Archivo del Autor: Administrador

“Conviviendo con osos”

Víctor Vázquez, miembro de Tertulia 17 coordinador del plan de recuperación del oso pardo en Asturias, ofreció una charla en Moreda.

Víctor M. Vázquez

 

 

 

 

 

 

 

Fernando Ballesteros: “Hay que evitar que el oso se acostumbre a estar con el hombre”

Víctor Vázquez, durante su intervención en la jornada ‘Conviviendo con osos’El biólogo, junto a otros tres expertos, impartió en Moreda una charla sobre cómo poder convivir con los plantígrados

Moreda (Aller), R. V. Montoto 29.05.2017 | La Nueva España

Con toda seguridad, si Favila hubiera tenido la oportunidad de asistir a la jornada informativa “Conviviendo con osos” su vida habría sido más larga. La charla, que tuvo lugar en el Centro Cultural de Moreda, fue organizada por la Dirección General de Recursos Naturales del Principado de Asturias, con la colaboración del Ayuntamiento de Aller y el Club LA NUEVA ESPAÑA de las Cuencas.

 

dibujo de Josechu Lalanda que muestra un oso pardo alzado sobre sus patas traseras

Víctor Vázquez, coordinador del plan de recuperación del oso pardo en Asturias, hizo un recorrido histórico de la relación entre hombres y osos, y se declaró moderadamente optimista sobre la evolución de la especie en la región. “El número de osas con crías ha subido mucho en la zona suroccidental asturiana y moderadamente en el oriente” concluyó Vázquez. Por su parte, Fernando Ballesteros, biólogo de la Fundación Oso Pardo, explicó que “el oso es un omnívoro oportunista, que aprovecha muy bien los recursos en cada momento y la buena coexistencia con el hombre debe basarse en la prevención, con medidas de protección de bienes, como las colmenas y el ganado, y un eficaz sistema de resolución y compensación de daños”. “La protección de una especie emblemática no tiene que caer exclusivamente sobre los que sufren el perjuicio” alertó Ballesteros. “El oso ha aprendido a moverse y actuar en los horarios de menor probabilidad de encuentro con el hombre, principalmente, al amanecer y de noche. Y su primer instinto es huir”. “Los casos de acercamiento pueden deberse a la habituación de la especie a la presencia humana, a que asocia las afueras de los pueblos con comida fácil y a la agresividad de los grandes machos, que causa que algunas hembras y machos jóvenes se refugien cerca de pueblos. Pero son fenómenos naturales pasajeros. En cualquier caso ha de evitarse que el oso se acostumbre a relacionarse con el hombre” dijo el biólogo.

Miembros de la Patrulla Oso protegiendo un colmenar en Asturias

“Los osos cantábricos no son peligrosos” aseguró el miembro de la Fundación Oso Pardo Arturo de Miguel, encargado de las recomendaciones de comportamiento en un improbable encuentro con el animal. “Los riesgos más altos se concentran en las osas con crías, los ejemplares heridos, comiendo o refugiados en su osera. Hay que seguir la red de caminos, no ir solo y hacer notar tu presencia, no dejar restos de comida y, por supuesto, evitar seguir sus rastros” dijo de Miguel. “Y si lo vemos, no seguirlo, hacer algún ruido y nunca cortarle sus vías de escape. Y si nos encontramos con un osezno, alejarse, porque la madre estará cerca”.

El Guarda Mayor de la Patrulla Oso, Miguel Fernández aclaró que “sólo hubo dos intervenciones por la presencia de osos problemáticos, que se resolvieron positivamente. También actuamos cuando el oso está apuros, herido, atrapado en lazos, envenenado”. “Llamen al 112 y el equipo de intervención acudirá. En 2016 se abrieron 522 expedientes por daños causados por osos, 131.000 euros”.

Osa con dos esbardos en Somiedo (Asturias)

Víctor Vázquez recalcó que “desde tiempo inmemorial no se conoce ningún ataque de ataques de osos a humanos en Asturias. Los animales domésticos producen más daños y de mayor gravedad” y afirmando que “a medio plazo, el concejo de Aller dejará de ser zona de paso para constituirse en asentamiento de población de osos”.

En junio Tertulia 17 visitará el parque natural de Arribes del Duero

Los días 10 y 11 de junio Tertulia 17 de Mieres realizará el viaje anual

El territorio que ocupa Arribes del Duero está catalogado como “Zona de especial Protección para las Aves” (ZEPA) desde 1990.

Este año visitaremos Las Arribes del Duero, situadas en las provincias de Zamora, Salamanca y Miranda de Douro (Portugal).

Posada de Doña Urraca (Fermoselle, Provincia de Zamora) . Casa rural donde pernoctará Tertulia !7 de Mieres

El parque natural de Arribes del Duero es un espacio natural protegido del oeste español y más concretamente del noroeste de la provincia de Salamanca y el sudoeste de la provincia de Zamora, en la comunidad autónoma de Castilla y León, junto a la frontera portuguesa.

Arribes, arribas y arribanzos son los vocablos leoneses utilizados para denominar la geomorfología que presentan los ríos Águeda, Duero, Esla, Huebra, Tormes y Uces en este territorio. Ésta se caracteriza por una zona de depresión o de altitud más baja y otra de penillanura o de altitud más elevada, siendo los arribes las pendientes escarpadas que se sitúan a ambos lados de estos ríos.

En casi toda la zona protegida, los encajonamientos de los cursos fluviales de los ríos Duero y Águeda hacen de frontera natural entre España y Portugal. La Junta de Castilla y León incorporó este territorio a su red de parques naturales el 11 de abril de 2002. El Gobierno portugués hizo lo mismo con su parte algo antes, el 11 de mayo de 1998, bajo el nombre de parque natural del Duero Internacional.

Presa de Las Arribes. Foto; Santiago Armada

El 9 de junio de 2015 los dos parques son declarados reserva de la biosfera transfronteriza por la Unesco bajo la denominación de Meseta Ibérica, junto a otras varias zonas protegidas españolas y portuguesas, destacando el parque natural del Lago de Sanabria y alrededores en territorio español y el parque natural de Montesinho en la parte lusa, así como distintos espacios de la Red Natura 2000.

Los grandes desniveles de su orografía, el alto caudal del Duero y los numerosos ríos que en él desembocan, convierten a esta zona en uno de los puntos de mayor potencial hidroeléctrico de toda la península ibérica. Por ello, se fueron construyendo una red de presas y embalses conocida como Saltos del Duero. Su peculiaridad orográfica es además la razón de la existencia de un inusual microclima mediterráneo que contribuye a la diversidad vegetal y convierte al parque en un lugar idóneo para el refugio de la fauna salvaje, especialmente para las aves.

Mirador del Fraile (Aldeadavila)

Su ubicación fronteriza, alejada de los grandes núcleos de población y con escasas infraestructuras, ha propiciado un continuo proceso de despoblación de sus pueblos aunque también ha permitido la conservación de un amplio patrimonio histórico, cultural y natural, entre el que destacan sus numerosas costumbres y tradiciones. En los últimos años, con la creación del parque natural, han llegado algunas iniciativas inversoras relacionadas con el turismo y el comercio minorista transfronterizo. Esta circunstancia ha evidenciado que sea necesario preservar y potenciar su hábitat natural, su patrimonio y sus tradiciones socioculturales, principales propulsores de su economía.

FUENTE: https://es.wikipedia.org/wiki/Parque_natural_de_Arribes_del_Duero

Los arribes del Duero desde el mirador de Las Escaleras, en la localidad de Fermoselle.FUENTE: https://es.wikipedia.org/wiki/Parque_natural_de_Arribes_del_Duero

“Santa Bárbara” da cuerda a la historia

El histórico reloj de la iglesia de Ujo ya luce en la Casa de Cultura

La Asociación Santa Bárbara restauró el dispositivo, que data del siglo XIX, y lo expondrá en el céntrico edificio mierense

http://www.lne.es/cuencas/2017/05/05/historico-reloj-iglesia-ujo-luce/2099491.html 

Andrés Velasco Mieres Del Camino 05.05.2017 |La Nueva España

Por la izquierda, Miguel Martínez (Tertuliano), Luis Cuervo, Aníbal Vázquez (Alcalde y tertuliano) y Felipe Burón contemplan el reloj en la Casa de Cultura de Mieres.

El histórico reloj que coronó hasta hace unos meses la iglesia de la localidad de Ujo, y que en el pasado había dado las horas en el propio Ayuntamiento de Mieres ya luce en la Casa de Cultura. La asociación Santa Bárbara presentó ayer en sociedad el dispositivo, que ha restaurado durante las últimas semanas, y que va a dejar expuesto al público en el centro cultural.

Fue el grupo de arqueología industrial del colectivo mierense el encargado de poner en orden el reloj. Fue un arduo trabajo, tal y como cuenta, Miguel Fernández, uno de los encargados de la restauración: “Tuvimos que desmontar todas las piezas, limpiarlas con mucho mimo y luego volver a montar el dispositivo”. El resultado ya está en una vitrina en la Casa de Cultura para que todos los mierenses puedan contemplar esta joya del siglo XIX, “que es solo una muestra más del gran patrimonio histórico e industrial que tenemos”, afirmó el portavoz de Santa Bárbara.

Al acto asistió también el alcalde de Mieres, que ensalzó la labor del colectivo y agradeció su implicación en la potenciación y recuperación del patrimonio industrial y minero del concejo. “Una tarea que tiene un enorme valor para todos los vecinos”, indicó Aníbal Vázquez, precisamente expresidente de la asociación Santa Bárbara.

El último en intervenir fue Luis Cuervo, párroco de Ujo, que facilitó la cesión del reloj al Ayuntamiento para su restauración y al que se le entregó una réplica del Monumento al Minero como agradecimiento. El sacerdote aprovechó para pedir al Alcalde una mayor implicación en la protección de la iglesia.

Ángel Concheso, el hombre geográfico

Artículo de opinión  de la Nueva España sobre nuestro querido tertuliano Ángel Concheso

Ángel ConchesoÁngel Concheso

En recuerdo de un lavianés que sin abandonar su tierra vivió en Mieres, donde dejó una profunda huella

Por Carlos Cuesta 29.03.2017 | La Nueva España

La geografía era una de sus pasiones, ese conocimiento del medio y de su hábitat con la obsesión de los inteligentes. Ángel Concheso sobrevoló la línea roja como las gaviotas abandonan su feudo marino para encontrar en otro territorio nuevas sensaciones alejadas del universo terreno. Una persona íntegra y sujeta a esa realidad convivencial que tanto practicó en vida. Abierto, amigo de sus amigos, siempre concitando voluntades, tertuliano, familiar y amante de la vida en toda su dimensión humana. Un poleso-lavianés ejerciente, pues en su solar natal se encontraba como pez en el agua y disfrutaba intensamente de los jueves mercantiles con sus amigos de siempre entre conversaciones de altura y vieja idiosincrasia.

El acudía a su Pola y no a Laviana con la matización correspondiente que algunos no entendían. Y ahí aparecía el Ángel Concheso geográfico, toponímico y apaciguador para deshacer el entuerto de un error muy utilizado….Laviana es el concejo y La Pola su capital, y comenzaba la danza crítica de la explicación pertinente. Porque Ángel vivía a fondo su realidad social lavianesa hasta el punto de retener en su cabeza todas las familias con raíz doméstica con todos sus quehaceres, su situación y sus destinos, un ejercicio complejo y de mentes muy despiertas.

Pero sus vivencias cotidianas estaban en Mieres, su otra localidad amada, y donde desempeñó su labor profesional como perito de minas en el emblemático pozo Nicolasa. En Mieres participaba de las actividades de la Villa siendo un activo miembro de la Tertulia 17 y sus palabras y orientaciones siempre recibían el refrendo de todos.

Ahí residía la grandeza de este hombre bueno y de complexión amplia al estilo de su protagonista querido como fue Nolo, la Braña en la estupenda novela La Aldea Perdida de Armando Palacio Valdés. Se pueden mentar tantas palabras excelsas sobre la figura de Ángel Concheso que ocuparían mucho espacio, y ya se sabe que lo breve si bueno dos veces bueno.

El hombre animado y afectivo dejó este mundo a las puertas de la primavera, en un curso breve de una enfermedad traicionera y letal. Se fue tranquilo como su persona de bien y llevándose consigo un legado de amistad y bonhomía perfectamente recogido por su mujer y sus hijos…

Ángel Concheso Fernández

Apellido de hidalgos

Ángel Concheso llevaba el apellido de los hidalgos lavianenses, ese que deja marca y entusiasmo allá por donde se enuncie. Y en Mieres fue una persona feliz, respetada y amigable. El hombre geográfico se ausentó para siempre, pero quedará la huella indeleble de sus actos terrenos… Ángel, el jueves quedamos en Laviana… Y con esa retranca intrínseca respondía: ¿En Laviana en dónde?, ¡carajo

En honor a Ángel Concheso

Nuestro más sentido pésame para toda la familia.

HOY 19 de marzo de 2017 ES UN DÍA MUY TRISTE PARA TERTULIA 17 

EN HONOR A NUESTRO TERTULIANO D. ÁNGEL CONCHESO FERNÁNDEZ

Querido amigo:

Podríamos decir todas esas cosas bonitas que se dicen en estos casos. Que fue un placer conocerte. Que por qué te has ido. Que cuesta hacerse a la idea de que tu risa no llenará más nuestras charlas y tertulias. Que te echaremos de menos. Que nos duele no haber podido decirte adiós. Que tu ausencia se hará muy dura para todos los tertulianos ¡Qué sé yo! Podríamos decir tantas cosas.

Dicen que algo se muere en el alma cuando un amigo se va. Hoy sabemos que es verdad. Algo se ha muerto dentro de nosotros. Hoy de nuevo el desconsuelo llega a TERTULIA, por desgracia ya nos tocó decir adiós a otros buenos amigos tertulianos que partieron antes que ÁNGEL CONCHESO, desde estas líneas renovamos nuestro recuerdo más cariñoso para ellos.

Ángel Concheso Fernández

De ÁNGEL CONCHESO nos quedan, recuerdos, fotos y tantas y tantas noches robadas al sueño compartiendo opiniones, risas, mesa y mantel, en definitiva momentos felices apurando el hilo frágil de la vida. Hoy es un día duro para todos tus amigos DE TERTULIA 17, a partir de este día nos falta el afable y conciliador ÁNGEL CONCHESO FERNÁNDEZ, él y ese trozo de nuestra alma que se va él, CONCHESO y el timbre de su tranquila y sosegada voz, CONCHESO y su alegre sonrisa, CONCHESO y sus opiniones en los amenos y largos debates, en definitiva nos faltara la figura tranquilizadora de NUESTRO QUERIDO AMIGO ÁNGEL CONCHESO FERNÁNDEZ.

Las cosas cambian poco en el cotidiano día a día, pero en el marcado día de hoy (19 de marzo, día del padre), dio un giro brusco en la vida de tus amigos tertulianos, se nos fue un buen amigo, un buen tertuliano, un buen compañero, una muy buena persona. HOY ESTÁ MÁS VACÍA LA HERMOSA CIUDAD DE MIERES que tanto amó y disfrutó, hoy cambian las circunstancias de todos tus amigos de TERTULIA 17,  hoy prematuramente nos toca decir un “HASTA SIEMPRE” a todo un “PAISANO”, hoy parte hacia el infinito D. Ángel Concheso.

Querido amigo, a partir de este día pasas con letras de oro, a formar parte de la historia de TERTULIA 17, a ser un personaje ilustre del libro en blanco que es la vida. Te ganaste, por derecho propio, un trocito de nuestros corazones, ese que ahora se van contigo. Pero vamos a continuar escribiendo juntos páginas del libro; muchas tardes-noches, muchos menús, muchos cafés, algunos debates y algunas anécdotas quedan para siempre grabadas en el espíritu de tu amada TERTULIA 17.

“QUERIDO AMIGO, NOS HAS FASTIDIADO, PERO BIEN”.

Vacía esperanza. Vacías palabras estas que hoy gasto, sin grandes resultados, esto no tiene retorno para nadie, pero queríamos explicar lo que significabas para nosotros, algo tan sincero como la desolación que en TERTULIA 17 supone tu ausencia. Vacio todo aquello en lo que nos empeñamos en la vida y que muchas veces nos impide disfrutar de las personas que nos importan mientras las tenemos cerca. Vacías las lágrimas que inundan nuestros ojos. Nosotros vamos a continuar (como a ti te hubiese gustado), TERTULIA 17 te echará muchísimo de menos, pero somos conscientes que:

LOS GRANDES AMIGOS NUNCA MUEREN, SOLO SE RETIRAN UN POCO”

TERTULIA 17


En Mieres a 19 de marzo de 2017

Cien años de excavaciones en Caravia

«Aurelio de Llano se entregó a la tarea con pasión y con método. Una investigación muy meritoria que contaba con pocos antecedentes»

ANGEL VILLA VALDES RIDEA OVIEDO MARIO ROJAS 14-03-17

El arqueólogo Ángel Villa ofreció una ponencia sobre los trabajos en el Picu’l Castru

http://www.elcomercio.es

Dentro del ciclo de conferencias ‘Aurelio de Llano Roza de Ampudia. En el centenario de las excavaciones arqueológicas en el Picu’l Castru de Caravia’, ayer tarde tuvo lugar en la sede del Real Instituto de Estudios Asturianos (Ridea) una ponencia del arqueólogo Ángel Villa en la que repasó la historia de la excavación desde que Aurelio de Llano la emprendiese en 1917.

«Era este lugar un crestón calizo, ligeramente amesetado en su cumbre, que se alzaba unos 350 metros por encima de su casa natal en El Valle, concejo de Caravia. Y su objetivo era conocer el lugar y modo de vida de los primeros habitantes de la comarca que se habían asentado en este tipo de recintos fortificados», hizo las presentaciones Ángel Villa, que cuenta que el escritor y folclorista «se entregó a la tarea con pasión y con método, pues procuró aplicar las técnicas que por entonces se tenían como apropiadas en la investigación arqueológica».

Ángel Villa

«De la descripción de sus trabajos se puede deducir la minuciosidad con que se realizó la excavación y el estudio detallado de cada pieza descubierta. Y la preocupación por dar difusión y formato científico a su obra queda bien reflejada en el capítulo dedicada al castro como parte del ‘Libro de Caravia’», subrayó el arqueólogo. Un trabajo, en su opinión, «muy meritorio, pues contaba con pocos antecedentes y casi ninguno susceptible de ser considerado científico, excepción hecha de las excavaciones y publicación de José María Flórez en Coaña entre los años 1876 y 1878».

Así que Villa destacó especialmente la utilidad de unas investigaciones que, «a pesar de las limitaciones consustanciales a su tiempo, se muestran hoy rigurosas y acertadas en términos generales, si bien ahora inscritas en un marco cultural y cronológico mucho más preciso gracias a los avances en las técnicas de análisis y datación».

Y, al llegar a este punto, pone como ejemplo «la manera tajante en que desautorizaba a quienes defendían el origen romano de los castros, alegando que, ‘si los que tal afirman hubieran hecho excavaciones metódicas, hallarían señales de haber sido ocupadas por otras razas muchísimo tiempo antes que los romanos llegaran a la costa asturiana. Las fortificaciones romanas tienen diferente estructura que los castros’».

Ángel Villa Valdés, En su discurso de ingreso en el RIDEA

Con esas primeras investigaciones de los castros del noroeste de Asturias como telón de fondo, el arqueólogo ofreció una visión actualizada de lo que hoy conocemos de la Edad del Hierro en Asturias, particularmente en el área centro-oriental, presentando un paisaje con figuras que se nutre, además de con la obra de Aurelio de Llano, con trabajos posteriores realizados en este y otros asentamientos castreños como la Campa Torres, Cellagú y los castros de la ría de Villaviciosa. Un fascinante viaje en el tiempo sin salir de casa.

FUENTE: A. VILLACORTA

El sobrinismo, el mal de Asturias

La arbitrariedad y el favoritismo de algunos políticos para designar puestos técnicos

Víctor M. Vázquez 05.02.2017 

El sobrinismo, el mal de Asturias

La Nueva España

Hablábamos aún en pesetas cuando un amigo común propició una reunión entre la entonces alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, y yo mismo, por aquel entonces con responsabilidades en la gestión de los recursos naturales asturianos, pues la buena de Mapi quería conocer mi opinión sobre el proyecto del Jardín Botánico que estaba concibiendo Gijón, como gran equipamiento estrella de la mayor y posiblemente más moderna de nuestras ciudades. Por mi parte tenía una buena información de la idea que circulaba sobre el mismo y a la vez veía necesario que el equipamiento, evidentemente de propiedad municipal, tuviera una vocación regional y, por supuesto, una proyección universal.

La inclusión de un representante del Gobierno regional en el consejo de administración de la empresa municipal que iba a gestionar el Jardín Botánico Atlántico, propiciaba la primera cuestión, y la participación de nuestra Universidad de Oviedo garantizaba indudablemente un trabajo científico, imprescindible para el lanzamiento de nuestro Botánico, heredero de aquel otro que mantuvo nuestra mayor institución académica en el Campo de San Francisco de Oviedo. El entonces Consejero de Medioambiente, Herminio Sastre, hombre de ciencia que tecnificó la gestión y la desarrolló al margen de las habituales ocurrencias e improvisaciones de algunos de sus antecesores y sucesores, confió en mí esa representación -por supuesto no remunerada- y a la vez me apoyó para realizar una inversión nada desdeñable en el proyecto gijonés, con el que se podían iniciar labores de creación de un banco de germoplasma y a la vez sugerimos la integración de una gran parte del Monumento Natural de la Carbayeda del Tragamón en el propio Jardín Atlántico.

Así las cosas, las personas que acudimos aquel 25 de abril de 2003 a la inauguración quedamos completamente maravillados del trabajo realizado por el ayuntamiento y la planificación y concepción del recinto. Como detrás de un gran proyecto hay grandes personas, justo es reconocer el trabajo del arquitecto gijonés Ángel Noriega; del entonces director científico del Jardín, José Antonio Fernández Prieto, y del hasta hace unos días conservador científico del equipamiento, Álvaro Bueno Sánchez.

Hasta aquí muy poco de la historia del Jardín Botánico Atlántico, pero ahora comienza a aflorar la infrahistoria, que en Asturias se escribe en casi todos sus grandes proyectos; personalmente yo lo denomino como “tengo yo un sobrino?”. Ahora resulta, por lo que trasciende en la prensa, que el doctor en Biología, don Álvaro Bueno Sánchez, es vetado para seguir siendo el Conservador Científico del Jardín Botánico de Gijón, designado por la Universidad de Oviedo. Pero ¿quién le veta? Pues el Ayuntamiento de Gijón con su alcaldesa, Ilma. Sra. Moriyón al frente. Parece ser que esta alcaldesa ha entrado en el holding de regidores municipales asturianos con capacidad para elegir trabajadores de instituciones y administraciones. De momento ha expulsado a todo el actual equipo científico del Jardín Botánico. Hay precedentes a los que volveré más adelante.

¿Piensa la señora Moriyón que sus trabajadores municipales serán mejores científicos que el doctor Bueno? ¿Que a alguno de ellos se le puede confiar el estudio de la biología, el mantenimiento “ex situ” o la recogida de semillas en el medio natural de nuestra flora amenazada? ¿Cree que sabrán distinguirlas? ¿Que llevarán el nombre de Gijón a los cuatro puntos cardinales del mundo? Pues al menos esta última pregunta va a ser afirmativa, porque la reacción de los grandes Jardines Botánicos del Mundo no se ha hecho esperar y han logrado incluir el nombre de Gijón en la “Historia universal de la infamia”, que con tanto acierto comenzó a compilar Jorge Luis Borges.

El tertuliano Víctor Vázquez

De Álvaro Bueno, a quien conozco desde que comenzó a trabajar en su tesis doctoral, solo puedo tener palabras elogiosas: amable y educado en el trato, riguroso en su profesión, divertido en sus momentos de ocio y cuantos adjetivos calificativos para hablar de un hombre bueno (nunca mejor dicho) se les ocurra. Aunque últimamente se escucha en los mentideros capitalinos que podría haber reconsideraciones, espero que el equipo rectoral no claudique en su independencia y ceda su autoridad al ayuntamiento gijonés buscando soluciones intermedias como pudiera ser, sí pero el sueldo en casa o brutalidades parecidas. Hay precedentes en la región en los que las tesis municipales han sido aceptadas por la administración regional.

Para cesar a Pepe el Ferreiro, el director de otro gran equipamiento regional, se le acusó de almacenar nueces y tener gallinas sueltas que ponían huevos; otro alcalde triunfador, el señor Revilla, que consiguió sustituir al que fuera creador y alma mater del Museo Etnográfico de Grandas de Salime por el típico y asturiano “sobrino”, que más tarde -habida cuenta creo de alguna ilegalidad en su nombramiento- fue designado para altas tareas arqueológicas, pues también el alcalde grandalés consiguió que un trabajador público, el doctor Ángel Villa Valdés, fuera retirado de sus investigaciones arqueológicas en el castro del Chao San Martín y, aparentemente, relegado de esta tarea científica para siempre. Otra infamia para la historia.

Ángel Villa Valdés

Ángel Villa Valdés

Y qué decir del alcalde de Somiedo, el legendario y mediático señor Fervienza, que según recoge LA NUEVA ESPAÑA de ayer, acaba de incurrir en desviación de poder en el concurso para nombrar Juez de Paz del municipio y a la vez está investigado (imputado) por un juzgado, por un delito contra el medio ambiente y los recursos naturales. Pues bien este longevo, en lo político, regidor municipal, decide, o pretende decidir, qué funcionarios hacen los informes sobre su concejo, quiénes han de ser separados de sus atribuciones profesionales, quiénes han de ser cesados en sus puestos de trabajo y tan largo etc. que daría para otro libro de Borges. (Por cierto esto lo escribo con gran conocimiento en mis propias carnes como se puede consultar en las hemerotecas).

Y también hay una serie de regidores municipales y toda una recua de representantes políticos que consiguen cambiar informes de funcionarios ya que no todos son proclives a sus pretensiones. ¿Qué tal si registráramos el eslogan “Asturias tierra de sobrinos” como reclamo publicitario?

Los principios de la industria en Mieres

La evolución de las primeras compañías mineras y siderúrgicas que se asentaron en el municipio en el siglo XIX

http://www.lne.es

“[?] Una casualidad hizo conocer en Asturias, hace poco más de medio siglo, que en las entrañas de sus montes encerraban esta riqueza [la del carbón], y un excelente físico al que llevo allí otra casualidad, descubrió su increíble abundancia, ya demostrada hoy por la experiencia y de toso conocida, aunque apenas se benefician más que dos o tres minas harto ricas [?]”.

El autor de estas palabras es el ilustrado Gaspar Melchor de Jovellanos y Ramírez de Jove (1744 Gijón – 1811 Puerto Vega), cuya abuela materna era natural del palacio de los Carreño-Solís (actual palacio de Valdesoto), quien piense en la explotación de los yacimientos carboníferos de la zona en el “Informe sobre el beneficio del carbón de piedra y utilidad de su comercio”, dirigido al rey el 9 de abril de 1789.

Este informe lo había encargado el Ministerio de Marina, y en él, Jovellanos hacia una serie de proposiciones al Gobierno para promover la explotación, transporte y comercialización del carbón. De ese informe- propuesta salieron varias disposiciones legislativas.

Fue Antonio Carreño y Cañedo (1752-1818), alférez mayor perpetuo de la ciudad de Oviedo, dos años antes del mencionado informe, quien atribuye a su abuelo Francisco Carreño y Peón el descubrimiento del carbón en Asturias. Relata que yendo de caza un día hacia 1737, Carreño y Peón observo que:

“[?] tomó fuego [?] el monte Carbayín, sito en la referida parroquia de Valdesoto y habiendo ocurrido la casualidad de comunicarse a una de las minas de carbón de piedra que contiene, adquirió tal incremento que conservó la lumbre por espacio de cinco meses, mi abuelo, advirtió que se le hundía el terreno bajo los pie, y observando con más intención conoció que había fuego: buscó un palo de cuatro varas de largo y metiéndose en el terreno, halló sin dificultades admitía: investigo y adquirió de los paisanos la historia del suceso, vino en conocimiento que no podía tener otro principio el fenómeno que hallarse en aquel paraje alguna mina de carbón de piedra por la noticia que había adquirido de ellas en la lectura de los autores ingleses. Hizo cavar en la parte que el terreno resistía más la sonda, y descubrió en efecto el carbón, del que extrajo varias porciones, conservando el fuego lo restante, hasta que las nieves del invierno lo apagaron.”

A partir de esa circunstancia se pone en movimiento un gran cúmulo de tentativas encaminadas a la explotación de un mineral tan rico como el hallado en el subsuelo del Principado.

La primera empresa que se formo fue la “Compañía de san Luis”, explotó minas en Llanes, Carbayín y Lieres, pero tuvo enormes dificultades de comunicación y de centros que consumieran carbón. Solo duro dos años.

En el año 1794 comenzaron los trabajos de construcción de la Fábrica de Municiones de Trubia, los principios de esta Fábrica fueron muy problemáticos, duraría funcionando hasta el año 1808, que debido a la guerra de la Independencia (guerra contra los franceses), se abandonó la y no volvería a reconstruirse hasta 40 años después.

El sistema del laboreo seguido las minas asturianas era bien sencillo. La explotación se hacía por encima del nivel de los valles, sin que hubiera en aquella época más pozo en Asturias que el de Arnao (Castrillón), constituida en 1833 con el nombre de Real Compañía Asturiana de Minas de Carbón en Arnao con capital belga y español y situada fuera de la cuenca central.

Centrándonos ya en Mieres del Camino, al igual que en muchos sitios de Asturias fueron explotadas minas de carbón por los lugareños con medios rudimentarios en excavaciones irregulares y superficiales, sin seguridad ni orden, aprovechando sólo el carbón grueso y despreciando el menudo.

Eran varias zonas del concejo que a finales del siglo XVIII y en los albores del siglo XIX contaban con pequeñas explotaciones en las zonas menos accesibles y prácticamente su uso era el doméstico y comercial.

El carbón aprovechable lo transportaban a lomos de caballerías y carros para su venta (en los inicios, principalmente en Oviedo). En esta situación hacen su aparición en Mieres hacia el año 1840 los ingenieros ingleses, hermanos John y Edward Mamby que inicia diferentes prospecciones y registros de minas, así como buscar el lugar para la ubicación de una factoría de fundición y elaboración de hierros. Al año siguiente 1841 se analizaron los carbones de Tudela y Mieres en Londres por el catedrático de Química John Thomas Cooper y ya en 1842 se constituye en la capital del Reino Unido la empresa “Asturian Coal and Iron Company”, con un capital de 150.000 libras esterlinas o británicas (32.182.072,73 de las antiguas pesetas o 193.418,02 de los actuales euros), con el objetivo de explotar las minas de Tudela y Mieres y también una fábrica de elaboración de hierros por métodos modernos, así como construir un ferrocarril desde Mieres a Avilés para la salida de carbones y hierros a un puerto de mar, lo que generaría el control del mercado de hierros en España. El proyecto indicaba un trayecto a lo largo del valle y ribera del río, ya se había intentado, 40 años antes llevar el mineral en barcazas por los ríos Caudal y Nalón, pero resulto imposible. 60 años más tarde de la realización del proyecto en Londres, se realizaría el proyecto del ferrocarril Vasco-Asturiano.

Los preparativos para montar la fábrica y el tendido de la vía férrea tuvieron muchos problemas con los habitantes de la zona, ya que se oponían a su construcción porque cambiaba el trazado de los caminos, dividiendo sus tierras. Los jalones y chopos con banderillas colocadas por los técnicos ingleses con el objeto de levantar los planos de la fábrica y las zonas por donde se tenían que poner las vías férreas, eran arrancados y cortados a diario, con el único objetivo de hacer daño a los extranjeros, los lugareños también creían que las grandes avenidas de los ríos y las intensas lluvias que caían en esa época, eran debido a que los ingenieros ingleses eran unos herejes protestantes y judíos. Estos problemas originaron que el 19 de septiembre de 1884, John Manby escribiera al jefe político de la provincia solicitando sus servicios para proteger los jalones que estaban obligados a colocar para la ejecución de los trabajos programados.

En aquellos años el alcalde de Mieres era Vicente Sampil (20 de enero de 1800 – 25 de abril de 1848), había sido alcalde de Lena, e independizo a Mieres de ésta en el año 1936. Sampil apoyó a los ingenieros ingleses frente a las protestas del pueblo que seguía oponiéndose a la instalación de la fábrica y el ferrocarril.

El 17 de septiembre de 1844, con aportaciones de capital francés (cinco millones de francos, 126.826.660 de pesetas, 762.243,09 euros) y otros capitales ingleses, franceses y españoles; presidida por el financiero Gadeón Colguhoun la “Asturian Mining Company” empieza conocerse como la “Anglo Asturiana”. La sociedad ya tenía minas de carbón en Mieres, Tudela, Langreo, minas de hierro del Naranco, Cancienes y Caleros en Olloniego. También adquirieron minas de cinabrio en Muñón Cimero, en el vecino concejo de Lena.

Hacía septiembre de 1844 comienza la construcción de la Fábrica al norte de la vega de Mieres, en la margen derecha del río Caudal (río grande), muy cerca de la localidad de Ablaña, tres meses más tarde, el 31 de diciembre de 1844 se otorgó al D. Richard Kelly la representación de la “Asturian Mining Company” y la concesión de construcción de un ferrocarril entre León y Avilés, pero esto, nunca paso de ser proyecto.

Durante el año 1847 sigue la construcción de la Fábrica y la preparación de una mina en una zona denominada “El Macho”, al otro lado del río, en Ablaña. Al mismo de la mina se construyen los hornos de cok, se tiende la vía férrea para el transporte del carbón y cok a los hornos altos que se están construyendo, atravesando el río por un puente de madera que se denominó “Puente de los Ingleses” facilitando el servicio todo el año. Este puente duro poco, fue sustituido por otro de madera, más abajo, en la zona de “El Macho”, este le sustituyeron por uno de hierro que tuvo una larga vida (más o menos 100 años).

La Fábrica se terminó de construir en el año 1848, se realizaron pruebas con el cok de los hornos de El Macho y minerales de hierro y caliza de la zona próxima. La primera colada de fundición del horno alto se obtiene en el verano de este mismo año. El primer director de la fábrica fue el D. Josías Lambert.

La Fábrica fue la primera empresa privada que en españa produjo fundición de hierro colado con cok de hulla en horno alto.

En los inicios de la Fábrica, las instalaciones eran las siguientes: un horno alto, dos máquinas de vapor de 60 CV cada una, cubilotes para mordería , reverberos, cilindros, tijeras, hornos para fabricar coque, ladrillos refractarios, cal continua, un edificio grande para oficinas y dirección y 12 viviendas en construcción para los obreros.

Los comienzos fueron muy dificultosos por la falta de comunicaciones para el transporte de minerales y productos elaborados, estos problemas tenía grandes gastos y resultados beneficiosos nulos, todo esto y las disputas de los accionistas dieron lugar a la quiebra de la Sociedad, “esta no había cumplido sus estatutos, tampoco el código de comercio y para agravar más la situación sus accionistas no había satisfecho el importe total de sus acciones”.

El 26 de junio de 1849, por un Real Decreto se disuelve la Sociedad y puesta en venta. Es adquirida por un banquero D. M. León Lillo y el cónsul de España en París, D. Juan Grimaldi el día 15 de junio de 1850, un año más tarde.

La venta de la “Anglo Asturiana” trajo muchos pleitos, no fue considerada legal por muchos accionistas ingleses y presentaron “batalla” en los Tribunales de Londres y la protesta oficial del embajador británico en España. El apoderado de Lillo, Carlos Sarchi, haciendo valer su título de compra, solicitó al Alcalde de Mieres para que le diera posesión de la Fábrica. El director de la Sociedad, Jorge Lambley, se negó a la entrada recurriendo entonces el Sr. Sarchi, al juez de Lena que hizo efectiva a favor de éste la posesión de la “Anglo Asturiana”. El precio de venta de la “Asturian Mining Company” fue de 20.000 libras esterlinas (4.290.943,03 pesetas, 25.789,087 euros). La Fábrica volvió a reanudar su trabajo a finales del año 1850, pero esta vez, ya con nuevos dueños “León Lillo y Compañía”

A esta década se le conoce como la “época inglesa de Fábrica de Mieres”, a partir de aquí comienzan dos décadas de influencia francesa. De esta manera continua la gran historia de la industria referente de Mieres durante el siglo XIX y hasta los años 70 del pasado siglo XX.

FUENTE: JUAN JOSÉ MENÉNDEZ FERNÁNDEZ

Los jueces atienden el plagio académico con más urgencia que los rectores

Artículo en abierto  de La Nueva España sobre el plagio académico.

Ángel Villa, nuestro tertuliano, no dudó en acudir a la revista que había editado el artículo para reclamar la autoría de las investigaciones

El primer fallo de la justicia española sobre los derechos intelectuales fue para un arqueólogo asturiano que denunció el uso de su obra sin citarle

Oviedo, C. Jiménez 05.12.2016 | La Nueva España

El arqueólogo Ángel Villa, que denunció un plagio de su trabajo.

El arqueólogo Ángel Villa, que denunció un plagio de su trabajo.LNE

El plagio académico, ¿es asunto de jueces o de profesores? A la vista de los resultados obtenidos en la denuncia de casos de estas características la respuesta es sencilla: los jueces atienden con más diligencia que las universidades la resolución de conflictos sobre la copia de trabajos científicos. Un investigador gallego se “apropió” de los trabajos del arqueólogo Ángel Villa, director del plan arqueológico de la cuenca del Navia, en Asturias. El aludido no dudó en acudir a los tribunales para defender sus derechos de propiedad intelectual y el juez falló a favor de la víctima de este “copia y pega” , asunto de plena actualidad tras la conducta desvelada en el rector de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Fernando Suárez Bilbao.

Aquella sentencia de Asturias marcó un hito pues se trataba del primer fallo de la Justicia española sobre los derechos intelectuales de un arqueólogo. El fallo, que data de junio de 2003, detalla la existencia de “plagio” en el artículo publicado por el investigador Sergio Ríos en el que se describían con detalle los descubrimientos realizados por el equipo de Villa sin hacer referencia a la autoría de los mismos. La investigación se refería a los trabajos desarrollados por Villa en el castro de Pendía, en Boal, donde en el verano de 1999 se desarrolló una campaña arqueológica encaminada al estudio de dos saunas rústicas localizadas en el yacimiento, en el que finalmente se identificaron elementos estructurales inéditos. Ese trabajo lo recogió Ríos en un artículo publicado con motivo de un congreso internacional sobre las termas del Occidente del Imperio Romano. El problema es que detalló los descubrimientos del equipo de Villa sin hacer referencia a sus autores. El aludido no dudó en acudir al juez, que le dio la razón. En la Universidad de Santiago, donde el denunciado Sergio Ríos preparaba su tesis se calificó de “temeraria e imprudente” la denuncia del arqueólogo Ángel Villa, al considerar que se vulneraba el prestigio profesional de Ríos, queja que no prosperó ante el juez.

A la vista de los casos recientes en la Universidad española, los docentes piden que se saquen a la luz las implicaciones y consecuencias negativas que conlleva el plagio académico, pues mientras se le siga considerando una falta menor, sin intervención directa de los rectores, y mientras no exista una legislación adecuada para identificarlo y castigarlo en el ámbito de la propia Universidad “seguirá siendo una práctica más o menos recurrente entre los estudiantes, profesores e investigadores”, opinan en círculos académicos.

El caso más reciente es el que implica al Rector de la Universidad Rey Juan Carlos pero ni su claustro ni la Conferencia de Rectores de las Universidades Españoles (CRUE) han reaccionado de la forma esperada.

Suárez Bilbao prepara su retirada del Anuario de Historia del Derecho

Oviedo, C. J. 05.12.2016 | La Nueva España

Fernando Suárez Bilbao

Fernando Suárez Bilbao

El rector de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Fernando Suárez Bilbao, acusado de plagio en varios documentos académicos y a personalidades de diferentes ámbitos, ha comenzado su retirada de algunos de los cargos que ostenta. Según fuentes universitarias, Suárez Bilbao dejará en próximas fechas la presidencia del Anuario de Historia del Derecho, uno de los cinco cargos que ocupa y que, según las mismas fuentes, es el primer paso para ir abandonando, poco a poco, los otros puestos, hasta que, previsiblemente, sea el claustro el que lo destituya del Rectorado de la Universidad Rey Juan Carlos. Suárez Bilbao había instalado un sistema antiplagio para vigilar a los alumnos poco antes de que se conociera su caso.

Además, es conocido que Fernando Suárez Bilbao copió y pegó de un libro el 70% de su artículo publicado en una revista jurídica. El rector acusado de plagio es hijo de otro académico, vinculado a la Fundación Francisco Franco, el historiador gijonés Luis Suárez Fernández, que ha sido catedrático de las universidades de Valladolid (1955-1973) y la Autónoma de Madrid (1973-1989), además de profesor emérito de esta última.

ALFONSO POMBO – “LA SOLIDARIDAD DE LOS PUEBLOS. SITUACIÓN DE LOS REFUGIADOS EN GRECIA”

Cartel del acto

Cartel del acto de Alfonso Pombo

CHARLA COLOQUIO EN LA CASA DE LA CULTURA DE MIERES A CARGO DEL EDUCADOR SOCIAL  EN LA FUNDACIÓN “SILOE”,  ALFONSO POMBO

El viernes día 25 de noviembre de 2016, Tertulia 17 tuvo el honor de contar con la presencia del educador social Alfonso Pombo,  en la charla programada sobre “LA SOLIDARIDAD DE LOS PUEBLOS. SITUACIÓN DE LOS REFUGIADOS EN GRECIA”

Alfonso Pombo firmando en el libro de visitas de Tertulia 17

Alfonso Pombo firmando en el libro de visitas de Tertulia 17

El acto en la Casa de la Cultura, estaba programado para las 19:30 horas del viernes 25 de noviembre, con escasa asistencia de público  (alrededor de 25 personas) en la sala. En la mesa estuvo D Juan José Menéndez, Presidente de Tertulia 17 y el Educador Social Alfonso Pombo. Abrió el acto nuestro presidente que hizo la presentación  del ponente y del acto.

Aspecto de la mesa

Aspecto de la mesa

Al finalizar la charla se abrió un pequeño coloquio con las personas asistentes.

Entrega del "Pin" de plata de la Tertulia

Entrega del “Pin” de plata de la Tertulia a Alfonso Pombo de mano de nuestro presidente Juan José Menéndez

Al finalizar el acto los tertulianos, (esta vez menos por diversos motivos), acompañados de nuestro invitado nos fuimos a cenar al restaurante “SIDRERIA SANTA BARBARA”, en la Calle Manuel Llaneza, 6 de Mieres (Asturias), durante la cena se charló animadamente entre el invitado y los tertulianos, siendo una muy agradable velada. En la sidrería  restaurante,  Marcial Capela y su personal nos dispensaron una atención exquisita y delicada, quedando todos los comensales muy satisfechos de sus magníficos platos, en fin, todo perfecto. Desde aquí, queremos agradecerles  a “todos” la atención que dispensaron a Tertulia 17 en la visita a su restaurante.

Después de degustar el menú, los asistentes siguieron con una animada charla hasta primeras horas de la madrugada, dando por finalizada otra intensa y gratificante jornada.

 

 

alfonso-pomboSobre el ponente

Alfonso Pombo nació en 1976 en Mieres del Camino. Estudió Ingeniería Química en la Universidad de Oviedo. Entre 2002 y 2003 estuvo de cooperante en Bolivia en el proyecto Hombres Nuevos de Nicolás Castellanos, trabajando en el área de educación. Desde 2004 trabaja como educador social en la fundación Siloé con el colectivo de jóvenes en riesgo de exclusión social.