cantos sin adulterar, en pos de material para su obra «El tesoro de los Lagos de Somiedo, en 1916, algún familiar suyo si tuvo que ver con los datos recogidos en el valle de Tiraña y aportados al mítico autor. Me le recordó sin mucha exactitud, en sus últimos años.

Pues de ella tenía yo el nebuloso recuerdo de la canción que a Gene Fernández sentí cantar hace un par de años. Me prometió que un día me la cantaría en directo. Espero por ese día. Y espero no equivocarme si el propio Generoso Fernández me dijo que esta canción se la había enseñado «El Che de Cabaños», el de la voz llena de gorjeos musicales. Al Che le veo más a menudo, por ser ambos de la cuenca del Nalón. Y espero volver a sentir estas letras cantadas en tonadas, letras con historia y de trayectoria difícil.

Generoso Fernández

Entre algunos de los que asistieron a despedir a Vital Noval, se habló, evidentemente, de canción asturiana. Y hubo alguien que manifestó su desacuerdo con el trato que se le está dando en algunos medios a la canción asturiana. Y hay quien dijo que ya no va a ver ni oír concursos por no escuchar a presentadores hablando un lenguaje -¿bable?- que ya nadie habla. Hubo varios coincidentes. Hubo más, en el tema. Y un adiós sentido para Vital Noval, compañero?

Albino Suárez

FUENTE: ALBINO SUÁREZ

ENLACE: https://www.lne.es/noticias-suscriptor/suscriptor/cuencas-opinion/2019/12/17/vital-noval-gene-fernandez/2572819.html

TERTULIA 17 DE MIERES

LA PRESENCIA DE LOS MINEROS EN LA LITERATURA POR BENIGNO DELMIRO

La Mesa compuesta por Braulio Antuña, Benigno Delmiro y Juan José Menéndez

El viernes día 13 de diciembre es uno de esos días que a buen seguro recordaremos siempre, al menos alguno.

Casino de Mieres

Concurrían dos hechos históricos desde el nacimiento de Tertulia 17 de Mieres.

  • El primero que no hacíamos nuestro acto en el lugar habitual (la Casa de la Cultura de Mieres), sino que lo hacíamos en el Casino de Mieres, el motivo fue de programación, ya que no estaba incluido nuestro acto en la programación trimestral del centro cultural. Es la primera vez que nos pasa, aun avisando con más de dos meses de antelación. Corregiremos nuestra forma de pedir sala para que algo similar no vuelva a ocurrir, aunque los gestores del La casa de la Cultura también deberían corregir las programaciones, me explico. No es “normal” habiendo sala vacía (la que siempre utilizamos), que no se nos conceda sala para la charla coloquio esgrimiendo que se solapan actos (a la misma hora en el salón de actos, había teatro), esa circunstancia, no es nada anómala y paso infinidad de veces en Mieres, quedando más que constatado que hay público para ambos eventos pues son completamente distintos y tienen público distinto. Además como recinto público pueden y deben dar amplia oferta cultural a los ciudadanos y es el ciudadano quien debe escoger el acto al que asiste, no al revés. Así lo entendemos nosotros.  De todas las maneras, respetamos esa nueva norma (aunque no la compartamos) e intentaremos cumplirla.

  • El segundo y mucho más agradable es el tema de la charla y el coloquio posterior. Es la primera vez desde el nacimiento de Tertulia 17 de Mieres (3 de diciembre de 1990), que dedicamos un acto al tema de literatura minera y además siendo el ponente Benigno Delmiro Coto, toda una autoridad en la materia.

A continuación reproduzco la presentación realizada en el acto por nuestro compañero tertuliano Braulio Antuña sobre Benigno Delmiro:

Benigno Delmiro Coto

“La de hoy es una de esas presentaciones que gustan hacer por muchas razones, fundamentalmente, porque creo que Delmiro es reflejo de una época de lo que acontecía en las cuencas allá por los años 50, 60… Vais a ver.

Benigno es un hombre de la cuenca del Nalón, del Entrego concretamente, y como sabéis había, y digo había porque me da la impresión que se ha perdido esta práctica, había, digo, por costumbre, por tradición, en estas zonas mineras, que los críos al nacer no vinieran con un pan bajo el brazo sino con un apelativo o apodo, y Delmiro pasó a ser conocido como “Benigno el de la Perlá”

Un guaje que de pequeñu era muy revoltosu, hasta tal punto que le llamaban “maligno” (no sabemos si hoy mantendrá ese carácter traviesu, rebelde, revolucionario).

Benigno Delmiro Coto, interior del Unión de El Entrego. Foto La Nueva España

Que quiso ser futbolista, llegando a jugar en el Unión del Entrego con el nombre de “Marcelino” porque parece ser que remataba muy bien de cabeza.

Que creció a la sombra del emblemático pozu Mª Luisa, donde trabajaba su padre como barrenista. Y que para evitar bajar al pozu, firmó con sus padres una especie de contrato en el que si iba aprobando los cursos año a año no entraba en la mina… y no entró, pero por el contrario observaba que se iba quedando curso a curso sin compañeros de clase. Dejaban de estudiar y esos si entraban, no había disyuntiva: estudiabas o a picar carbón.

Benigno Delmiro de jovén

Y aquel mozu, que ni ye altu ni baju, ni feu (un piropo que y prestó mucho cuando se lo dijeron), acabó siendo licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Oviedo; doctor en Filología por la Universidad de Zaragoza y catedrático de Educación Secundaria. Trabajó en Gijón en el Rosario Acuña, Instituto de Enseñanza Secundaria. Hoy felizmente jubilado.

Hablar de Delmiro es hablar, inexorablemente, de minería y literatura. Escritor, investigador histórico-literario de la denominada literatura social; autor de numerosos libros relacionados con las minas y su presencia en la literatura; ha dirigido múltiples talleres literarios, (habría que remontarse a los inicios de la Universidad Popular de Gijón -años 80- de la mano del “Polesu”), y donde suele comentar que en esta Universidad se hizo profesor de Literatura. Ha publicado artículos sobre talleres literarios en revistas como Signos, Textos, Tabiya, Ábaco, Láudano. Ponente en cursos de formación continua del profesorado… Investigador en didáctica de la escritura creativa en las aulas…

Literatura y Minas en la España del los siglos XIX y XX

El libro de referencia de Benigno es “La literatura y minas en la España de los siglos 19 y 20”, donde hace un análisis de más de 100 obras (novela, teatro, poesía, cuento, incluso cancionero popular), es un desfile de libros y de sus autores (Emilio Zola y su novela minera por antonomasia Germinal; Clarín, Palacio Valdés, Blasco Ibáñez, Concha Espina, Miguel Hernández…), de hechos históricos (la industrialización, la revolución del 34, la guerra civil, las huelgas del 62)… que dejaron profunda huella en lo que antes denominábamos literatura social. Y es que ningún otro sector laboral ha teñido las páginas literarias con la intensidad que lo ha hecho el mundo minero.

Quienes le conocen dicen de él que contagia entusiasmo y que se caracteriza no solo por su fluidez verbal, por la velocidad con la que relata sus conocimientos, su expresividad corporal, sino también por el énfasis y la emoción con la que envuelve todo aquello que le resulta apasionante.

Hay una frase de Martin Luter King que dice que “nuestras vidas empiezan a terminar el día que guardamos silencio ante las cosas que nos importan”, pues bien, estoy seguro, que ese plus de sentido crítico de la vida que caracteriza al mundo de la minería, con trabajos como los tuyos nunca podrá ser ocultado ni acallado, ni mucho menos escondido o amordazado. Porque nos importa.

Ahora sí, Benigno, solo nos queda escucharte, y darte la bienvenida a esta tu casa de Tertulia 17”

Benigno Delmiro es el autor del libro que resume los 25 años de historia del grupo NUBERU

La Literatura Minera (Benigno Delmiro Coto)

La literatura que se ocupa del mundo del trabajo, y de la minería en particular, configura una serie muy peculiar de textos que encajan dentro de la llamada literatura social, de honda raigambre en las letras españolas.

Hunde sus raíces en la misma Edad Media, cuando surge en defensa del menesteroso y de los desheredados por la fortuna y se halla vinculada a la propaganda cristiana cuando esta mostraba simpatía por los pobres.

  Uno de los primeros testimonios europeos de la dureza de las faenas mineras es el Informe secreto de Mateo Alemán (el autor de la novela picaresca Guzmán de Alfarache)  que, a comienzos de 1593, fue juez visitador de las minas de cinabrio de Almadén.

Esta literatura que habla de los trabajadores de las minas posee un alto valor documental al insistir de continuo en las condiciones de vida en las que se desenvuelven los obreros, tanto en el interior de las explotaciones como en los lugares donde reproducen su desgastada fuerza de trabajo.

Benigno es ante todo una persona que contagia entusiasmo, lo era entonces y continúa siéndolo ahora. No es solo su fluidez verbal, la velocidad con la que relata sus conocimientos, su expresividad corporal, sino el énfasis y la emoción con la que envuelve todo aquello que le resulta apasionante. https://universidadpopularxixon.wordpress.com

Se presenta, con frecuencia, cargada de tanta tensión ideológica que obliga a los bandos en litigio, y a sus instituciones más representativas, a dejar constancia literaria de lo que ocurre, tal como sucederá a propósito de los eventos revolucionarios del Octubre asturiano de 1934.

La aportación más decisiva de la literatura de la mina estriba en la proyección de una imagen estereotipada de la mina y de los mineros, utilizada no solo dentro de España, sino también más allá de nuestras fronteras. Ningún otro sector laboral ha teñido las páginas literarias con la intensidad que lo ha hecho el mundo minero, en consonancia, sin duda, con su papel hegemónico en la dinámica sociopolítica nacional.

En este preciso momento en que la presencia y la actividad minera se estrechan con cada recorte de unos mandamases al servicio en exclusiva de los oligarcas financieros y se discute a fondo la necesidad de seguir explotando las minas de carbón; esta literatura que lleva en sus entrañas a los trabajadores y las trabajadoras de las minas se ha convertido ya en el pozo que no para de producir textos encomiables y que ni cierra ahora ni va a cerrar nunca (EL ÚNICU POZU QUE NUN CIERRA).

Aspecto de la mesa en La Consistorial

Para finalizar decir que lo interesante del debate alargo algo el acto, pero para nada fue aburrido, todo lo contrario, quedando los asistentes con muy buen sabor de boca de lo allí desarrollado y de la completa información proporcionada por el ponente. El acto estuvo cubierto y contó con la colaboración del Club LA NUEVA ESPAÑA de las Cuencas. Os dejo el enlace de la noticia publicada el lunes 16 de diciembre de 2019.

RICARDO VÁZQUEZ MONTOTO. Coordinador del Club de La Nueva España de Las cuencas

ENLACE: https://www.lne.es/cuencas/2019/12/16/delmiro-historias-mineras-entenderse-espiritu/2572367.html.

Una vez finalizado el acto cultural nos dirigimos al Restaurante “La Consistorial” (Plaza de la Constitución, 1 – Mieres), para cenar con el invitado y seguir con el debate.

Obligado decir que el restaurante Consistorial, nunca defrauda a nadie, un gran logro de su dirección y de todo un equipo que allí trabaja. Para la ocasión teníamos para degustar las siguientes viandas:

 

  • ENTRANTES: Embutidos Ibéricos y Croquetas caseras
  • PRIMER PLATO: Crema de nécoras
  • SEGUNDOS PLATOS: (a elegir) Bacalao con Salsa de Puerros – Cachopo Consistorial
  • POSTRES: caseros a elegir
  • BODEGA: Rioja –Blanco Albariño – Agua y cafés.

Todo muy bien preparado, muy buena presentación, muy buena atención, en fin todo perfecto, para aquellos que lean este artículo y no lo conozcan, ¡¡¡SE LO RECOMENDAMOS CON TODA GARANTÍA!!! Un gustazo visitar ese restaurante.

La velada finalizo entrada ya la madrugada, en fin, como dije al principio un día difícil de olvidar.

La próxima cita gastronómica de tertulia 17 de Mieres será el próximo viernes día 20 de diciembre en el  ya clásico Bar Cafetería L’Argayu (antiguo Bar Casa Jamín). Nuestra despedidas de año (ya desde hace muchos años), son en ese local hostelero. Con esta comida damos por finalizado el año 2019.

Benigno leyendo lo que redactó en nuestro libro de invitados

 

 

 

 

 

 

 

TERTULIA 17 DE MIERES

TERTULIA 17 DE MIERES

Cena de Noviembre de 2019 de Tertulia 17 de Mieres en el Restaurante La violeta

tertulianos cenando en La Violeta

El viernes 29 de noviembre de 2019 los componentes de Tertulia 17 acudieron de nuevo a una nueva cita gastronómica al Restaurante La Violeta en Calle Armando Palacio Valdés, 6, de Mieres.

Era la penúltima cena del año 2019 para nuestra asociación, por lo que previo a la cena y motivado por temas importantes a debatir y solucionar, se mantuvo una reunión con los asistentes al evento.

Interior del restaurante

La cena contratada en el Restaurante La Violeta, consistía  en lo siguiente:

Entrecot

Lubina

Uno de los postres

Entradas: Embutidos Ibéricos, Calamares fritos y Consomé

Plato a escoger: Entrecot o Lubina

Postres variados. Postres de la casa

Todo ello regado con un buen caldo: Arrienzo de Bodega (Marqués de Riscal) y Blanco de rueda

Juanjo entregando el Pin a Fernando Pintueles

Evento importante el vivido en la noche del viernes 29 de noviembre. La cena sirvió para dar la bienvenida a Tertulia 17 de Mieres a tres nuevos miembros;

Juanjo entregando el Pin de tertulia 17 de Mieres a Lisardo

  • Lisardo Menéndez Minas
  • Fernando Puntúeles García
  • Generoso Fernández Álvarez

Juanjo entregando el Pin de plata a Generoso

Los nuevos Tertulianos

Lisardo Menéndez Minas

Fernando Pintueles García

Generoso Fernández Álvarez

Antes de la cena, nuestro presidente Juan José Menéndez dio la bienvenida a los tres tertulianos y se les deseo la mejor de las experiencias con nosotros y que disfruten de las actividades de tertulia 17. Así que solo resta decirles ¡¡¡BIENVENIDOS AL GRUPO!!!

También se comento el próximo evento cultural de Tertulia 17 de Mieres que será el próximo día 13 de diciembre con Benigno Delmiro en el Casino de Mieres a las 19:30 horas.

Aspecto de la mesa de los Tertulianos

De igual manera se cito ya a los tertulianos a la cena tradicional de Navidad, que tendrá lugar (como siempre) en L’Argayu (Antiguo bar Casa Jamín), esta tendrá lugar el día 20 de diciembre a las 14:30 horas y el menú para no variar las tradiciones (Pote y Callos). Una vez finalizada la reunión, se procedió a degustar el menú contratado

Es importante comentar que (como ya es habitual), Juan y su equipo nos dispensaron un trato exquisito y profesional, en todo momento se preocuparon que la atención de los comensales fuera la correcta.

La Violeta es un restaurante que ofrece una cocina variada, típica y bien preparada, resulta un lugar acogedor y  tranquilo (a pesar de que estaba lleno de gente). Además, los camareros son muy amables y casi te sientes como en casa al cenar allí.

En definitiva, un lugar de Mieres para visitar y degustar de su buena gastronomía alrededor de una buena mesa para todos aquellos que no lo conozcan o visiten nuestra ciudad.

Para nosotros otra buena jornada gastronómica rodeada de anécdotas y disfrutando (como siempre) de un rato muy agradable rodeados de amigos. El los postres y cafés se procedió a entregar el Pin de plata que los acredita como nuevos tertulianos de Tertulia 17 de Mieres a los nuevos tertulianos por parte de nuestro presidente Juanjo

Juan (Gerente), del Restaurante La Violeta

Por último, de nuevo no quiero dejar pasar la ocasión sin  trasladar a “JUAN Y SU EQUIPO NUESTRAS FELICITACIONES POR LAS ATENCIONES RECIBIDAS”.

Para los tertulianos la cena se alargo hasta entrada la madrugada (esto es algo que no suele variar en Tertulia 17 de Mieres), nos fuimos con la certeza de haber pasado y disfrutado de una buena velada en compañía de buenos amigos.

En el diciembre más, ya os contaremos desde aquí.

TERTULIA 17 DE MIERES

TERTULIA 17 DE MIERES